PODEMOS ROMPE CON GARCÍA PAGE

garcia-page-y-molina-podemos2

 

El secretario general de Podemos Castilla-La Mancha, José García Molina, ha sorprendido con el anuncio mediante un comunicado de la ruptura del acuerdo que esta formación mantenía con el PSOE y que dio el gobierno de la Junta de Comunidades a Emiliano García Page.

 

La ruptura, hora después de conocerse los resultados electorales de Galicia y País Vasco, no muy favorables a ambas formaciones, obedece, según todos los indicios, a la postura de oposición que Emiliano García Page mantiene sobre un hipotético acuerdo entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias para gobernar España y que dan muestra de que es una posibilidad que Iglesias toma muy en serio y no quiere interferencias.  Por si había dudas al respecto, en el comunicado de ruptura de Podemos García Molina  lo deja claro al acusar al presidente castellano manchego, García Page, de estar “más pendiente de decapitar a Sánchez que de dar vida a Castilla-la Mancha”.

 

La pasada semana en distintas ocasiones, la última en Cuenca junto al también presidente de Aragón gracias a Podemos, el  socialista Javier Lambán, el presidente castellano manchego se mostró muy crítico con los intentos de Sánchez de formar gobierno. Unas declaraciones que rápidamente fueron apoyadas por la ejecutiva regional del PSOE, en un intento de frenar cualquier fisura que esto pudiera provocar dentro del partido en la región.

 

José García Molina, hombre muy próximo a Pablo Iglesias, se quita también con esta decisión presión ante las posturas críticas en el seno de Podemos que le pedían el inicio de un proceso de renovación en la dirección del partido en Castilla-La Mancha. Muchas de esas críticas nacían precisamente de la posición de apoyo que hasta ahora mantenía al gobierno socialista.

 

La sorpresa del anuncio de ruptura, sin embargo, obedece a que hasta el momento los puntos de discrepancia entre las dos formaciones políticas habían sido menores. En realidad el PSOE había contado con el apoyo de Podemos en el parlamento regional cuando su voto había sido necesario. Así fue hace pocas semanas cuando se aprobó el techo de gasto para la comunidad autónoma.

 

Sin embargo, a raíz de las declaraciones que la pasada semana realizó el presidente de Castilla-La Mancha, García Page, primero en solitario y luego en Cuenca junto al presidente de Aragón, contra Pedro Sánchez, se debieron disparar las tensión entre Podemos y el Gobierno y éste tuvo claro la ruptura. De ahí que el consejero de Hacienda, Ruiz Molina, anunció al final de la pasada semana que no presentaría los presupuestos. El argumento fue que el Gobierno de la nación no había establecido aún las líneas de déficit autorizadas, ni dado cuenta de las aportaciones del estado a los ingresos de la comunidad autónoma. Aún siendo verdad esto habría posibilidad de presentar unos presupuestos, aunque luego hubiera que hacer modificaciones, siempre que se cuente con los votos necesario para aprobarlos en las Cortes regionales. Y eso solo se consigue si Podemos los apoya.

 

La ruptura del pacto de legislatura no implica que García Page deba dejar la presidencia. Para ello el PP tendría que presentar una moción de censura, proponer un candidato, que en ningún caso podría ser María Dolores de Cospedal por haber abandonado el parlamento regional (es obligado ser parlamentario para ser Presidente del gobierno) y ser apoyado con los votos favorables de Podemos.