Una casa en las afueras

Nacieron en algún rincón de Castilla-La Mancha, pero un día tuvieron que hacer las maletas y dejar atrás su tierra por muchos años, tal vez para toda la vida. 859.395 castellano-manchegos viven fuera de la región; ésta es la cifra exacta, al menos la oficial, que nos ha dado el INE. En muchos lugares abrieron una casa común para mantener vivas las tradiciones manchegas y la convivencia entre paisanos. Son las Casas Regionales de Castilla-La Mancha. Hemos entrado en algunas de ellas.

Castellano-manchegos residentes fuera de la Comunidad durante una visita a la región. Todos ellos son socios de Casas Regionales de Castilla-La Mancha en España.

Castellano-manchegos residentes fuera de la Comunidad durante una visita a la región. Todos ellos son socios de Casas Regionales de Castilla-La Mancha en España.

 

Cuando acabó sus estudios de bachillerato, en los años 60, José Hermosilla se marchó de su pueblo, Peralejos de las Truchas (Guadalajara), en busca de un trabajo y un lugar en el que establecerse. Barcelona fue su destino, como lo fue el de miles de toledanos, albaceteños, ciudadrealeños, conquenses y alcarreños, sobre todo de zonas rurales, que emigraron en la década de los 50 y los 60.

 

“Hasta hace pocos años en Cataluña estábamos censados 250.000 castellano-manchegos, nos cuenta José Hermosilla, actual presidente de la Federación de Casas Originarias de Castilla-La Mancha en Cataluña, que agrupa a diez casas de la región ubicadas en la Comunidad catalana. Vamos quedando menos, unos porque han ido muriendo y otros porque se han jubilado y han preferido volver a sus pueblos, aunque sus hijos se quedan aquí”.

 

Aquellos tiempos fueron difíciles para quienes emigraron, lejos de sus familias y de sus costumbres, lo que propició que se abrieran casas manchegas por todo el territorio nacional (y en el extranjero) en las que se reunían y mantenían vivas sus tradiciones y su cultura. “Aquí en Cataluña fue pionera la Casa de Cuenca, que se fundó en Barcelona en 1966. La última en crearse ha sido en Tarrasa, en 1992, nos comenta José Hermosilla. Entre todas las casas sumamos más de 3.000 socios, la mayor parte somos ya mayores porque hay muy pocas incorporaciones de jóvenes. Aunque he de decir que la casa que tenemos en Badalona ha hecho en muy poco tiempo 40 socios nuevos. Pero en general vamos a peor porque además casi no tenemos apoyo económico para financiar las actividades”.

 

El evento más reciente ha sido la entrega del Premio Quijote al futbolista manchego Andrés Iniesta.No pudo recogerlo él pero vino su padre. Nos reunimos 220 personas (el 26 de noviembre). Pero sin duda uno de los actos más importantes para nuestra Federación es el Día de Castilla-La Mancha, el 31 de mayo. Este año lo hemos celebrado con una romería en Tarrasa, con 700 personas. Vino Ester Padilla, la directora general de Promoción Institucional de Castilla-La Mancha y habló con nuestra gente, algo que agradecemos mucho porque somos castellano-manchegos con todas las de la ley”.

 

Y catalanes. La comunidad castellano-manchega afincada desde hace décadas en Cataluña está plenamente integrada, hasta el punto que quieren aportar su voz en el conflicto catalán. “Mira, yo he trabajado durante 44 años en la misma empresa de automoción desde que llegué a Barcelona, nos cuenta José. Mi experiencia con los catalanes es buenísima, la convivencia, a nivel de calle, es perfecta. Me encanta vivir en Barcelona y, al igual que todos los que estamos aquí que somos de fuera, nos preocupa mucho la deriva independentista que han fomentado los políticos, no la calle. De hecho, nos hemos reunido con todos los grupos políticos, con Puigdemont, con Oriol Junqueras, con Forcadell... Queremos que nos respeten y respeten nuestra voz, porque también somos catalanes. Hemos creado una Confederación de ocho Federaciones autonómicas de España desde donde defendemos nuestro posicionamiento. Nunca hemos entrado en política, pero esta cuestión es muy importante”.

 

Madrid, Valencia y Cataluña, por este orden, han sido las principales receptoras de emigrantes castellano-manchegas. A día de hoy, según la información oficial que nos ha facilitado el INE (Instituto Nacional de Estadística), hay 859.394 ciudadanos nacidos en Castilla-La Mancha que residen fuera, 19.336 de ellos están en otros países (fundamentalmente Argentina, Francia y Alemania) y 835.058 distribuidos por toda la geografía nacional.

 

El padre de Andrés Iniesta recoge de manos de José Hermosilla el premio Quijote que los manchegos residentes en Cataluña le han concedido este año al futbolista albaceteño.

El padre de Andrés Iniesta recoge de manos de José Hermosilla el premio Quijote que los manchegos residentes en Cataluña le han concedido este año al futbolista albaceteño.

 

La Comunidad de Madrid es la que, tradicionalmente, más castellano-manchegos ha acogido y en la actualidad están censados más de 150.000. Los más veteranos conocen bien las 17 casas regionales que en la Comunidad se ubican. La mayor de todas ellas es la de Getafe, con 600 familias asociadas y una intensa labor cultural y social a lo largo de todo el año. “Esta casa siempre tiene las puertas abiertas, nos asegura Leo Martínez, presidenta de la Casa de Castilla-La Mancha en Getafe, desde hace 23 años (la casa se inauguró hace 29 años). En Getafe estamos censados 26.000 manchegos, muchos son toledanos, pero hay de toda la región. Cada tres meses renovamos la programación de actividades, que son muy variadas: culturales, gastronómicas, fiestas y tradiciones populares, bailes...”

 

Leo Martínez salió junto a sus padres de su pueblo natal, Almonacid del Marquesado (Cuenca), en 1959. “Mis padres vinieron a trabajar, como todos los demás. Aquí nos hemos afincado y estamos plenamente integrados, pero nunca nos olvidamos de nuestros pueblos, de nuestras tradiciones, que damos a conocer desde nuestra casa a todo el mundo”. La Casa de Castilla-La Mancha en Getafe tiene dos fechas señaladas: “Celebramos el Día de Castilla-La Mancha, el 31 de mayo, con una romería, porque tenemos nuestro propio Cristo, el Cristo de la Mancha. Y todos los años hacemos en enero una matanza al estilo tradicional manchego; viene muchísima gente a verlo. La Semana Cultural de octubre también es muy destacada, y los días que dedicamos a nuestra gastronomía (los zarajos, de Cuenca, gustan muchísimo). Participamos plenamente de la vida social y cultural de Getafe, de hecho, nuestra actual sede nos la cedió el ayuntamiento de Getafe, en 1987, cuando era alcalde el tomellosero Pedro Castro”.

 

En esta casa de Getafe se bailan tanto el folclore tradicional como sevillanas o zumba. “Es verdad que la edad media es elevada, tenemos en el grupo de baile gente con 68 años. Es difícil la incorporación de jóvenes a las casas Regionales, pero el bajón más fuerte que hemos sufrido es por falta de financiación. En el año 2010 Castilla-La Mancha nos quitó la subvención, en 2011 y 2012 recibimos algo del ayuntamiento de Getafe y este año nos ha concedido el Gobierno de Castilla-La Mancha 2.300 euros”.

 

Manchegos residentes en Aragón en una reciente visita a Cuenca

Manchegos residentes en Aragón en una reciente visita a Cuenca

En pleno casco histórico de Zaragoza, en la calle Armas, está abierta la “casa de todos los manchegos”, como dice su mensaje de bienvenida. “En Aragón estamos censados unos 16.000 castellano-manchegos, nos dice Juan Pardo, presidente de la Casa Regional de Castilla-La Mancha en la capital maña. Desde nuestra casa damos a conocer nuestras tradiciones, nuestra gastronomía (hacemos todos los años degustaciones de productos manchegos) y potenciamos el turismo hacia nuestra región (repartimos 5.000 folletos turísticos de Castilla-La Mancha durante las fiestas del Pilar), además de participar muy activamente en todo lo que se organiza en Zaragoza y, especialmente, en el Casco Antiguo”.

 

Son 225 socios muy bien organizados. Cuentan con un grupo de folclore, Mi Tierra; otro de teatro, Las Eras; el de poesía Aldonza y un grupo de chirigotas. “Algunos peligran si no rejuvenecemos las plantillas, dice Juan Pardo. En el de baile tenemos mujeres bailando con más de 60 años. El de teatro ha representado a todas las Casas Regionales en el Festival de Almagro”. Los manchegos se han adaptado plenamente en Aragón, “es que es un pueblo muy acogedor, ayudan mucho. En realidad hemos echado raíces aquí, no conozco a ninguno de los que vinimos en aquellos años que haya regresado a su pueblo”. 

 

69 Casas de Castilla-La Mancha fuera de la región y 20.000 socios

Castilla-La Mancha tiene 69 casas originarias distribuidas por toda la geografía nacional, aunque tres de ellas están fuera del país.

 

En Santa Fe, Argentina, la Casa Castellana (que así se llama en este país) cuenta con 200 asociados que quieren mantener vivas las costumbres de su tierra. Este año han recibido una subvención del Gobierno de Castilla-La Mancha de 1.135 euros para financiar sus actividades. En Francia hay dos casas regionales, una en Nimes y otra, la más activa, en Chateaurenard, con 192 socios (1.404 euros ha recibido de subvención). En España son 66 las Casas Originarias de Castilla-La Mancha.

 

En la Comunidad valenciana hay 22 en activo, 17 en Madrid y 10 en Cataluña. Con varias cuentan las comunidades andaluza, castellano-leonesa, gallega y el País Vasco. También las Islas Baleares. Entre todas suman 20.000 socios. En 2016 el Gobierno de Castilla-La Mancha ha subvencionado sus actividades con 75.000 euros. Se ha recuperado en el último año las ayudas a estas casas, que se anularon en la anterior legislatura, aunque actualmente son muy inferiores a las que se daban hace diez años.