Últimas tendencias – Eficiencia energética

Las comunidades de vecinos reducen de media un 30% la energía consumida en calefacción y agua caliente sustituyendo los antiguos sistemas centralizados por contadores individuales para medir y facturar el consumo por vivienda. El que cada una pague exactamente lo que gasta anima a los residentes a no despilfarrar energía, utilizando solo la que necesitan y buscando fórmulas individuales eficientes para ahorrar, como señala Domingo Padilla, director comercial de la empresa Gómez Contador.

La medida exige instalar en cada aparato de calefacción un repartidor de costo (sin obra y en 10 minutos), cuyo precio ronda los 20 euros. Desde enero de 2017 será obligatorio tener estos contadores individuales, como marca la Directiva Europea 27/2012.