Toledo, Ciudad Real y Albacete en fase 1 desde el lunes 18

Jesús Fernández, consejero de Sanidad de Castilla La Mancha, durante la rueda de prensa que ha ofrecido esta tarde para informar del paso de toda la comunidad a la fase 1 de la desescalada.

 

Toledo, 15 de mayo.

 

Las tres provincias de Castilla La Mancha pasan por fin a la fase 1 de desescalada, tras quedarse descolgadas del avance la semana pasada, cuando solo Cuenca y Guadalajara lograron cumplir los criterios sanitarios exigidos por el Ministerio para ir abandonando el confinamiento decretado el 15 de marzo para combatir la pandemia provocada por el covid-19.

 

En la fase están permitidas las reuniones en espacios públicos y en domicilios particulares de hasta diez personas. También se puede acceder a los locales comerciales sin cita previa y, desde el lunes 18, se permite a aquellos de más de 400 metros (que hasta ahora permanecían cerrados en esta fase) abrir un espacio de esas dimensiones para empezar a atender a sus clientes. Y bares y restaurantes pueden abrir sus terrazas con aforo limitado.

 

También se permite desde el 18 de mayo cazar y pescar o hacer senderismo y es posible desplazarse dentro de la provincia de residencia. El Ministerio deja en manos de las comunidades autónomas la posibilidad de que vuelvan a reabrir los centros de día y de cómo deben ir haciéndolo.

 

En todos los casos manteniendo las distancias de seguridad (dos metros) entre las personas que no hayan pasado juntas la cuarentena o con mascarillas. El consejero de Sanidad, Jesús Fernández, apelaba esta misma tarde a la responsabilidad de todos para no caer en un retroceso. “Seamos todos conscientes de que llegar aquí ha costado  mucha lucha, mucha entrega y mucho dolor”.

 

Los detalles de todo lo que se podrá hacer en esta fase 1, en la que ya están las cinco provincias de Castilla La Mancha, se concretarán en las órdenes que a partir de mañana se publicarán en el Boletín Oficial del Estado.

 

Castilla La Mancha remitió el martes 12 de mayo al Ministerio de Sanidad un plan más completo y detallado para hacer frente a la desescalada que permitiera avanzar de fase a todas sus provincias. Desde ese día 427 nuevas enfermeras se han incorporado a los centros de salud para formar parte de los equipos de rastreo que se dedicarán a comprobar mediante test casos sospechosos y el estado de sus contactos.

 

La comunidad ha garantizado una mejora sustancial de su capacidad diagnóstica, además, estando en disposición de realizar algo más de 5.000 PCR diarias a partir de la semana que viene. Esto será posible porque el Instituto Carlos III acaba de autorizar que los laboratorios de Salud Animal de Talavera se sumen a centros que ya están analizando estas pruebas complejas que requieren personal sanitario muy especializado. El consejero de Sanidad ha anunciado que el incremento de test confirmará un número mayor de casos. “Serán más porque buscamos más y lo importante ahora es que los encontremos cuanto antes”.

 

En las últimas 24 horas en Castilla La Mancha se han realizado 1.571 PCRs, de los que solo 43 han dado positivos, algo menos de 3 de cada 100 analizados. Fernando Sanz explicaba esta tarde que hasta ahora la detección masiva había quedado relegada porque todos los esfuerzos se han tenido que centrar en curar. “Ahora tenemos la obligación y la capacidad de estar pendientes de los que puedan estar enfermos”.

 

Los datos de la epidemia también han mejorado notablemente en la última semana. En la  última jornada han ingresado 21 personas con covid-19 en los hospitales de Castilla La Mancha y solo uno ha pasado a la uci. Por primera vez el número de hospitalizados ha bajado de los 400; frente a los más de 4.000 que llegaron a estarlo en el pico de la pandemia, durante el que hasta 400 enfermos llegaron a estar conectados a un respirador. En las últimas 24 horas aún permanecen 90.

 

El 70% de la población española, en torno a 32 millones de personas, están ya en fase 1 y 45.000 personas que residen en Formentera, El Hierro, La Gomera y La Graciosa pasan ya a fase 2. Permanecen en fase 0 toda la comunidad de Madrid, Barcelona y su área metropolitana y gran parte de Castilla y León. En estas zonas residen el 30% de la población, en torno a 14 millones de personas.

 

El director del Centro nacional de Alertas y Emergencias, Fernando Simón, alertaba esta tarde en rueda de prensa que “un rebrote en Madrid afectaría a todo el país”. Castilla La Mancha, comunidad limítrofe, se ve especialmente afectada por sus movimientos. Un dato significativo: mientras en abril de 2019 en Castilla-La Mancha se registraron 15.000 recetas de tarjetas sanitarias de la comunidad madrileña, en el mismo mes de este año han sido de 200.000. “Nuestro sistema sanitario ha trabajado el triple”, decía esta mañana el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García Page.