TIERRA DE CASTILLOS

Ya no hay enemigos que avistar desde las atalayas y torreones de los castillos, pero muchos siglos después de su construcción mantienen abiertas sus puertas para dejar entrar a turistas y visitantes. Castilla-La Mancha sigue siendo, como su nombre anuncia al mundo, tierra de castillos y ha levantado de sus ruinas a una buena parte de ellos para el disfrute de las nuevas generaciones. Unas 700 fortificaciones están inventariadas en el patrimonio de Castilla-La Mancha

Castillo de Calatrava La Nueva (Ciudad Real)

De norte a sur y de este a oeste, cientos de castillos, palacios fortificados, torreones, villas enteras amuralladas, conventos-castillos, etc. jalonan el territorio de Castilla-La Mancha. Son el testimonio vivo de un pasado a la defensiva hoy convertido en rico patrimonio histórico y cultural.

 

De buena parte de estas construcciones medievales apenas quedan ruinas, otras están sometidas a laboriosos y costosos procesos de restauración, algunas se han rescatado para goce del turista (reconvertidas en Paradores Nacionales, hospederías, restaurantes, albergues…); hay castillos que alojan lujosas residencias privadas e incluso alguno, como el de Maqueda (Toledo), en proceso de privatización por parte del Estado y a disposición de uso. Son una lección viva de historia y de la arquitectura más destacada de cada época. Hemos seleccionado algunos de los castillos visitables más impresionantes de Castilla-La Mancha.

 

Seguir leyendo...