Una vida para el teatro

El teatro conmigo, de Antonio Martínez Ballesteros. Editado por Almud ediciones de Castilla-La Mancha. 2016; 212 pags.

El-teatro-conmigo. BallesterosAntonio Martínez Ballesteros (Toledo, 1929) lo es todo en el universo del teatro en Toledo de la segunda mitad del siglo XX y de lo que llevamos de este, del XXI. Autor, promotor, impulsor, creador del principal grupo que ha dado la ciudad en ese período: Pigmalión, que justo ahora cumple 50 años. Ballesteros comienza a escribir teatro en un Toledo difícil y nada proclive a la creatividad, en los últimos años 40 y primeros de la década de los 50, y consigue su primer premio teatral en 1963, por su obra Un incidente sin importancia.

 

Poco después, en 1966 crea aquí el grupo Pigmalión que interpreta (aparte de las suyas propias) las mejores obras del repertorio contemporáneo, español y europeo, con una idea muy clara: no repetir lo que estaba triunfando en Madrid en el momento sino buscar aquello que fuera más novedoso, más provocador, dentro de los estrechos y resbaladizos límites que la censura franquista permitía.

 

 

Con un planteamiento crítico desde sus comienzos, consciente de lo que se podía y lo que no se podría decir, Martínez Ballesteros plantea su teatro como un “arma de ataque y desenmascaramiento de las distintas corrupciones de la sociedad contemporánea”. De la corrupción política, por supuesto, pero también de las corrupciones económicas, de las costumbres y de las morales, tan variadas y tan presentes en los diversos ámbitos de la sociedad, de aquella, la del franquismo pero también la posterior, la de la nueva democracia.

 

Martínez Ballesteros, prolífico autor teatral, ha querido ahora ofrecernos sus memorias bajo este título, El Teatro conmigo, en el que evoca su trayectoria como creador, pero también como director teatral; sus contactos con los mejores autores de la escena española; sus estrenos, aquí en Toledo, en toda Castilla-La Mancha; las repercusiones que tuvieron sus obras tanto entre la crítica como entre los espectadores, etc.

 

Ballesteros nos narra las peripecias de Pigmalión, el grupo teatral que él mismo crea a mediados de los años 60 y que fue el primero en montar en Toledo autores como Buero Vallejo…

 

El autor de obras como Farsas contemporáneas, Retablo cervantino, Camila, mi amor, o Salir en la foto, entre otras muchas, practicó un teatro de denuncia, siempre con el verbo afilado por un sentido del humor, a veces corrosivo y a veces más amable, creando un teatro “de protesta y de paradoja” como lo calificó el estudioso norteamericano Georges Wellwarth, que ya desde los años 80 defendía su obra entre las más destacadas del teatro español de la segunda mitad del siglo XX.

 

Pero además de acerca de su propia obra, Ballesteros nos narra las peripecias del medio siglo de vida de Pigmalión, el grupo teatral que él mismo crea a mediados de los años 60 y que fue el primero en montar en Toledo a autores como Buero Vallejo, Bertolt Brecht, Durrenmatt o Max Frisch, además, por supuesto, de dar a conocer las obras de su creador e impulsor.

 

Ballesteros opina, en el prólogo de su libro, que “la gente de teatro es olvidadiza”, y que apenas se recuerda ya a Buero Vallejo (que murió hace 10 años) o a Jaime Salom, o a tantos otros. Quizá para evitar esa tendencia al olvido estas memorias de un dramaturgo y de un creador teatral nos servirán para que su obra permanezca entre nosotros como merece.

 

El libro El Teatro conmigo será presentado por su autor el lunes 20 de junio en la Biblioteca de Castilla-La Mancha, a las 19 h.

Seguir leyendo… »