“Quiero ser campeón del mundo”

Hace solo dos años y medio que se subió a una moto y es ya el Campeón de España de Maxi GP 220. Con 13 años, estudiante de 2º de ESO, también gran aficionado y muy buen jugador de fútbol, Mauro González sueña desde Torrijos con ser el más rápido del mundo sobre una moto.

Mauro González con sus padres y los trofeos que hijo y padre han conseguido en motociclismo.

 

Es un chico amable, tímido, agradecido, tranquilo y tan vergonzoso fuera de su entorno que a veces regaña a su abuela Maite, la que le lleva a los entrenamientos en Recas tres veces a la semana, cuando ella presume de que su nieto es campeón de España. Pero Mauro también es ocurrente y divertido entre los más cercanos, advierte su amigo Pablo. “Nos hace reir siempre”.

 

¿Cómo se siente uno siendo el más rápido de España en su categoría?

 

Muy bien. Fue un momento muy emotivo cuando gané, te sientes muy alegre y te acuerdas de todo el trabajo que has hecho durante la temporada y en que has terminado cumpliendo tu objetivo. Me ha felicitado mucha gente, el alcalde nos llamó el otro día para que fuéramos al ayuntamiento y las profesoras del instituto hasta hace poco cada vez que me veían me decían: que eres el campeón de España. Dicen mis amigos que están orgullosos. No sé, me daba mucha vergüenza.

 

¿Imaginabas ser el mejor cuando empezaste la temporada?

 

No, no, ni mucho menos. Como era mi primer campeonato en una moto de marchas creía que iba a quedar el último porque además me costó adaptarme a ella al principio, cambiar las marchas y llevarla bien; pero ya en la primera carrera salí el quinto y en la segunda manga fui toda la carrera primero. Luego gané todas las demás carreras, excepto las dos de Cheste que fui segundo. En La Fortuna me caí yendo el primero y si no hubiera sido por mi padre que vino corriendo, levantó la moto y colocó tres cosas para que volviera a salir, no habría logrado esos puntos y no sería campeón de España.

 

“No me da miedo correr, pero sí respeto. He llegado a 140Kms/h y este año correré a 190. No hay palabras”

 

Tu padre también es motorista y compite. ¿Qué es lo que más te gusta de él?

 

Pues no lo sé porque casi no veo sus carreras porque me pongo muy nervioso. Y luego él se pone también muy nervioso viendo las mías.

 

¿No te da miedo cuando estás corriendo tan rápido?

 

No, miedo no, pero sí respeto. He llegado a correr a 140 kms/h y se siente… ¡adrenalina! No hay palabras. Este año voy a correr a 190Kms/h, pero eso todavía no lo he probado. Un circuito es más seguro, no es como la carretera. Te puedes caer, pero lo máximo que te puedes hacer es lesionarte. A mí me tiraron una vez y me hice un poco de daño, pero no me importó mucho porque esa carrera no puntuaba. El motocross, los saltos, también puede que me den algo más de respeto, pero me divierten y lo disfruto.

 

¿Quién te acompaña a las carreras?

 

Siempre, siempre, mi padre, mi madre y mi abuela Maite; y a veces mi tía. (Su madre, Mariola, interviene para contar que soporta ver correr a Mauro “chillando mucho para soltar los nervios”).

 

¿Cuándo y cómo empezaste a montar en moto?

 

Tenía 10 años. Fui con mi padre a una carrera del cev (campeonato de España de velocidad) a la que le habían invitado a correr con BMW y su compañero Dani Rivas me dejó una moto que utilizaba para dar vueltas por allí. Y no me quería bajar. Cuando volvimos le pedí a mi padre que me apuntara a algo para aprender. Le convenció mi madre, primero me dejaron una moto chiquitita unos amigos y empecé a montar en la escuela de Recas. Un día mi madre me dijo que tenía que pensar y elegir entre el fútbol (jugaba en el Torrijos desde los 6 años y también prometía) o las motos. Y lo decidí en ese momento.

 

Y en solo dos años y medio eres el mejor de tu categoría, ¿cómo se consigue eso?

 

Siguiendo los consejos de mi entrenador, José Adán, que además estudia para nosotros, para ser el mejor entrenador posible, y yo le estoy muy agradecido. Él me dice siempre que tengo que dar lo máximo y me ha enseñado que para ser un buen piloto se necesita trabajo duro, esfuerzo, sacrificio y concentración.

 

¿Cómo te preparas?

 

Entreno los martes y jueves de 5 a 8 y los sábados en Recas. Hacemos circuito, físico y también trabajo mental y ejercicios de respiración para aprender a estar tranquilos en la moto. Me lleva mi abuela todos los días, así que sin ella no hubiera llegado a nada. Ella no entiende mucho de estas cosas, pero me coge los tiempos y está siempre conmigo. Y luego tenemos que comer saludable, frutas. Yo suelo comer plátanos antes de las carreras, pero gustarme gustarme, las fresas.

 

Mauro, recibido por el alcalde de Torrijos en el ayuntamiento, tras recibir su trofeo como Campeón de España.

 

Y tendrás que renunciar a muchas cosas que te gustan

 

Pues sí. A veces no puedo estar con mis amigos porque tengo que ir a carreras o a entrenar pero esto es lo que me gusta.

 

¿Cómo eres tú como piloto?

 

Soy muy competitivo, agresivo cuando voy solo para en los cronos hacer muy buenas vueltas, pero luego ya en carrera cuando voy con los compañeros, porque son compañeros, intentó adelantar lo mejor posible, no ser agresivo con ellos. (Sus padres destacan de él sus rápidos progresos y su facilidad para adaptarse a un circuito nuevo. “Le veo muy centrado, muy fino y respetuoso”, dice su padre).

 

¿Qué pilotos te gustan?

 

Dani Pedrosa, por su forma de pilotar y porque es muy respetuoso en la pista y tiene muy buenos actos, por ejemplo cuando en el campeonato del mundo tiró a Dovizioso y en vez de coger su moto y correr para ganar puntos, se paró a interesarse por él. También me gusta Jorge Martín y de motocross Ryan Villopoto.

 

El 7 de abril comienzas la nueva temporada en Jerez. Este año en una categoría superior (Copa TPR GP85 CIV) con una moto mayor y ya en grandes circuitos. ¿Cómo te lo imaginas, qué esperas?

 

Me da un poco de miedo la moto nueva, las nuevas sensaciones y el no conocer a la mayoría de los pilotos, no saber cómo van, pero estoy deseando que empiecen las carreras y conocer el circuito de Alcañiz porque me han dicho que tiene curvas muy chulas y una recta muy larga. Espero quedar entre los tres primeros, pero lo que me gustaría es volver a ser el campeón y luego llegar a ser el campeón del mundo. Para eso falta mucho trabajo y camino y dinero, sobre todo.

 

Preguntamos a su padre, también Mauro González, sobre el patrocinio.

 

Hasta el momento ha sido nuestra empresa familiar (Gonzauto -Peugeot) el que se ha hecho cargo de todo, pero para la próxima temporada tenemos ya dos empresas que se han ofrecido a ayudarnos, Embutidos y jamones España y Beltrán Catering, y el ayuntamiento de Torrijos. Y esperamos conseguir alguna más. Hemos pedido un préstamos al banco para comprar la moto nueva y la temporada nos saldrá por unos 15.000 euros. Cuando ganó el campeonato de España un equipo nos ofreció que corriera con ellos, pero teníamos que aportar 30.000 € y no podía ser. Las motos son así, a base de mucho dinero. Es como empiezan todos los pilotos.