Salida de la crisis a la española y olé

Sacarle el chiste a lo que en esencia no tiene ninguna gracia es muy español. Reir por no llorar, también. Por eso nos tomamos a guasa que una ministra bajo cuya responsabilidad recae el mayor problema que tienen los ciudadanos, la escasez y la precariedad del empleo, diga disparates y falsedades como si fueran verdades como puños.

 

Fátima Báñez es la ministra de Empleo que se encomendaba públicamente a la Virgen del Rocío para acabar con el paro y a la que agradecía el fin de la crisis y la creación de empleo; Báñez es la ministra que llama “movilidad externa” a la marcha forzosa de jóvenes a otros países en busca de una oportunidad de trabajo; es la misma ministra que pregona ahora la “salida de la crisis a la española”, asegurando sin asomo de pudor que estamos ante una recuperación “sólida, sana y sostenible…, que no deja a nadie atrás… el empleo que llega con la recuperación es de mayor calidad que antes de la crisis”.

 

La ministra de Empleo, que recibe un sueldo mensual de unos 5.800 euros, entiende por sólido, sano y sostenible un mercado de trabajo que ofrece empleos troceados, breves y precarios, con sueldos de menos de 700 euros al mes. Considera que no es dejar atrás a los cientos de miles de ciudadanos que no han podido encontrar un trabajo desde hace más de dos años y que ya no perciben ninguna prestación ni subsido. Ni tan siquiera los 400 euros de limosna que ofrecía el PREPARA, pensado para ese colectivo de parados de larga duración, plan que la ministra Báñez no ha renovado.

 

Por situarnos en lo más cercano, hay que recordar que 53 de cada 100 desempleados de Castilla-La Mancha, es decir 95.396, no reciben ninguna prestación económica. Y lo que es peor, no encuentran trabajo desde hace años. Se han quedado en la cuneta y son invisibles a ojos de un gobierno que tiene responsables tan frívolos como Báñez.

 

Y qué decir de la “calidad del empleo que llega con la recuperación”. En la noticia de al lado, sin ir más lejos, tenemos un ejemplo. El turismo está siendo el sector clave en la mejora de la economía y, efectivamente, ha hecho repuntar las contrataciones, que traen una calidad tal que el 92% de ellas duran menos de tres meses. Pan (duro) para hoy y hambre para mañana. Las 28 trabajadores de la empresa Raspeig (a la que la Junta de Castilla-La Mancha le tiene adjudicado el servicio de limpieza de los institutos de La Sagra) estarán de acuerdo con la teoría de la recuperación de la ministra de Empleo. Ellas son el vivo ejemplo: sus nóminas oscilan entre los 400 y los 500 euros al mes, no suelen cobrarlas a tiempo y cuando el mes pasado la empresa les abonó los retrasos se encontraron con cheques sin fondo. Es la recuperación a la española. Y olé.

Prado López Galán
Prado López Galán

Últimas publicaciones de Prado López Galán (Ver todas)