Tiempo de exabruptos

Nos esperan jornadas de palabras duras, adjetivos faltones en la línea manifestada en el Pleno del pasado día 17 en las Cortes de Castilla-La Mancha, dónde el parlamentario del PP, Francisco Núñez, dijo eso de que “los asesinos de ETA están sentados en el Gobierno de Castilla-La Mancha”, y no solo él lo dijo sino que fue aplaudido por la mayoría de los diputados de su grupo que se encontraban en el salón de plenos y que eran casi todos. No fue un exabrupto puntual, no es que se le fuera la pinza en ese momento al parlamentario, es la manera de hacer oposición del PP en Castilla-La Mancha desde hace muchos años. Estigmatizan, ahora le ha tocado a Podemos y al PSOE y antes el PP lo ha hecho con el PNV, con el que ahora pactan para sacar adelante sus presupuestos. Eso sí, metiendo al país vasco miles de millones de euros en inversión del Estado y reconociéndoles a su favor cientos y cientos de millones de euros de deuda por el llamado Cupo Vasco.

 

Castilla-La Mancha también considera que son cientos de millones los que el Estado adeuda a la región por una inadecuada financiación; pero en esta región no gobiernan los nacionalistas vascos, a los que dirigentes del PP han unido también en declaraciones, cuando les ha convenido, con el terrorismo de ETA. No creo que sea una buena táctica de oposición, ciertamente. Más allá de molestar y ofender a quienes insultan de esa manera no encuentro el rédito político a ganar, salvo el personal del dirigente popular que así actúa y que evidentemente consigue ganar méritos ante quien manda en el PP castellano-manchego, Dolores de Cospedal.

 

En las próximas elecciones, como casi siempre, el Gobierno se va a jugar en el voto moderado, hacia donde éste se incline allí irán las mayores posibilidades para formar gobierno. Quien consiga atraerlo sin perder su propio espacio tendrá mucho ganado. Es muy probable que la cuestión catalana tenga un grado de influencia elevado, especialmente en lo que a Ciudadanos se refiere, que parece haber encontrado en el antinacionalismo, también vasco, su principal motor electoral. En eso ha desbancado claramente al PP y está dispuesto a seguir haciéndolo sin ningún complejo. Por ello las referencias que en ese sentido hacen los dirigentes del PP castellano-manchego, vestidos de patriotas, hacia sus rivales, si algún éxito consiguen, que lo dudo, será para llenar de votos las espuertas de Ciudadanos, que se alimentan de eso.

 

No aguanta la comparación el PP, es el principal problema con el que se encuentran a la hora de hacer oposición. Incluso en materia sanitaria, según las encuestas, los ciudadanos muestran una mayor confianza para su solución en el actual gobierno regional que no en quienes la dejaron hecha unos zorros. Y eso a pesar de que esos mismos ciudadanos reconocen que la sanidad no va ni medio bien. Fue tal el destrozo en los servicios públicos que cuando ahora en las Cortes o en declaraciones plantean exigencias lógicas en materia sanitaria, de educación, de dependencia o de cualquier otro tipo de política social suena todo vacio y algo hipócrita y por tanto de poca credibilidad, así que prefieren hacer ruido con ETA y llamar asesinos a miembros del gobierno de Castilla-La Mancha y aplaudir. El PP de Castilla-La Mancha debería acordarse de que utilizar a ETA para conseguir votos ya le costó unas elecciones generales.

 

La falta de candidato claro para las próximas autonómicas es probable que ayude a los exabruptos. Una especie de márketing político por el cual quienes se sienten con aspiraciones se hacen notar, y lo hacen de la manera que creen que gusta más a quienes han de elegir, que en este caso no son los militantes. Hace unos días el presidente del PP en Ciudad Real, Francisco Cañizares, parlamentario regional que en cierto momento figuró en las quinielas como candidato regional, ahora las quinielas le sitúan como candidato a la alcaldía de Ciudad Real, dijo que en septiembre se conocerá quién optará a la presidencia del gobierno de Castilla-La Mancha por el PP. Según él es tiempo suficiente para darlo a conocer, porque será alguien ya conocido. Dijo más, que gobernarán sin mayoría absoluta y que el PP “no descarta buscar apoyo en Ciudadanos en caso de ser la segunda fuerza más votada”. El mero planteamiento de que el PP pudiera no ser la fuerza más votada ya es una novedad en este partido. Unas dudas que están detrás de que aún carezcan de un o una cabeza de lista. En contra de lo que dicen, dejarlo para septiembre es hacerlo tarde.

Francisco José Gómez Herruz
Francisco José Gómez Herruz

Últimas publicaciones de Francisco José Gómez Herruz (Ver todas)