RESQUICIOS DE LA GUERRA

 

 

 

Quedan pocos refugios antiaéreos de la Guerra Civil que se conserven casi intactos. Y uno de ellos está en Villafranca de los Caballeros. La asociación local La Chela, con el apoyo del ayuntamiento, se ha encargado de limpiarlo, recuperarlo y acaban de abrirlo a las visitas. El próximo objetivo: recuperar el polvorín.

 

Imprescindible ir acompañado de una linterna potente para adentrarse en el entramado de estrechas galerías que forman este refugio antiaéreo de la Guerra Civil, con acceso desde el exterior por tres bocas distanciadas entre sí unos diez metros y con diferente orientación. Las tres entradas que se conservan tal cual y parecen erigirse discretamente por su aspecto terroso y baja altura desde lo más profundo de la imponente llanura manchega, ya llaman la atención para empezar.

 

Seguir leyendo...