“SEGUIMOS EN MANOS DE LOS BANCOS”

La actividad de la construcción aspira a recuperar el terreno perdido en la economía toledana tras ocho años de crisis; pero no será fácil ni rápido, según nos cuenta el presidente de la patronal del sector, Saturnino Gómez.

SATURNINO GÓMEZ

Después de la tempestad tal vez haya llegado la calma, pero no la actividad. Tras ocho años de dura crisis financiera y económica, la recuperación no está siendo fácil para uno de los sectores más castigados, el de la construcción, pese a los indicios positivos que apuntan diversos informes económicos.

“¿Podemos hablar ya de una vuelta a la normalidad? Nos gustaría decir que se está ya construyendo, pero la realidad es otra. Sólo hace falta darse una vuelta por nuestros pueblos y por las capitales para ver cómo van las cosas: distamos mucho de estar en una normalidad del sector, anterior al inicio de la crisis, ni en construcción de viviendas, ni en obra pública, ni civil, ni de mantenimiento… La vivienda que ha empezado a venderse el pasado año y éste es usada, se vende poca vivienda nueva”. Éste es el balance resumido que nos hace Saturnino Gómez (Mora, 1965), quien desde hace unos meses preside la Agrupación de Empresarios de la Construcción y Afines de Toledo (AECA).

“Las viviendas que se están vendiendo son las que tienen los bancos, que les dan salida a un precio menor que un particular; o las de quienes compraron por invertir y ahora necesitan vender, a costa de perder dinero”, apunta David Rodríguez de Arce, secretario general de AECA.

Toledo es la tercera provincia española con más viviendas nuevas sin vender (sobre el parque total de vivienda). Según los últimos datos del Ministerio de Fomento (del año 2014), de un stock de 45.126 viviendas nuevas en Castilla-La Mancha, 22.639 están en la provincia de Toledo. Contando la vivienda usada, el INE estimaba que en 2011 habría en toda la provincia hasta 76.718 viviendas desocupadas (202.657 en Castilla-La Mancha).

“Y el problema no es sólo el stock que hay, sino que gran parte está en los bancos y lo están vendiendo a unos precios que dificultan la construcción de nueva vivienda”, sostiene Saturnino Gómez.

¿Las entidades financieras están facilitando la reactivación del sector con la concesión de financiación a promotores y a compradores de vivienda o la están dificultando?, le preguntamos

“Seguimos en manos de los bancos, dice el presidente de esta patronal. Muchas de las promociones que se están haciendo ahora están auspiciadas por los propios bancos, que tienen los solares y empiezan a ponerlos en marcha. Y no hay que olvidar que la banca es ahora mismo la mayor inmobiliaria de España. Con todo, el mayor daño que nos hace es no darles la financiación a nuestros clientes; hay veces que te las ves y te las deseas para que un comprador que ha visto una vivienda que le gusta consiga el crédito hipotecario del banco”.

David Rodríguez va más allá y apunta que “un obstáculo grande que encontramos es que se da el caso de que un banco le niega la hipoteca a un comprador para la vivienda de un constructor y se la ofrece para una de las que tiene ese mismo banco”.

“Y además se la financian al 100% y sin gastos, remata Gómez. Y a qué precios las están vendiendo, así no hay manera de ponerse a construir en estos momentos, ni siquiera a rehabilitar, por la cantidad de requisitos a los que nos obligan. Mientras que los bancos no se deshagan de sus stocks y los particulares no vendan las suyas la construcción de nueva vivienda no podrá volver a tener una normalidad”.

“Se va a tardar tiempo en volver a construir porque hay que digerir mucho sin vender, comenta el secretario general de AECA. Y muchas de las viviendas en venta son de muy difícil salida, porque se han construido en zonas alejadas de todo, sin infraestructuras…”

Llegado a este punto interviene Saturnino Gómez, promotor y constructor desde hace más de 20 años. “Es que  la tipología de vivienda que se hizo en los años de boom no ha podido ser más desacertada. Y creo que a los constructores que no venían del oficio, que se subieron al carro cuando las cosas iban como iban, hicieron un tipo de vivienda que los que nos dedicamos a esto no hubiéramos hecho, y que ahora o se venden a precios irrisorios o son invendibles”.

¿Cuál es el perfil actual del comprador de vivienda? “El que quiere comprar para invertir desgraciadamente ha desaparecido, sostiene Saturnino Gómez. El perfil del comprador es el de la pareja joven que necesita la vivienda o la familia con medios económicos que busca la oportunidad de mejorar de vivienda. Lo que se empieza a construir se hace con sentido común”.

Al pinchazo inmobiliario y a la crisis económica que ha generado tanto desempleo se han sumado otros factores que complican la posibilidad de compra. “Ha perjudicado mucho la desaparición de la deducción fiscal y las ayudas para compra de vivienda, especialmente la subsidiación de los intereses del préstamo hipotecario, recuerda el presidente de AECA. Sería bueno que la administración se plantearan recuperar estas ayudas a la compra de vivienda. Ahora, de cara a las próximas elecciones generales, vamos a tener una ronda de contactos con todos los partidos políticos para hacerles llegar nuestros planteamientos, porque de la voluntad política depende el sector”.

 

MEDIDAS URGENTES

“Hay que empezar a arrancar con inversión en obra pública, con obras grandes o pequeñas, o reconduciendo la inversión hacia la rehabilitación, lo que haga falta, pero inversión. También hace falta  revisar la Ley del Suelo, que se ha quedado desfasada. Hacen falta muchas cosas para que este sector, del que depende el trabajo de tanta gente, vuelva a ser el motor del crecimiento y el empleo”.

La ciudad de Toledo ha iniciado el debate para definir el nuevo Plan de Ordenación Municipal, en el que el gremio de promotores y constructores quiere tener un papel clave. “La crisis ha hecho auténticos estragos, con un Plan de Ordenación Municipal que impone unas cargas urbanísticas desproporcionadas para las empresas, que son de difícil cumplimiento. Es necesario revisarlo y hacerlo cuanto antes, darse un plazo razonable, para que al menos en el primer semestre de 2017 esté el nuevo POM de Toledo funcionando”.

La patronal de la construcción argumenta, en boca de sus representantes, que “hemos perdido en Toledo diez años, en los que todas las poblaciones de alrededor han crecido a costa de la capital. Toledo ya ha perdido un tren, pero cuando se recupere la normalidad económica ya tiene que tener un plan en funcionamiento y ajustado a la realidad. En el mismo caso están otras poblaciones de la provincia, que necesitan revisar sus ordenamientos municipales para poder crecer y hacer desarrollos industriales. Pero sin hacer cosas demasiado ambiciosas”, sostiene Saturnino Gómez.

UN GREMIO TOCADO PERO NO HUNDIDO

Desde la Agrupación de Constructores de Toledo se asegura que no han desaparecido muchas empresas víctimas de la crisis. “Han salido los que no eran profesionales del sector, que como llegaron se fueron, sostiene el presidente. A las empresas ‘de siempre’ nos está costando digerir todo esto, y la mayor parte sobrevive pero con una reducción importante de sus plantillas. Se ha perdido mucho volumen”.

La construcción se había convertido en los primeros años del siglo XXI en el mayor motor de empleo en la provincia de Toledo. En la actualidad, es la actividad económica que menos mano de obra demanda. El pasado mes de octubre se firmaron en la provincia 1.221 contratos de trabajo, muy por debajo de los firmados en los servicios, la industria o la agricultura.