Turismo, la gran esperanza

Buena, bonita... y rentable; así es la industria turística, la gran esperanza para la economía mundial. España ha cerrado un año turístico brillante, con cifras récord de visitantes extranjeros (más de 75 millones) y de ingresos generados (77.000 millones €). Castilla-La Mancha hace balance de cifras más modestas, pero la tendencia positiva y la mejora de los resultados en todos sus destinos convierten al turismo en una de las claves de la recuperación económica y del empleo.

Cervantes y Don Quijote de La Mancha siguen siendo el gran reclamos turístico de Castilla-La Mancha

 

El municipio toledano de San Martín de Montalbán tiene 796 habitantes censados. En 2016 la población se vio notablemente incrementada por el ir y venir de turistas: 13.464 fueron los visitantes que acudieron a conocer el Sitio Histórico de Santa María de Melque, considerado como el mejor conjunto monástico conservado del período visigodo en toda la Península Ibérica y declarado Bien de Interés Cultural.

 

Hacía años que no se registraba una afluencia tan destacada en este microdestino turístico, que gestiona la Diputación provincial de Toledo (propietaria de Santa María de Melque).

 

La Casa Museo de Cervantes, en Esquivias, ha recibido durante el pasado año unos 8.000 visitantes, una cifra superior a la media anual desde que esta casona original del siglo XVI, en la que Miguel de Cervantes vivió con su esposa Catalina Palacios, se abriera al público en 1994. Ha sido uno de los lugares de referencia en la programación cultural y turística del año en el que se ha conmemorado el IV Centenario de la muerte de Cervantes.

 

En Villanueva de los Infantes, corazón del Campo de Montiel -territorio que aspira a ser declarado Patrimonio de la Humanidad- el 2016 fue excelente desde el punto de vista del turismo, con un más que notable incremento de visitantes en esta hermosa localidad barroca y renacentista declarada Conjunto Monumental Artístico desde 1974 e incluida desde este año en la Red de Pueblos más Bonitos de España (red a la que también se ha incorporado recientemente el pueblo alcarreño de Hita, y en la que ya estaban Almagro, Valverde de los Arroyos y Alcalá del Júcar).

 

El comportamiento del turismo rural durante 2016 ha sido excelente, con unos incrementos medios de viajeros hospedados en alojamientos rurales del 24’2%, y del 18’8% en el caso de las pernoctaciones; en provincias como Cuenca, con un 50% de crecimiento, o Guadalajara la tendencia ha sido aún mejor. Castilla-La Mancha ha sido la región española en la que más creció el turismo de interior (en número de viajeros), consolidándose como el cuarto destino rural y el quinto predilecto del país en turismo de interior.

 

A este buen comportamiento de los destinos rurales se le ha sumado el tirón de las dos Ciudades Patrimonio de la Humanidad, Toledo y Cuenca, y los dos grandes eventos celebrados durante 2016, el IV Centenario de la muerte de Cervantes y Toledo Capital de la Gastronomía Española. La cuota de Castilla-La Mancha en el mercado turístico nacional ha mejorado, situándose en el 7’2%.

 

IMPACTO DEL IV CENTENARIO DE LA MUERTE DE CERVANTES

Con un presupuesto de 2 millones de euros, el Gobierno de Castilla-La Mancha programaba durante 2016 (y hasta el primer semestre de 2017) más de 70 actividades culturales, artísticas y sociales para conmemorar el IV Centenario de la muerte del escritor Miguel de Cervantes, a quien se le debe haber puesto a La Mancha, a través de su personaje más universal, Don Quijote, en el mapa del mundo.

 

La mayor parte de este presupuesto (1’5 millones €) se ha destinado a pagar una sola exposición: “La poética de la Libertad”, protagonizada fundamentalmente por el artista chino Ai Weiwei, instalada hasta el pasado mes de diciembre en la Catedral de Cuenca. El impacto económico de esta exposición, que ha recibido 107.369 visitantes, ha sido de 14 millones de euros, según ha destacado el Gobierno regional, citando un estudio realizado por la Universidad de Castilla-La Mancha, que ha cuantificado los resultados de este evento cultural.

 

Los visitantes de esta exposición realizaron un gasto por persona y día de 100’35 euros, y la media de hospedaje en la ciudad ha sido de 2’37 días (frente a la media de 1’70 días que permanece la media de turistas que visita Cuenca).

 

Otra de las exposiciones destacadas, ‘Atémpora’, celebrada en Sigüenza, ha sido determinante en que el municipio alcarreño haya recibido durante 2016 cerca de 110.000 turistas, una cifra récord para este destino (solo la exposición registró 66.000 visitas).

 

En su conjunto, todas las actividades organizadas en torno al IV Centenario de Cervantes y la promoción institucional realizada han generado en Castilla-La Mancha unos ingresos extra de 156 millones de euros durante 2016, según ha asegurado el presidente regional, Emiliano García Page.

 

La consejera de Economía, Empresas y Empleo, Patricia Franco, ha confirmado que “la conmemoración del IV Centenario de la Muerte de Cervantes nos ha convertido en el quinto destino más visitado por los residentes en España y el cuarto destino en que más crecen los viajes de residentes, con un 12,8%. Hemos superado el objetivo turístico de ingresos, que era de 150 millones, y estamos a punto de superar el de visitantes, previsto en 1,2 millones”.

 

En 2015 el número de turistas alojados en hoteles de Castilla-La Mancha se quedó en 1.963.232, y según los datos del INE a falta de contabilizar diciembre en 2016 se han registrado 1.792.280 turistas. Las pernoctaciones en 2015 llegaron a los 3.629.045 y en 2016 han sido, hasta noviembre, unas 3.300.000.

 

Pero las cuentas mejoran si se suman los turistas y las pernoctaciones en alojamientos rurales, entonces sí la cifra alcanza las 4.700.000. El impacto sobre el empleo ha sido positivo, pero tampoco muy destacado: 2.000 personas más tienen un empleo en el sector del turismo en la región, según los datos de afiliación a la Seguridad Social de entre enero y noviembre.

 

La EPA (Encuesta de Población Activa) contabiliza 83.792 ocupados en todas las ramas de actividad turística en Castilla-La Mancha, de los que 66.482 son asalariados y 17.310 autónomos. No hay una cifra contrastada de la aportación que el turismo hace al PIB de Castilla-La Mancha, pero se estima que estará entre el 10 y el 11%. En cualquier caso, el turismo ya aporta más riqueza a la economía regional que la agricultura (aporta el 7’7% al PIB) o la construcción (6’4%), aunque menos que la industria manufacturera (14’9%).

 

En cualquier caso, el turismo es la gran apuesta del Gobierno de Castilla-La Mancha y la esperanza para la recuperación económica y del empleo.

 

TOLEDO, DE LA APUESTA GASTRONÓMICA A LA PATRIMONIAL

Toledo ya ha dado el relevo de la Capitalidad de la Gastronomía Española a Huelva. La ciudad se volcó el pasado año en hacer de la gastronomía uno de sus grandes recursos turísticos. ¿Lo ha conseguido? A falta de balance oficial, ya se pasa página y se prepara un 2017 centrado en conmemorar el 30 aniversario de la declaración de Toledo como Ciudad Patrimonio de la Humanidad.

 

Se dice que las comparaciones resultan odiosas, pero son muy prácticas. ¿Cómo han impactado en la economía de la ciudad los dos grandes eventos de 2016: el IV Centenario de la muerte de Cervantes y Toledo Capital de la Gastronomía Española?

 

Pues no han logrado alcanzar los resultados que obtuvo en 2014 la celebración del IV Centenario de la muerte de El Greco, cuando Toledo recibió cerca de 3.500.000 de turistas (según estimaciones del propio ayuntamiento), se registraron 900.000 pernoctaciones en los hoteles y se generaron unos ingresos directos estimados en 367 millones de euros. Entre enero y noviembre de 2016 se contabilizaron 834.458 pernoctaciones en toda la provincia (datos INE) y 543.585 turistas alojados en hoteles (en 2015 el número total de turistas alojados en hoteles ascendió a los 760.370).

 

Las oficinas de turismo del ayuntamiento aseguran que el número de visitas a estas ha crecido en 2016 un 24’24%, con un total de 180.757. No hay datos de ingresos generados, pero sí se sabe que el empleo relacionado directamente con el turismo ha crecido en la ciudad un 6’2%, según un informe de Exceltur.

 

Además, la empresa Capital Española de la Gastronomía estima que la difusión alcanzada por Toledo en medios nacionales e internacionales está valorada en más de 4’5 millones de euros. Toledo estimó un presupuesto inicial para costear las cientos de actividades realizadas con motivo de la Capitalidad Gastronómica en unos 700.000 euros (con aportaciones de la Junta de Comunidades, la Diputación provincial y el propio consistorio unos 200.000 euros).

 

Esa misma cifra, 700.000 euros, es la que el Ayuntamiento ha anunciado que va a invertir en 2017 para costear la programación y promoción de la celebración de XXX Aniversario de la declaración de Toledo como Ciudad Patrimonio de la Humanidad. La ciudad se va de gira mundial, para promocionarse en 15 ferias de turismo internacionales: Holanda, Alemania, La India, Francia, Brasil, Portugal, Reino Unido, Japón y China.

 

FITUR, EL GRAN ESCAPARATE DEL TURISMO MUNDIAL

La presencia agrupada de todos los recursos turísticos de Castilla-La Mancha en FITUR (la Feria Internacional de Turismo de Madrid, 18 a 22 de enero) costará a las arcas públicas 474.354’13 euros, financiados entre el Gobierno regional a través de su dirección general de Turismo y Artesanía y las cinco Diputaciones provinciales, que aportan cada una de ellas 50.000 euros (250.000 en total).

 

Este gasto, que se incrementa en más de 70.600 euros con respecto al año 2015, es para el Gobierno una “apuesta estratégica”. En la 37 edición de FITUR, el primer gran escaparate del año para el turismo internacional, se comercializan los mejores productos turísticos de 165 países y de más de 9.600 empresas.

 

La competencia es enorme, pero la demanda es tan potente como que la Organización Mundial del Turismo ha estimado que en 2016 viajaron por el mundo 1.200 millones de turistas. Así las cosas, el stand de Castilla-La Mancha, con 15 puntos de atención e información, muestra en 1.300 metros cuadrados con la más moderna tecnología de 360º y de realidad virtual la diversificada y rica oferta turística de las cinco provincias de la región.

 

Los grandes símbolos de la región estan presentes en este espacio promocional, como Don Quijote de La Mancha y el universo cervantino; los molinos de viento e incluso una reproducción del Corral de Comedias de Almagro (incluyendo sus sillas de enea). Y como una imagen vale más que mil palabras, un centenar de fotografías de los espacios más hermosos de la Comunidad protagonizarán todo el stand.

 

La apuesta por el turismo gastronómico, vinculado no sólo con la cocina regional sino también con los productos agroalimentarios autóctonos, es fuerte. Más de 7 millones de euros de gasto turístico en España durante 2016 ha sido en gastronomía, lo que da una idea del tirón de este sector.

 

Castilla-La Mancha promociona en esta feria todas las Denominaciones de Origen, Indicaciones Geográficas y Marcas de Calidad, además de ofrecer diariamente catas comentadas y degustaciones.

 

La Ruta de Don Quijote, diseñada de manera muy ambiciosa años atrás y que nunca ha llegado a funcionar como producto turístico sólido y organizado, volverá a relanzarse en esta ocasión, “con una nueva propuesta de esta tradicional ruta que quiere convertirse en itinerario turístico de referencia en la región para el viajero nacional e internacional, respetuosa con la novela de Cervantes”, ha asegurado la consejera de Empleo, Patricia Franco. La provincia de Toledo será protagonista el día 22, con la presentación de clásicos y nuevos destinos turísticos.