Tiempo de vendimia

La vendimia ha dado el pistoletazo de salida. Y no es que se haya adelantado, es que la vid ha terminado su ciclo biológico y la uva ya está a punto para cosecharse. Los datos meteorológicos nos demuestran que, en los últimos años, los días de verano se están adelantando cada vez más al solsticio. Pues lo mismo ocurre con la brotación de la vid. El despertar de su letargo invernal se produce antes, al principio de la primavera, y como consecuencia, el proceso de maduración ha llegado a su fin.

 

Este año, todo apunta a que la cosecha de uva será inferior a la del pasado año, y por tanto, las primeras estimaciones de la producción de vino y mosto en la región indican un descenso de entre un 11 y un 13 por ciento con respecto a la campaña anterior. Hablando en cifras, en Castilla-La Mancha se elaborarán entre 20,5 y 21 millones de hectolitros de vino y mosto. Según los datos ofrecidos por el Sistema de Información de Mercados del Sector Vitivinícola (INFOVI), en 2016 se produjeron 23,6 millones de hectolitros de vino y mosto en Castilla-La Mancha, siendo Ciudad Real la primera provincia productora, con 9,4 millones de hectolitros de vino, seguida de Toledo con 4,7. La merma en la cosecha se debe, fundamentalmente, a dos factores climatológicos: la sequía y el granizo.

 

La Sectorial Vitivinícola de ASAJA de Castilla-La Mancha, que reúne periódicamente a los técnicos especialistas en la materia, celebraba un nuevo encuentro a finales de julio. Todos coincidían en señalar que la sequía que arrastra Castilla-La Mancha desde hace años, además de afectar al viñedo de secano, produce que los suelos de regadío no acumulen suficiente humedad. Otro de los motivos que han provocado una reducción de la cosecha han sido las inclemencias meteorológicas. Las tormentas de granizo, especialmente en Albacete y Cuenca, destruyeron gran cantidad de fruto, por lo que las primeras estimaciones apuntan a unas cifras inferiores a las del pasado año.

 

No obstante, los técnicos explican que la cosecha podría aumentar si lloviera en cantidad suficiente hasta que se produzca la vendimia, algo que parece improbable según las previsiones meteorológicas para el mes de agosto. En cuanto al mercado y a los precios, los técnicos se muestran optimistas y explican que, debido a las previsiones de cosechas inferiores a nivel nacional e internacional y a las escasas existencias de vino en las bodegas y cooperativas, los precios de la uva deberían arrancar con precios superiores a los de la campaña anterior.

 

Para terminar, y dado que el Gobierno regional ha puesto sobre la mesa la planificación del sector del vino, en ASAJA de Castilla-La Mancha ya hemos comenzado a trabajar en un documento que recoja los intereses de los viticultores de la región.

 

A nuestro parecer, ya existen elementos reguladores suficientes para garantizar un futuro estable y que atañen desde la producción hasta la industria y la comercialización, pero es necesario dotarlos de instrumentos y aumentar los controles para conseguir que se cumplan las leyes vigentes, como las normativas que atañen a la calidad diferenciada o al transporte de la uva y el vino. Así pues, solo nos resta desear a los viticultores una muy buena vendimia. Ya nos han avanzado que la uva viene con buena calidad, así que en breve podremos disfrutar de unos magníficos vinos, excelentes hasta para los paladares más exigentes. . .

José María Fresneda

José María Fresneda

Secretario general ASAJA Castilla-La Mancha
José María Fresneda