RECORDANDO A MANUEL FUENTES

El centro cultural de San Marcos vuelve a acoger una extraordinaria muestra de la obra del fallecido escultor toledano, Manuel Fuentes

 

Probablemente el centro Cultural de San Marcos en Toledo no haya encontrado una simbiosis tan afortunada con la obra en él expuesta como con las esculturas de Manuel Fuentes que allí se exponen desde el 20 de septiembre y hasta el 27 de octubre. Es posible que mucho tenga que ver en ello la participación en el diseño de la muestra por un lado de la comisaria de la misma, Laura Fuentes Álvarez, hija del escultor, y junto a ella grandes artistas toledanos como Ignacio Llamas, Fernando Sordo Sordo, Ángel Maroto, José Morata y el diseñador y hermano del escultor, José Luis Fuentes. Pero sin duda la antigua iglesia parece recobrar su razón de ser primigenia al acoger las culturas en hierro con las que Manuel Fuentes buscó trascender la existencia.

 

Es una extraordinaria muestra de muy difícil concreción, sorprendente por la cantidad de obra, y resuelta perfectamente de tal manera que más que ver una exposición sientes que estás paseando por un camino lleno de armonía, la de la obra de Manuel Fuentes.

 

Es un nuevo homenaje en Toledo al escultor fallecido en 2017. Nacido en Toledo en 1950, como el cuenta en sus memorias de las que su hermano, Jesús Fuentes Lázaro, realizó unos extractos y puesta a punto que, haciendo honor al apellido paterno, salen de una vieja máquina de escribir instalada en la exposición, fue “en una vivienda de la calle trapería, nº 1, entre la plaza de San Justo y la plaza de la Bellota; a poca distancia de los Cuatro tiempos; en un costado de la Catedral, cerca del Mercado y de la plaza del Ayuntamiento. Plazas a las que los muchachos salíamos a jugar, pero también a llenar botijos, cubos y cántaros de agua para beber y lavarnos”.

 

Graduado en Artes Plásticas y Oficios Artísticos, especialidad de Forja Artística y Metalistería, notó que no se le daba mal, dice en esas memorias a las que haremos continua referencia. Allí conoció el hierro al que consideraba “un material inexpresivo que si se sabía trabajar podía transmitir más mensajes de los que yo podía expresar”. Aquello fue “romper el velo que ocultaba mis posibilidades y seleccionar el material significaron el inicio de una etapa nueva en mi vida. La más gratificante”.

 

Manuel Fuentes, sobre su continua ansiedad por crear decía “En ocasiones sentía como si me hubiera tomado un coctel de líneas y huecos y luces: en otras, me hundía, me desesperaba. Me he visto como el creador de existencias nuevas, de obras diferentes. Cada día imaginaba combinaciones diversas, álgebras que muchas veces no entendía hasta que iniciaba el trabajo. No parar, no estancarse, perseguir la escultura nunca realizada, han constituido mis impulsos motivadores. Otra obra, distinta, maravillosa, me acechaba, siempre a la espera”.

 

Impactó en él la película 2001 odisea en el espacio “Por la influencia de Kubrick, en mi obra abundan las piezas de un solo cuerpo. Un “monolito”, anclado en el presente, pero apuntando a las estrellas, que pudiera representar el tótem de una tribu imaginaria para la que yo elaboraba piezas que la propia tribu no entendía. Mis obras son metáforas de universos ignorados, copias de morfologías que solo veo yo. Lo que me ha interesado son los conceptos, la idea de algo que no tiene porqué tener nombre”. Decía no saber si era un forjador o un herrero, no le importaban los nombres de las obras ni como se denominaran. Le aburría la palabrería que, escribía “organiza en torno al arte contemporáneo. Me muevo por sensaciones naturales. Y por lo que he comprobado, mis obras convencen. No son artificiales. Son espontaneas.”

En ocasiones, decía, no saber explicar lo que hacía “ignoro lo que construyo. Si sé que una fuerza imprecisa me ha empujado desde la infancia en esta dirección”.

Influenciado por Alberto, Chillida, Chirino y Oteiza, de este último, decía, “representaba lo que yo quería hacer sin saberlo. Quería ser como él”, pero sin duda su camino el que se puede recorrer estos días en San Marcos fue muy personal.

 

    

Francisco José Gómez Herruz

Latest posts by Francisco José Gómez Herruz (see all)