PECES BATE EL RECORD EN EL CAMPEONATO DEL MUNDO

El deportista de Velada se proclamó el 1 de agosto en Eslovaquia Campeón del Mundo de Cuadriatlón en distancia sprint. Y lo hizo batiendo el record mundial de la prueba.

 

Cuando el lunes 3 de agosto, dos días después del campeonato, Enrique Peces García llegó a primera hora al madrileño hospital de Alcorcón donde trabaja como médico residente de traumatología, todos los compañeros le estaban esperando para abrazarle. “Estoy muy contento. Ha sido una gran sorpresa”, señala él; aunque en su entorno deportivo muy pocos dudaban de sus posibilidades en este deporte.

 

No solo ha ganado el durísimo Campeonato del Mundo de Cuadriatlón en distancia sprint, es que ha realizado los 750 metros de natación, los 20 kilómetros de ciclismo, los 4 de piragua y los 4 kilómetros de carrera a pie en menos tiempo que ningún otro deportista lo había hecho hasta ahora: 1 hora, 15 minutos y 30 segundos. Y con una remontada apabullante tras terminar “regular” en la primera prueba de natación. El 22 de agosto en Polonia tiene otra cita en el Campeonato Mundial de media distancia -donde él destaca en cuadriatlón- y el 30 de agosto, en el Campeonato Mundial de Hungría.

 

Con el triunfo de Samorín (Eslovaquia) ha pasado de la octava a la tercera posición en la clasificación general mundial de cuadriatlón. Y solo lleva un año compitiendo en este deporte. Comenzó el verano pasado, cuando le invitaron a participar en el Campeonato de España celebrado en Santoña, que ganó.

 

Su clave es la organización. “Desde pequeño me apuntaba a un bombardeo”. Ahora compatibiliza la medicina con el deporte de alto nivel

 

En 2012 ya había ganado el Campeonato nacional de Triatlón. Sumar a este deporte triple una cuarta prueba como la piragua era toda una tentación para Enrique Peces, el palista que en 2005, en Australia, ya fue campeón del mundo en categoría junior y durante tres años se dedicó profesionalmente al piragüismo. “Hacerlo a alto nivel requiere dedicación al 100% y yo quería estudiar Medicina porque también es algo que me encanta”.

 

Así que en estos 10 años ha compaginado el deporte con la universidad y, ahora, con el trabajo como traumatólogo en el hospital. Está convencido de que la actividad física facilita el desarrollo de la mental y viceversa. La clave para encontrar tiempo para todo, y hacerlo bien, es para él la organización. Siempre lo ha sido. “Desde que era muy pequeño me apuntaba a un bombardeo: hacia deporte, música, pintura, jugaba al ajedrez… Y ahora cuando no trabajo estoy entrenando, porque el deporte también es para mí una forma de vida”.

 

En 2005, en Australia, fue campeón del mundo de piragüismo en categoría junior. Diez años después vuelve a ser el mejor en la cuádruple prueba

 

Entrena en la Casa de Campo de Madrid, aunque sigue perteneciendo al club de piragüismo Talak de Talavera, donde empezó cuando tenía 11 años con Luis Brasero, actual seleccionador nacional de piragüismo. “El club es mi casa y aunque no pueda entrenar allí porque ahora estoy en Madrid, siempre estaré con ellos”, señala. En Velada están encantados con su campeón.

 

En 2006, tras ganar el Mundial de Piragüismo, fue pregonero de las fiestas de su pueblo, donde viven sus padres y sus amigos y adonde él se escapa siempre que puede. Y este año volverá a serlo. “Allí siempre me han apoyado como han podido”. Así que los cuenta entre sus patrocinadores, junto a la empresa de productos hospitalarios Serhosa y OID, la organización impulsora de discapacitados de Talavera.