PREPARADOS CONTRA EL FUEGO

Con más de 3.000 profesionales, mejora de medios e infraestructuras, un plan pormenorizado de coordinación y actuación y un programa de prevención y educación medioambiental desarrollado a lo largo de todo el año Castilla La Mancha afronta la campaña contra incendios forestales este verano. Todos nosotros también p0demos contribuir, y mucho, a evitar incendios y ayudar a controlarlos cuanto antes.

 

 

Desde el 1 de junio y hasta el próximo 30 de septiembre Castilla La Mancha está en riesgo alto y extremo de incendios forestales. Aunque las lluvias de esta primavera y las tareas de prevención desarrolladas a lo largo de todo el año auguran una campaña mejor que la anterior (se quemaron 638 hectáreas en 907 incendios forestales en la región a lo largo de 2017), no se baja la guardia ni un ápice.

 

Hasta el 30 de septiembre en el espacio natural está prohibido hacer fuego (ni en áreas recreativas) quemar rastrojos o restos vegetales o circular con vehículos por pistas forestales

 

Más de 3.000 profesionales, entre agentes forestales, vigilantes, técnicos, pilotos… están formados y preparados para vigilar nuestro entorno natural y hacer frente a cualquier incidencia. Se organizan en 13 brigadas helitransportadas, 17 equipos de maquinaría pesada, 50 brigadas terrestres, 41 patrullas móviles de rápida intervención y dos unidades de comunicaciones.

 

LOS MEDIOS. Los materiales suman 240. Este año se han instalado nuevas torres de vigilancia y puntos de agua por toda la región, se ha creado una nueva patrulla móvil con sede en Yeste (Albacete) y una nueva base en Sacedón (Guadalajara). Se han adquirido dos nuevas autobombas, se han mejorado otras 13 y en las dobles la dotación se ha incrementado de 4 a 5 efectivos. Se han realizado mejoras en algunos retenes, como en el de Riópar, y en algunos aeródromos como en el de Carcelén (ambos en Albacete).

 

La campaña dispone de 51 autobombas, 38 autobombas-retén, 5 camiones nodriza que pueden llegar a transportar hasta 14.000 litros de agua, 17 helicópteros para el transporte de brigadas, un bombardero KAMOV de 4.500 litros que tiene su base en Las Minas (Guadalajara), 5 aviones de carga en tierra de 3.100 litros y dos aviones de coordinación.

 

A todo ello se suman los medios que asigne el Gobierno nacional y los de la UME (unidad militar de emergencia) que este año, como novedad, podrá ser requerida a partir del nivel 1 (antes, a partir del 2). Francisco Martínez Arroyo, el consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, insistía durante la presentación de la campaña de este verano que trabajar juntos “nos permite ser mucho más fuertes”.

 

 

El Plan de Incendios Forestales de Castilla La Mancha (INFOCAM) se coordina desde el centro operativo regional de lucha contra incendios forestales, en Toledo. A su vez cuenta con cinco centros operativos provinciales encargados de la atención continuada de los siniestros y la asignación de medios y que, como el regional, están activos las 24 horas del día durante todo el año, con el Plan en situación de alerta o de emergencia. Además durante la campaña de verano se han establecido seis puestos de mando avanzado.

 

LA PREVENCIÓN. Es básica para reducir el riesgo de incendios y facilitar la extinción del fuego cuando llega a producirse. Este año la mitad del presupuesto destinado por el Gobierno regional a incendios forestales se dedica a tareas de prevención que se realizan a lo largo de todo el año: algo más de 36 millones de euros. Desde que terminó la campaña de verano del 2017, los trabajadores de la empresa pública GEACAM (en 2016 pasaron de estar contratados 8 meses a todo el año) han actuado sobre más de 8.800 hectáreas, más que en ningún otro año: limpiando el monte, creando cortafuegos o preparando pistas.

 

Esta legislatura se han recuperado las ayudas (suprimidas la anterior) a particulares para que también realicen tareas de limpieza en sus montes privados. Se van a invertir 17,5 millones de euros.“Nos beneficia a todos porque es otra forma de prevenir incendios forestales”, explicaba el consejero Martínez Arroyo en las Cortes en diciembre.

 

Una iniciativa más incorporada hace un mes a la que han llamado ‘Oveja bombera’, dotado con un millón de euros: un programa de ganadería extensiva que prevé intervenir mediante el pastoreo de ovejas, cabras y caballos en 6.000 hectáreas de zonas sensibles de la red Natura 2000 de Castilla La Mancha los próximos tres años.

 

Además se ha incidido en la formación de los agentes forestales. Por ejemplo el pasado noviembre 200 profesionales acudieron a la ‘Escuela de otoño de quemas prescritas’ para perfeccionar esta técnica eficaz para controlar determinados incendios (la primera foto es de una de esas prácticas).

 

Y, también, en las campañas de sensibilización ciudadana, sobre todo entre los más pequeños. En la escuela o en los campamentos de verano. Técnicos del dispositivo del servicio de extinción de incendios forestales les explican las causas, cómo y por qué es tan importante evitarlos.

 

Castilla La Mancha es la tercera comunidad autónoma más extensa de España, con 8 millones de hectáreas de superficie en las que se encuentran 101 espacios naturales protegidos: 2 parques nacionales, 7 naturales, 28 reservas y 48 micro-reservas, 24 monumentos naturales y un paisaje protegido. Una enorme riqueza que proteger contra el fuego.

 

 

¿QUÉ PODEMOS HACER?

 

El 95% de los incendios son provocados por la acción humana y gran parte se inician por negligencias y descuidos, por eso la prudencia y colaboración de todos es básica para evitarlos y ayudar a extinguirlos cuanto antes. Así podemos hacerlo:

 

1.- Llame al 112 ante cualquier sospecha de incendio o de comportamiento imprudente que pueda provocarlo.

 

2.- Al menos hasta el 30 de septiembre está prohibido hacer fuego en el medio natural (tampoco en áreas recreativas ni en barbacoas acondicionadas).

 

3.- No se pueden quemar rastrojos ni restos vegetales durante la campaña.

 

4.- No tire cerillas, cigarrillos, vidrios, plásticos o basuras al entorno natural, pueden provocar fuego o propagarlo.

 

5.- Los vehículos a motor no pueden circular por pistas forestales en periodos de peligro alto y extremo (en todo el verano).

 

6.- Está limitado el uso de maquinaría y herramientas que puedan generar chispas o descargas eléctricas, así como el uso de armas de fuego para cazar hasta octubre.

 

APOYO INTERNACIONAL

 

Entre el 15 de junio y el 31 de octubre Castilla La Mancha pone a disposición de la Comisión Europea dos aviones con capacidad de 3.100 litros para colaborar en la extinción de incendios en otros países. Es el segundo año que la comunidad participa en el proyecto Firegruss. El año pasado ya aportó sus medios en la extinción de los incendios de Portugal.

 

MENOS INCENDIOS

 

Los trabajos preventivos en el medio natural y de concienciación social, una mejor coordinación y actuación y una climatología favorable han permitido que desde el 1 de enero al 23 de mayo los incendios forestales se hayan reducido un 44% y la superficie calcinada un 66% con respecto al mismo periodo de 2017, un año que fue muy complicado por la sequía.

 

 

 

 

 

Los profesionales que luchan contra el fuego en Castilla La Mancha participaron en más de un centenar de acciones formativas el año pasado y este se sigue la misma línea.