Los temporeros amotinados en Albacete serán realojados en grupos más pequeños

Imagen publicado por el diario 20 minutos.

 

Albacete 5 de agosto de 2020.-

 

Mañana comenzará el traslado en grupos de 25 personas y a espacios diferentes de los temporeros confinados en la Institución Ferial de Albacete (IFAB) que esta mañana han roto el aislamiento y han cortado la avenida Gregorio Arcos de Albacete (carretera Madrid-Albacete) para reivindicar que les dejen salir y poder trabajar.

 

Sanidad ha exigido que se mantenga el aislamiento de estas personas bajo su supervisión para evitar nuevos contagios, pero se compromete a mejorar sus condiciones de habitabilidad fuera del Ferial cedido por el Ayuntamiento y la Diputación de Albacete. Es la solución que se ha encontrado en la reunión de urgencia convocada tras el amotinamiento y en la que han participado miembros de la consejería de Sanidad, de la asociación ACAIM, de la subdelegación del Gobierno y del Ayuntamiento.

 

Estos temporeros vivían en un asentamiento ilegal en las cercanías de Albacete, donde hace dos semanas se confirmó el primer positivo. Hoy 43 personas mantienen activo el coronavirus. Esta mañana, con pancartas alusivas a su situación y a sus demandas, en las que estaba escrito “Queremos salir, ya. Tenemos familia”, “Queremos salir a trabajar” u otras en las que reivindicaban sus derechos “sin violencia”, un grupo de temporeros que allí están confinados por orden judicial, como recordaba la policía local en su cuenta de Twitter, “se han marchado”, pero el rápido despliegue policial ha permitido mantener la situación controlada  aunque la policía ha pedido a los vecinos que procuren evitar la circulación por esa zona.

 

La policía ha informado de que no ha habido ninguna fuga.“Lo que está sucediendo es que están en la parte del recinto exterior”.

 

Los más de 400 temporeros del asentamiento de la carretera de las Peñas, donde se había producido un brote de Covid-19 que afectó a 23 personas, habían sido ubicados el pasado 20 de julio en esa zona a petición del Ayuntamiento  fue la Diputación quien cedió las instalaciones para tal fin. Dos días después la Asociación de Inmigrantes de Albacete exigía un espacio digno para la reubicación de los temporeros una vez finalizada su cuarentena.