Resuelto el doble asesinato de El Casar de Escalona cuatro años después

La policía detiene al presunto autor del crimen cuatro años y cuatro meses después en Madrid.

David Fernández Vilches, uno de los jóvenes asesinados entrando a la Audiencia provincial de Toledo en noviembre de 2010. Le juzgaron entonces por el crimen del joyero de Talavera Antonio Sánchez.

David Fernández Vilches, uno de los jóvenes asesinados entrando a la Audiencia provincial de Toledo en noviembre de 2010. Le juzgaron entonces por el crimen del joyero de Talavera Antonio Sánchez.

 

 

La policía ha detenido en Madrid al presunto asesino de David Fernández Vilches y su amigo Willy, tiroteados el 29 de abril de 2012 en El Casar de Escalona. Se trata de un hombre de 37 años al que se buscaba por este caso y por otros cuatro más. Por fin le localizaron y detuvieron en El Ruedo, un paraje conflictivo de Moratalaz, el pasado 25 de agosto, aunque hasta hoy no se ha informado del arresto.

 

Dadas las peculiaridades de la zona y la peligrosidad del acusado ha sido necesaria la intervención de los GEO (grupo especial de operaciones) y de la unidad de intervención policial para proceder a su detención. Este hombre, del que aún no han trascendido ni su nombre ni su relación con las víctimas, ya está en prisión. Junto a él ha sido también arrestada su hermana, a quien constaba otra orden judicial de búsqueda y detención por usurpación de estado civil.

 

Hace cuatro años y cuatro meses el cadáver de David Fernández Vilches, de 30 años, apareció tiroteado muy cerca de su casa, en la urbanización La Bulaga de El Casar de Escalona. Al día siguiente, a pocos metros, se encontró un segundo cuerpo en similares circunstancias, el de Miguel C.J.A. -Willy, como le conocían todos en el pueblo-, de 19 años. A los dos les mataron con una escopeta. Eran amigos y se les solía ver juntos por el pueblo.

 

David Fernández Vilches tenía numerosos antecedentes policiales. A finales de 2010 fue condenado a 3 años de cárcel por su relación con otro asesinato, el del joyero de Talavera Antonio Sánchez, tiroteado en junio de 2007 cuando volvía de realizar unas ventas en El Casar de Escalona. Al joyero le robaron y le mataron también en La Bulaga, muy cerca del lugar donde cinco años después asesinaron a David y a Willy.

 

En aquel juicio, el tribunal absolvió a Fernández Vilches de haber participado directamente en el asesinato, pero le condenó por planear el robo al joyero y avisar a su tío –autor material del crimen- del momento en el que Antonio Sánchez abandonaba el merendero donde había cerrado unas operaciones.

 

El presunto asesino de los dos jóvenes en El Casar sabía que la policía le seguía muy de cerca y de hecho intentaba esquivarles con extremas medidas de protección: siempre iba rodeado de cinco personas que supuestamente le protegían y utilizaba distintas viviendas para esconderse. Cuatro años y medio después, el crimen parece por fin resuelto.