PODEMOS SE RESISTE A LOC

Una artimaña parece haber utilizado Podemos para salir del paso de la vista que el pasado día 15 se debía haber celebrado en los juzgados de Toledo por la que Fernando Barredo (Loc), pedía la suspensión cautelar, hasta tanto no se celebrase el juicio, de las medidas que contra él había tomado el Consejo Ciudadanos de Podemos de Castilla-La Mancha y por las que estaba suspendido de militancia. Una artimaña que consistiría en llegar a un acuerdo para evitar el juicio y luego no cumplirlo.

 

Fernando Barredo, que en las últimas elecciones de Podemos resultó elegido para formar parte del Consejo Ciudadanos regional, fue suspendido por la denuncia de otros dos miembros de Podemos en el diario El País de haber entregado, uno de ellos, 6.000 euros a Barredo para que pusiera de número dos en la lista de Imagina Podemos a su esposa, de la que se separó semanas después, en las elecciones regionales de este partido. Curiosamente estos dos militantes de Podemos no han sido expedientados por el Consejo Ciudadano. Se da la circunstancia de que a los pocos días de esa “información” Barredo sufrió una brutal agresión en su casa por la que están investigados, uno de los denunciantes, Guillermo Pérez Reyes y su hijo, también de nombre Guillermo, como autor material de la agresión.

 

El abogado de Podemos propuso a Fernando Barredo, antes de la vista cautelar, un acuerdo que fue aceptado por éste y que dice “Se suspende la ejecución de la resolución que se combate: acuerdo del Consejo de Coordinación de Podemos Castilla-La Mancha de 14 de julio de 2017 y, en consecuencia se repone a D. Fernando Barredo de Valenzuela Álvarez en todos sus derechos como inscrito en dicho partido, así como en su cargo de miembro del Consejo Ciudadanos de Podemos Castilla-La Mancha. Alcanzado este acuerdo, tanto la presente pieza como el procedimiento del que dimana, ha perdido su sentido, por lo que ambas partes solicitan el sobreseimiento y archivo de ambos procedimientos (medidas cautelares y procedimiento principal)”.

El acuerdo venía forzado, entre otras razones, porque 7 miembros del Consejo Ciudadano regional pertenecientes a la corriente Avanzar estaban dispuestos a declarar a favor de Barredo lo que, además de facilitarle el caso, llevaría a una grave crisis al propio Consejo Ciudadano. Precisamente el líder de esta corriente y parlamentario regional, David Llorente, mostró su satisfacción con el acuerdo favorable a Barredo en un Twitter que decía “Celebro que se restituya a Fernando Barredo sus legítimos derechos y funciones como Consejero Ciudadano ante la suspensión cautelar impuesta irregularmente por el Consejo de Coordinación de @CLM_Podemos. Aquí no sobra nadie”. Twitter que agradeció Barredo con otro en el que señalaba que “a ver si ahora puedo ver la contabilidad completa porque llevo dos años pidiendo transparencia”

.

A pesar de ello, y de asegurarse que cuenta con todos sus derechos de militante, los miembros del Consejo Ciudadano, salvo Barredo, recibieron un chat del Consejo de Coordinación, diciendo que no le readmiten en el Consejo Ciudadano hasta que no reciban el auto del juez y hasta que no resuelva la Comisión de Garantías Regional. El Consejo Ciudadano fue elegido por los militantes mientras que el Consejo de Coordinación lo eligió el secretario regional, José García Molina, con lo que difícilmente puede argumentar competencias sobre un órgano democráticamente superior. Es como si el gobierno decidiera suspender a un parlamentario de la oposición. Además de que es incumplir el acuerdo tomado por el partido a nivel nacional.