García Page sorprende ofreciendo a Podemos entrar en el Gobierno

Gobierno y Podemos vuelven a acordar los Presupuestos de la Junta.

 

Si sorprendente fue que Podemos votase en contra de los presupuestos que el gobierno de Emiliano García Page presentó en abril en las cortes de Castilla-La Mancha, más sorprendente ha sido la solución a la crisis que esto provocó. Los presupuestos rechazados habían sido negociados y acordados entre el gobierno y Podemos; pero este partido los rechazó a última hora, hasta el punto de que uno de los dos diputados de la formación, David Llorente, según el mismo denunció, se enteró una hora antes de que tenía que votar en contra.

 

En un giro inesperado y después de que el pasado miércoles las Cortes de Castilla-La Mancha vivieran una tarde febril de negociaciones entre el PSOE y Podemos, Emiliano García Page ha ofrecido a la formación morada que entre a formar parte del Gobierno con una vicepresidencia segunda y una consejería que permita a Podemos gestionar el plan de garantías de rentas. El ofrecimiento conlleva, lógicamente, la aprobación de los presupuestos cuyo proyecto de Ley será aprobado este viernes en un Consejo de Gobierno extraordinario.

 

Los dirigentes regionales de Podemos han visto favorablemente el ofrecimiento de entrar en el gobierno, que ha tenido además el beneplácito del secretario general, Pablo Iglesias, quien en un Tuit ha dicho “Hacemos política para cambiar las cosas. A veces, sólo gobernar garantiza el cambio. Ahora las bases decidirán. Felicidades”. Y es que el acuerdo en esas condiciones va a ser sometido a aprobación de las bases de Podemos Castilla-La Mancha.

 

El acuerdo, antes de hacerse público, también fue expuesto por García Page a los dirigentes regionales del partido y a los secretarios provinciales del PSOE en la región.

 

El giro ha sido aún más sorprendente por cuanto se aseguraba que no había intención de volver a negociar los presupuestos con Podemos, que se presentarían a las Cortes y que allí cada cual enmendara como considerara conveniente y después se sometieran a votación. El motivo era la desconfianza que dentro del PSOE originaba el secretario regional de Podemos, José García Molina. Este, por su parte, no se cansaba de repetir que si no se negociaban y García Page no se reunía con él, votarían en contra.

 

Mientras tanto el PSOE sondeaba también al Partido Popular la posibilidad de que no se opusiera a los presupuestos; pero estos en principio pedían una rebaja en los impuestos que para los socialistas era inasumible porque obligaría a hacer recortes. En el Pleno que este jueves 13 se celebró en las Cortes de Castilla-La Mancha y dando por hecho que había acuerdo entre PSOE y Podemos sobre los presupuestos, toda vez que se había anunciado que por la tarde se reunirían García Page y García Molina, los populares aseguraban que volverían a presentar una enmienda a la totalidad. Esto supondrá una tramitación más larga de los presupuestos que serán aprobados, si no hay de nuevo una sorpresa, la última semana de agosto.

 

García Page amenazaba con convocar elecciones si no conseguía sacar adelante los presupuestos, una convocatoria que a nadie satisfacía; entre otras cosas porque dentro de 18 meses habría que celebrarlas de nuevo.

 

En todo caso la experiencia de que Podemos entre a formar parte en el gobierno del PSOE resulta novedosa en España, ninguna autonomía se encuentra en estas circunstancias a pesar de que algunas de ellas están siendo gobernadas en minoría por los socialistas. Una experiencia que, al igual que el rechazo de abril, se considera está apadrinada por Pablo Iglesias como manera de explorar otro tipo de relaciones con el PSOE una vez que Pedro Sánchez llegó de nuevo a la secretaría general. Aunque éste, ha diferencia del primero, no se había manifestado en torno al asunto en la tarde del jueves 13 en que se hizo el anuncio del ofrecimiento de García Page a Podemos.