TERRITORIO ALMODÓVAR

“Recuerdo la tierra roja, los campos amarillos, los olivos de color verde ceniza y los patios llenos de vida, macetas, vecinas, secretos como pozos, y soledad. Soledad femenina”, escribía Pedro Almodóvar tras el estreno de ‘Volver’ (2006), su película más manchega. Una ruta por el Campo de Calatrava sigue los pasos del cineasta.

 

Calle de Almagro,pueblo que ha sido escenario de varias películas de Pedro Almodóvar.

 

Cuentan quienes atienden las oficinas de turismo de Almagro y de Calzada de Calatrava que los que más se interesan por la conocida como ‘Ruta Cinematográfica Almodóvar’ suelen ser turistas franceses y norteamericanos, grandes admiradores del cine del manchego más internacional, Pedro Almodóvar. Esta ruta turística fue ideada por el Gobierno de Castilla-La Mancha y apoyada por la Diputación de Ciudad Real en el año 2007, tras el éxito de la película ‘Volver’ (una de las de mayor recaudación en taquilla de toda la filmografía del cineasta).

 

Es una ruta más emocional que organizada, ya que resulta algo caótica y ambigua, con pocos referentes visitables relacionados directamente con el cineasta, pero a cambio permite adentrarse en un territorio, el Campo de Calatrava, tan desconocido como sorprendente. Recorre principalmente los municipios de Calzada de Calatrava, Granátula de Calatrava y Almagro. Los hitos que conectan estas poblaciones con la ruta Almodóvar son el conjunto de esculturas alusivas a la filmografía del cineasta, obras de diversos artistas. Son cuatro: “Encuadre Manchego”, obra de Sergio García-Gasco (natural de Corral de Almaguer, Toledo), instalada en el Parque Pedro Almodóvar, en Calzada de Calatrava; “Flor de Calatrava”, de Jerónimo Uribe, ubicada en la confluencia de la calle César con el Camino de Calatrava, en Almagro; “Feminidad II”, de Enric Plá, en la Plaza de la Constitución de Granátula de Calatrava; y en Puertollano se puede ver “Escultura II. Homenaje a ‘Volver’, de Manuel Vicente Martín. Todas ellas fueron las ganadoras de un concurso internacional convocado por la Junta de Castilla-La Mancha.

 

DEL CASTILLO MEDIEVAL AL ARTE URBANO

“Pueblo pequeño, infierno grande”, dice un refrán popular. Así lo vivió en carne propia Pedro Almodóvar, nacido en Calzada de Calatrava en plena postguerra, en 1949. Como reza el título de su última película, la laureada ‘Dolor y Gloria’, a Almodóvar le ha marcado el dolor de una infancia vivida en las estrecheces físicas y morales de una época y un lugar poco propicias para un espíritu libre y creativo. Décadas después ha llegado la gloria y el reconocimiento a su talento.

 

 

Calzada de Calatrava, que le nombró hace años ‘Hijo Predilecto’, le rinde homenaje con el Espacio Almodóvar-Centro Cultural Rafael Serrano, antiguo cine del pueblo que el director manchego frecuentaba en su infancia y que hoy acoge una exposición permanente de carteles, guiones, paneles, gráficos, cintas, objetos que han formado parte de las películas de Almodóvar, etc., cedidos por El Deseo, la productora de los hermanos Almodóvar.

 

En este espacio cultural se organiza anualmente desde hace seis años el Festival Internacional de Cine Pedro Almodóvar, que ya se ha hecho su pequeño hueco en el circuito internacional de festivales de cine. “Ahora tenemos un proyecto muy interesante para el que se está en conversaciones con la productora El Deseo, nos cuenta Jaime Vélez, de la oficina de turismo de Calzada de Calatrava. Se trata de la rehabilitación del interior del silo para convertirlo en un espacio cultural relacionado con Almodóvar, aprovechando que el exterior del silo ha sido pintado por el artista urbano Okuda”.

 

La fachada de este viejo silo estalla en color. “Me he inspirado en personajes de las películas de Almodóvar y en leyendas e historias del pasado de la región, caso de Don Quijote o los caballeros templarios. Pasado y presente bajo mi filtro geométrico y surrealista”, afirma el autor, Okuda San Miguel. Es parte del proyecto ‘Titanes’, promovido por un grupo de artistas urbanos y la asociación para la inclusión social Laborvalía, con el apoyo económico de la Diputación de Ciudad Real (Titanes ha vestido de arte urbano y solidaridad los silos de Corral de Calatrava, Herencia, La Solana, Malagón, Manzanares, Porzuna, Villanueva de los Infantes, Campo de Criptana y Calzada).

 

Una pincelada vanguardista para Calzada, que se une a sus recursos turísticos más tradicionales, como el Castillo de Salvatierra, fortaleza de época Omeya que aún conserva partes del recinto amurallado y de la Torre del Homenaje. Su acceso es difícil, pero frente a esta fortaleza se yergue el Castillo de Dueñas, o Calatrava La Nueva, ubicado en el municipio de Aldea del Rey, que bien merece una visita pausada.

 

El Sacro Convento del castillo es un magnífico ejemplo de la arquitectura militar del medievo que, tras su restauración, recrea la vida cotidiana en la Edad Media recorriendo las dependencias del castillo -patios, torres, escaleras-, y los elementos de la época que aún conserva, como aljibes, molinos u hornos. Entre los principales atractivos destaca el convento del siglo XIII -con su bella puerta de la Estrella, en la que resalta el original rosetón-, la sala capitular, el refectorio, las cocinas, las zonas auxiliares donde trabajaban los artesanos, sus hospedajes, cuadras y bodegas.

 

ALMAGRO, LA BELLEZA ATEMPORAL

“En ‘Volver’ hay un homenaje al patio manchego (menos lujurioso que el andaluz, más austero, menos sensual, como todo en La Mancha… El patio era el sancta santorum donde discurría la vida. En el patio la bolillera perseguía el último rayo de sol con su mazo de bolillos de manera burbujeante. Se regaban las plantas, se cosía, se dejaba el tiempo pasar tumbado en mecedoras, a la sombra”, relata Pedro Almodóvar, que incluyó los hermosos y sobrios patios de Almagro en ‘La flor de mi secreto’ y en ‘Volver’.

 

Todo en Almagro es una delicia para el viajero. La huella del Renacimiento está impresa en calles, casonas, palacios… El Corral de Comedias, el mejor conservado de su época (siglo XVII) en Europa, las iglesias, monasterios y conventos merecen visita por sí solos, pero si nos centramos en el hilo conductor de la ruta cinematográfica hay que visitar la Casa Grande, convertida en hotel. Está situada en la calle Federico Relimpio, por donde discurre el cortejo fúnebre de ‘Volver’, y que junto con la Plaza Mayor y las calles anexas centraron los escenarios de esta película.

 

Almagro es bien conocido y reconocido por la cultura internacional, ya que a su valioso patrimonio arquitectónico e histórico suma la celebración anual, desde 1979, del prestigioso Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro. A poco más de 10 kilómetros se encuentra el pueblo de Granátula de Calatrava, cuna del histórico militar Espartero, cuya casa natal aún se conserva. En el sencillo y cuidado cementerio de Granátula, típico de la zona de La Mancha, Almodóvar filmó el comienzo de ‘Volver’, con Penélope Cruz (Raimunda), limpiando las sepulturas.

 

No es una escena banal: “Es un homenaje a los ritos sociales que viven las gentes de mi pueblo en relación con la muerte y con los muertos. Los muertos no mueren nunca. Siempre he admirado y envidiado la naturalidad con la que mis paisanos hablan de los muertos, cultivan su memoria y asisten sus tumbas perennemente… Tengo la optimista sensación de que me he impregnado de todo esto y algo se me ha pegado”, dice Almodóvar. En Granátula se encuentra el monumento “al tacón”, como lo llaman en la zona. Para retrotraerse muchos más años atrás se puede visitar la Casa de la Inquisición y el Palacio de los Torrubia o Casa de los Frailes (siglo XVIII); el Pósito o almacén de grano de la misma época, la Fuente del Agua Agria y el Volcán Museo de Cerro Gordo, punto de partida para una ruta de volcanes. Porque el Campo de Calatrava en su totalidad es uno de los conjuntos volcánicos más importantes del país.

 

Seguir leyendo… »

    

Prado López Galán

Latest posts by Prado López Galán (see all)