“TENEMOS QUE VENDER MEJOR NUESTRA OFERTA CULTURAL”

Gonzalo Rosell, gestor cultural de Los Yébenes, acaba de ponerse al frente de ARTEC, la asociación de estos profesionales en Castilla La Mancha que en esta nueva etapa busca un mayor reconocimiento social y político a la profesión y se ofrece como impulsora y colaboradora de iniciativas culturales en la región.

 

 

¿Cómo valora la recuperación del Ministerio de Cultura y que sea un reconocido gestor cultural el nuevo ministro?

 

Es esencial porque la cultura es básica para el desarrollo intelectual y humano de cualquier sociedad. Servirá para potenciar interna y externamente nuestros museos, nuestras artes escénicas, nuestra música… Y es de esperar que se incremente el presupuesto, el ministro ya ha dicho que va a pelear por ello. Es un orgullo que sea un gestor cultural que conoce bien toda la problemática que afecta a este sector, el día a día. Me parece una persona cercana y me gusta el trabajo que ha realizado en el Reina Sofía y en La Casa Encendida.

 

¿Cuáles son las principales dificultades que encuentran los gestores culturales para desempeñar su trabajo?

 

Los presupuestos destinados a cultura suelen ser los más bajos en las administraciones públicas. Tenemos un problema muy grave con el iva cultural, con ese 21% que ha hecho que se reduzcan las contrataciones de espectáculos y también la asistencia de público porque ha habido que subir las entradas. Eso fue un ataque contra la cultura total, ha repercutido muchísimo. Nos han prometido que se va a rebajar. En los últimos años ha habido muy poca sensibilidad hacia la cultura.

 

Además, la inversión en cultura ha sufrido recortes brutales directamente durante la crisis. ¿Estamos saliendo ya de esa situación?

 

Sí, poco a poco vamos mejorando. Las compañías de Castilla La Mancha han tenido muchos problemas; ahora la Junta acertadamente y escuchando las propuestas de una comisión de programadores culturales y técnicos ha establecido este año ayudas a la producción para las compañías de teatro, que les supondrá un respiro para poder seguir creando. Veo un futuro esperanzador.

 

¿Qué hacemos para que la gente vaya más al cine, al teatro, a los conciertos?

 

 

Lo primero educar en cultura, desde la familia y desde los centros educativos. Los padres, con el simple hecho de leerles un cuento o leer con ellos. Hay una cosa que me obsesiona: la separación tan rotunda entre la educación y la cultura. No tenemos sinergias entre los profesores y los gestores culturales y estamos en el mismo barco. No veo inquietud por parte de los colegios en las actividades culturales de sus propios municipios, en los curriculums educativos no se atiende a la cultura, no se inculca el amor por la música, por el teatro, por la pintura…

 

Culturalmente, ¿qué es urgente hacer en Castilla La Mancha?

 

Conseguir una red de teatros real, que permita a los municipios trabajar en red realmente. Ahora hay un programa en el que la Junta ofrece ventajas a los ayuntamientos por contratar, pero de forma independiente. Podemos trabajar giras para abaratar costes y mejorar la calidad de los espectáculos seleccionados. Estaría bien recuperar el programa de actividades extraescolares que tenía la consejería de Educación y que precisamente ofrecía alternativas culturales gratuitas, no solo deportivas, a los niños. Y tenemos que seguir potenciando la lectura. Castilla la Mancha está a la cabeza en bibliotecas, con buenos profesionales e instalaciones.

 

¿Qué planes tiene la nueva dirección de ARTEC?

 

Desde la asociación podemos hacer muchísimas cosas por la cultura en Castilla La Mancha y vamos a trabajar por nuestra inclusión en las políticas culturales de la región. Nos reunimos hace unas semanas con el viceconsejero de Cultura y se ha comprometido a contar con nosotros. También lo hizo la diputada provincial de Cultura en un encuentro anterior y hace unos días nos ha vuelto a llamar para solicitarnos colaboración para el programa de visitas culturales y para organizar una jornada con políticos municipales para hablar de gestión cultural.

 

¿Y de cara a sus socios?

 

Queremos ofrecerles un plan de formación continuada, será uno de los pilares de la nueva directiva. Los gestores culturales somos licenciados en Humanidades, en Historia… con diferentes posgrados. Llevamos tiempo demandando un master específico en gestión cultural en la Universidad de Castilla La Mancha y parece que ya se impartirá, online, el próximo curso. Nosotros nos hemos ofrecido a hacer aportaciones al plan de estudios. Nos parece muy necesario. Y también vamos a ofrecer ayuda, moral, pero también jurídica y sindical, a los profesionales que tengan problemas con las administraciones.

 

El perfil del gestor cultural en Castilla La Mancha es muy heterogéneo. Somos mediadores entre las políticas culturales de las administraciones y las empresas culturales, los creadores y los artistas, pero en la práctica, también somos comunicadores, coordinadores de bibliotecas, presentadores de actos institucionales, organizamos exposiciones y eventos de todo tipo, sobre todo en los pueblos. Tenemos que ver nuestro perfil polifacético como una ventaja.

 

¿Qué ofrece desde el punto de vista cultural Castilla La Mancha en este momento?

 

Es una potencia cultural tremenda, de esta región trata la mejor novela de la historia. En oferta cultural ahora nos estamos acercando a otras comunidades. Tenemos una Feria de teatro muy importante, la de Artes Escénicas de Albacete a la que creo que no se da la suficiente consideración ni siquiera por parte de los medios de comunicación; tenemos artistas muy destacados: desde Antonio López a Pedro Almodóvar o músicos como Hernán Milla o Illán y eventos que también lo son: la bienal de pintura de Caudete, que es una maravilla, y compañías de teatro como Ultramarinos de Lucas que es Premio Nacional de Teatro; pero es verdad que tenemos que venderlo todo mucho mejor.

 

Hace algo más de una década en la región se construyeron auditorios bien equipados y amplios en muchos municipios. ¿Están infrautilizados?

 

No. En los casos que yo conozco están muy bien dinamizados por los gestores culturales, de la mejor manera que pueden. Creo que la construcción de esos auditorios fue uno de los grandes aciertos de la Junta porque son la referencia cultural de esos pueblos y de los del entorno más pequeños que no los tienen. Ese es otro de los planteamientos que queremos hacer a las diputaciones: buscar la manera de llevar la cultura a las zonas más deprimidas o a los pueblos más pequeños, facilitándoles el acceso con autobuses a los lugares donde sí llegan los espectáculos. Y yo ensalzo la labor de esas bandas de música, de esas asociaciones folclóricas y culturales que son pulmones culturales en muchos municipios que no tienen otra cosa.

 

¿Están suficientemente reconocidas?

 

No, no. Se están perdiendo las tradiciones porque no hay buenas políticas para preservarlas. Tenemos la responsabilidad de apoyar a quienes pelean por mantenerlas o el folclore, que son parte muy importante de la cultura. Las diputaciones deberían crear mejores programas para las provincias en los que se distinga a las asociaciones y agrupaciones no profesionales de los espectáculos profesionales para que no se resten visibilidad.

 

¿Los gestores culturales, los políticos, están siendo capaces de detectar y adaptarse a las manifestaciones culturales que demandan las nuevas generaciones?

 

Es un reto y tenemos que trabajar mucho y reciclarnos para conseguirlo. Dentro de nuestro plan de formación contemplamos cómo captar a esa gran diversidad de públicos a través de las nuevas tecnologías. Tenemos un problema porque la gestión cultural en Castilla La Mancha está muy envejecida y por eso es necesario crear ese master en gestión cultural y la formación continuada.

Seguir leyendo… »

 

Últimas publicaciones de Pilar Palop (Ver todas)