Sueños macro, realidades micro

No tendría nada de malo, más bien mucho de bueno, la noticia del interés de una empresa extranjera por invertir en la provincia de Toledo 190 millones de euros y crear más de 2.000 puestos de trabajo. Cifras éstas, especialmente la segunda, que justificarían la involucración y el apoyo que parece que el Gobierno de Castilla-La Mancha está prestando al proyecto de construir un gran parque temático sobre la historia de España.

 

¿Dónde está el ‘pero’? El gato escaldado del agua caliente huye y de los ‘macro-proyectos’ anunciados, respaldados y vitoreados hemos salido escaldados en los últimos años. Si los sueños de antaño se hubiesen materializado hogaño (versionando a Don Quijote, que mucho sabe de macro-proyectos) ahora tendríamos en Toledo funcionando a pleno rendimiento una ‘Ciudad de los Bosques’, parque temático en el que se habrían invertido la friolera de 300.000 millones de las antiguas pesetas y que habría generado más de 8.000 empleos; en Ciudad Real estaría otro gran foco de atracción turística, con un Reino de Don Quijote emulando a las ‘Vegas’, con una plantilla de 7.000 trabajadores y una inversión de 1.200 millones de euros.

 

Y, por supuesto, contaríamos con el Aeropuerto Don Quijote de Ciudad Real, por el que deberían de transitar 2’5 millones de viajeros y tener una plantilla de 1.500 trabajadores después de haber realizado unas inversiones de más de 1.000 millones de euros.

 

Dos de ellos no superaron la fase REM del sueño y otro llegó a despegar para estrellarse al poco tiempo. Algunos fueron claros intentos de pelotazo urbanístico y al menos dos de ellos precipitaron la quiebra de Caja Castilla-La Mancha. Los tres casos citados resultaron tres grandes fiascos, que aunque estuvieron ideados e impulsados por la iniciativa privada, contaron con gran apoyo de las administraciones, regional y locales.

 

De hecho, tanto el Aeropuerto de Ciudad Real como el Reino de Don Quijote fueron declarados de Interés Regional, también estuvo a punto de hacerse con la Ciudad de los Bosques, aunque los problemas económicos del promotor lo impidieron a tiempo. No quiere esto decir que el proyecto de parque temático de la empresa francesa Puy du Fou vaya a seguir el mismo camino.

 

A favor de la empresa está el contar con una larga experiencia en el sector del entretenimiento y gestionar el segundo mayor parque temático de Francia. Pero sí debería tenerse más prudencia para no repetir un cuento de la lechera en el que, al final, el cántaro roto lo pagan los ciudadanos.

Prado López Galán
Prado López Galán

Últimas publicaciones de Prado López Galán (Ver todas)