Poesía al viento

Hace poco se han celebrado dos eventos importantes en Toledo que tienen que ver con la poesía y que ponen de relieve que hay mucha gente a la que le gusta este género literario que en principio se presenta como minoritario.

El primero es el recital de poetas bargueños que este año cumplió su convocatoria número 29 y que tuvo lugar en Bargas a finales de agosto. En primera línea de playa de su organización hay que señalar a la bibliotecaria de Bargas, Sara Sánchez, y también al alma pater de este recital que no es otro que el gran cervantista y académico correspondiente de la RABACHT José Rosell. También es fundamental el apoyo decidido del Ayuntamiento bargueño.

 

En ese acto también se entregan los premios literarios que se convocan año tras año desde 1979. Siempre tiene una gran afluencia de público y hay muchos poetas que recitan. Yo he ido varios años: uno como ganador del premio de poesía, otro como miembro del jurado y la última vez (en el 2015) como poeta invitado. Este año el poeta invitado ha sido Juan Sánchez, el director de la Biblioteca de Castilla-La Mancha, que publicó hace un tiempo un librito de versos titulado Hombre en camino.

 

Espero y deseo que pronto saque a la luz algún poemario más, porque Juan tiene don o carisma para la poesía. Me maravilla la constancia de estos premios y de este recital y la enorme participación de personas en este acto, tanto de los poemas como de los asistentes. Aquí se nota la vinculación de la poesía con el sentir popular (eso que tanto le gustaba a Lorca.) En los últimos años ha asistido también el consejero de Educación Ángel Felpeto.

 

 

 

El último ha sido el festival de Voces Vivas (Voix Vives) que tuvo lugar en Toledo a primeros de septiembre, que ha inundado barrios, plazas, patios, bares, calles y balcones de poesía. Ha traído a muchos poetas de distintas nacionalidades (de habla francesa), a traductores para sordos (para hacerles llegar a ellos los poemas, aunque no sé si había sordos entre el público) y a muchos editores, que exponían los libros de poesía en el Ayuntamiento, y también a artistas. La organización ha sido impecable, de la mano de la poeta Alicia Es Martínez.

 

Este año la novedad ha sido que los poetas han recitado también en barrios extramuros, fuera del casco (como el barrio de Santa Teresa). El principal enemigo que han tenido ha sido el calor, pues el comienzo de septiembre ha sido especialmente caluroso y eso ha hecho que la afluencia de público se resintiera. Han participado poetas más conocidos junto a otros que empiezan a despuntar (como Clara Sotomayor, de Los Yébenes, la más joven de todos los poetas, que recitó de maravilla).

 

Yo subí un par de tardes a saludar a algunos amigos, a hablar con algunos editores y a comprar algún libro (como el último poemario del toledano Federico de Arce, que es un conjunto de poemas –¡más de 350 páginas tiene el libro!- de su heterónimo Hu Zi, el maestro calabaza.) Uno de los platos fuertes de esta convocatoria del Voix Vives fue la presentación del último disco del cantautor y poeta toledano Carlos Ávila. Y la participación de la genial poeta –y recitadora- María Antonia Ricas (que por cierto se jubilará pronto como maestra, pues éste que comienza es su último año.) Todo lo que sea acercar la poesía a la gente está muy bien. No todos podemos escribirla ni entenderla (a veces no se escribe para que sea entendida), pero está en nosotros la sensibilidad para apreciarla, saborearla como hacemos con una buena comida.

 

Hay poesía de muchos estilos, para todos los gustos. Cada uno debe buscar la poesía que le llega y le emociona. Lo que sí parece es que a raíz de ciertas publicaciones se ha enganchado un público joven a leer poesía y eso ha hecho que en las listas de los poemarios más vendidos figuren determinados libros de poesía, como sucede con autores como Marwan, Defreds, Irene X o Diego Ojeda, por ejemplo, que venden muchísimo.

 

Un lenguaje realista, provocador; una temática más afín al metisaca (el amor como elemento de redención en una sociedad postmoderna donde tiene mucho peso la masa, que impone cierto anonimato), una difusión como la pólvora a través de las redes sociales, y el sentimiento de rebelión contra la injusticia son quizá elementos muy presentes en esta poesía. No es nada nuevo, por supuesto, pero ha conquistado a un sector de lectores que vivía de espaldas a la poesía. Y esto hay que celebrarlo.

 

Yo prefiero leer en soledad a escuchar los poemas. Si opto por escuchar es porque se trata de un autor que me gusta mucho y quiero ver cómo da vida con su voz a sus poemas (no se conserva alguna grabación –con garantía al cien por cien- con la voz de Lorca). La poesía (y la literatura en general) me interesa en cuanto nos hace mejores porque afila nuestra sensibilidad y nos ayuda a encontrar una cabaña donde refugiarnos para alcanzar una modesta cuota de felicidad.

 

Seguir leyendo… »
Santiago Sastre
Santiago Sastre

Últimas publicaciones de Santiago Sastre (Ver todas)