Pablo Costilludo, el arte en piedra

La piedra y Pablo Costilludo hacen buena pareja artística. La creatividad del artista, las manos del artesano y la fuerza de la materia esculpen una destacada obra desde hace cuatro décadas

Pablo Costilludo tallando en Farcama

Pablo Costilludo tallando en Farcama

Pablo Costilludo (Madridejos, 1954) tiene estos meses un pie en su taller de Consuegra y otro en la isla Bioko, en Guinea Ecuatorial, donde trabaja en la restauración de la iglesia Santa Teresa de Bososo, construida por los españoles en los años ‘50.

 

Si sus pies van donde les lleve el trabajo, sus manos siempre están en el mismo sitio: sobre piedra, la materia con la que lleva más de cuatro décadas trabajando como cantero, escultor, tallista, maestro artesano, restaurador… “Pero lo que más me gusta es la escultura, reconoce Pablo. La cantería la he ido abandonado un poco, en primer lugar porque con la crisis han caído mucho los encargos, como los de heráldica, que tuvieron una época muy buena; y, además, la cantería es muy dura. Ahora me estoy dedicando más a la restauración, y en cuanto puedo, a mis propias obras. Me siento más cómodo cuando la obra es creatividad mía que cuando copio por encargo. Pero hay que compaginarlo todo”.

 

Lo más novedoso de su obra escultórica se puede ver estos días en la Feria de Artesanía de Castilla-La Mancha (en Toledo, del 7 al 16 de octubre). “Aunque yo no puedo estar este año en Farcama por mi trabajo en Guinea, sí se exponen algunas piezas de la serie ‘África’, que supone un cambio radical en mi obra; y me encanta, he metido color y estoy muy contento, de hecho está teniendo mucho éxito. Este cambio radical me lo ha inspirado mi estancia en Guinea Ecuatorial, por sus colores, su naturaleza, la forma de vivir de la gente… allí te tienes que inventar lo que estás buscando porque no existe, te tienes que adaptar a algo viejo que encuentres, aprovechar cualquier recurso, porque es la selva y hay lo que hay. Me está aportando mucho mi experiencia en Guinea”. (Restaura los vía crucis y murales de la iglesia, además de la imagen de Santa Teresa).

 

Seguir leyendo...