Pepe Castro, con otra mirada

Con un disparo certero deja al descubierto el alma de los rostros más conocidos. Una mirada en blanco y negro que muestra a la persona, no al personaje, es el sello de Pepe Castro

Pepe Castro, el fotógrafo que ha hecho de los retratos en blanco y negro su seña de identidad

Pepe Castro, el fotógrafo que ha hecho de los retratos en blanco y negro su seña de identidad

 

 

 

 

 

 

 

Un buen día Pepe Castro (Madrid, 1963) decidió salir de su zona de confort y arriesgarse a hacer de su pasión su profesión; cambiar de la noche al día, literalmente hablando, porque supuso ir dejando su trayectoria como empresario exitoso de hostelería (regentaba un local de copas) para dedicarse de lleno a lo que más feliz le hacía: la fotografía.

 

Fui poco a poco abriéndome camino. Me parecía dificilísimo llegar a vivir de la fotografía, un mundo muy complicado, así que al principio seguí compaginando mi negocio de hostelería con los trabajos de fotógrafo que iba consiguiendo. Pero llegó un momento en el que no podía atender las dos cosas y me planteé que si lo que quería era crecer en lo que más me gustaba, necesitaba dedicarme de lleno a ello y ampliar nuevos horizontes más allá de Toledo. Y así lo hice”, recuerda Pepe Castro.

 

Transcurridos ya catorce años desde que tomó esa decisión -la mitad de ellos inmersos en la crisis económica-, echa la vista atrás y no se arrepiente. No le ha ido nada mal: ha sido nombrado embajador de Hasselblad y de Olympus en España, es autor de cuatro libros de fotografía, codirector de la revista DNG Photo Magazine, asiduo conferenciante y formador por todo el país y miembro de la Real Academia de Bellas Artes y Ciencias Históricas de Toledo.

 

En su carta de presentación destaca su especialización en retratos, arquitectura y fotografía de escena, pero es sin duda su faceta de retratista de personajes destacados de la vida social y cultural española lo que más repercusión mediática y fama le están generando. “El retrato es el camino que he encontrado para expresarme como autor. En la galería de retratos en blanco y negro que he ido haciendo a lo largo de los últimos doce años es donde se ve mi sello personal, mi estilo. Y sí, es cierto que el retrato me ha abierto muchas puertas; gran parte de los viajes que hago son para dar conferencias, talleres o master class relacionados con el retrato”, confiesa Castro.

 

Belén Rueda fotografiada por Pepe Castro

Belén Rueda fotografiada por Pepe Castro

Curiosamente, uno de los primeros encargos que recibió como fotógrafo fue una exposición para la campaña contra la violencia de género de 2006 de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha que consistía en una serie de retratos a hombres de distintos oficios, bajo el lema “No seas cómplice”. “Yo ya había comenzado a hacer retratos a gente destacada a nivel local; retraté al grupo Tolmo, a gente de la Real Academia de Bellas Artes, a los políticos locales… hice una exposición y funcionó fenomenal. Desde entonces he retratado a mucha gente, la mayor parte anónimos, pero son las caras conocidas las que acaparan más interés mediático”.

 

La paciencia es una de las virtudes de Pepe Castro. “Tienes que tenerla en este oficio. Hay que saber esperar. Y en mi caso más, porque funciono por proyectos con la mente a largo plazo. Cuando empiezo algo no tengo prisa. En el proyecto de retratos hay casos en los que han pasado años desde que elijo y contacto con un personaje hasta que al fin lo retrato; me ha pasado con José Sacristán o con Álex de la Iglesia, y aún estoy pendiente de Concha Velasco. Tienen una agenda complicada”.

 

“¿Cómo escojo a quienes quiero retratar? Elijo a la gente que tiene algo que contar, con una trayectoria, pero que además a mí me gusta, que me atrae, que ha influido en mi cultura, en mi vida. Tal vez por todo eso en mi obra hay más gente mayor que joven”.

 

Iñaki Gabilondo.

Iñaki Gabilondo.

Cientos de rostros conocidos han sido captados ya por su Hasselblad. Una muestra de este ambicioso trabajo se puede contemplar en el libro que ha publicado recientemente, “Faces Book”, en el que se incluyen 80 retratos. “La selección es difícil, porque en estos años he retratado a cientos de personajes, pero si el libro se vende bien espero hacer una segunda parte, nos cuenta Castro. En realidad, los retratos son para mi un proyecto para toda la vida, no un trabajo puntual”.

 

Actores, músicos, humoristas, cocineros, pensadores, políticos… cada rostro le inspira una reflexión y con cada retrato busca captar el interés de quien lo observa.

“La experiencia personal es muy buena. En general, a pesar de ser personas famosas y muy ocupadas son receptivas, aunque claro te encuentras de todo, también los hay hostiles, pero los puedo contar con los dedos de una mano. Algunos me han enamorado, como Miguel Rellán, un tipo realmente encantador, un descubrimiento para mí; el humorista Goyo Jiménez, interesantísimo y culto; Tony Leblanc, con quien llegué a hacer muy buena amistad; Belén Rueda me ha sorprendido mucho, tan elegante y natural...”.

 

La música, especialmente el jazz, otra de las pasiones de Pepe Castro, también se ve en su galería de retratos. “Soy un gran aficionado al jazz y durante varios años trabajé con el Festival de Jazz de Madrid. Fue una experiencia muy interesante, pero desgraciadamente la crisis dio al traste con este Festival, que espero que vuelva. De este encuentro han salido los retratos de Christian Scott, Roy Haynes, Chucho Valdés, Dave Holland, Pedro Iturralde... y músicos españoles como Rosendo, Miguel Ríos, Sabina, Serrat, etc”.

 

Sus retratos se muestran carentes de artificio, naturales hasta sorprender. “Busco la expresividad. Me gusta tener un contacto previo con el personaje, normalmente comemos juntos, o charlamos largo rato. Quiero ir viendo sus gestos, conocerle un poco. ¿La cara es el espejo del alma? Sí, generalmente sí. Hay algunos que disimulan bien y te pueden engañar, pero en general se transmite todo lo que se es en la cara, y eso es lo que se tiene que aprovechar a la hora de hacer la foto. Después, tienes que seguir tu instinto”.

 

¿Y el retoque fotográfico? ¿Es partidario de arreglar con la técnica lo que la naturaleza o el momento muestran en realidad? “El retoque en fotografía siempre existe, pero no debe implicar un cambio. Antes de photoshop también se retocaba en el laboratorio. Lo que no admito es el retoque destructivo (dejarle a una modelo una piel como de melocotón lo es). Me parece horroroso y creo que cambiará porque no deja de ser una moda, me gusta cero. No puedes destruir la expresividad de las personas. Además, ¿qué sentido tiene que tengas ópticas que cuestan 5.000 euros, que te captan todos los detalles, para que luego los elimines? Por evitar esos retoques a mi me ha pasado de todo con los retratos, pero quien va a formar parte de mi galería ya conoce mi estilo, incluso una gran artista me dijo ‘tú hazme la foto pero luego no me la enseñes’”.

 

No sólo de retratos viven las cámaras de Pepe Castro. Tres de los cuatro libros que ha publicado hasta el momento muestran las tradiciones más toledanas: Corpus Christi, Semana Santa y conventos de clausura. “Todas las tradiciones son muy fotografiables, el Corpus en concreto da mucho juego, es de una gran vistosidad. Además, me gusta trabajar en la calle, incluso cuando hago retratos prefiero que sea fuera de mi estudio. Lo monto improvisadamente en un camerino, en la casa de un actor, en un restaurante… me pone las pilas no tenerlo todo controlado, la complejidad me motiva”.

 

No le asustan los problemas. Y no son pocos los que ha habido que afrontar en estos años de crisis. “Ha sido durísima también para los fotógrafos, pero he logrado vivir honestamente de lo que me apasiona. Y siempre pienso que lo mejor está por llegar”.

 

OBRA DE PEPE CASTRO

Pepe Castro ha publicado hasta el momento cuatro libros de fotografías, tres de ellos vinculados con Toledo, su patrimonio y sus tradiciones.

–‘PENITENTES’ (2011). Un centenar de fotografías a gran formato de la Semana Santa toledana, con textos de Félix del Valle. Imágenes captadas durante cuatro años. Ed. DB Comunicaciones

–‘IN CORPUS’ (2013), imágenes de la procesión del Corpus Christi toledano seleccionadas de cuatro años de trabajo. Algunas de estas imágenes se publican en el reportaje “El espectáculo del Corpus” de este número de la revista. Ed. DB Comunicaciones

–‘FACES BOOK’ (2015). Editado por Anaya, en la colección Photoclub, recoge una selección de 80 retratos de personajes destacados de la vida social y cultural española.

–‘VIDA INTERIOR’ (2016). Retratos en la intimidad del convento de clausura de Las Jerónimas de San Pablo, en Toledo. Texto de Roberto Jiménez Silva. Ed. DB Comunicaciones.