PABLO BELLIDO, PRESIDENTE DE LAS CORTES DE CASTILLA-LA MANCHA

 

Nació en la Línea de la Concepción en 1976; pero a los 16 años el trabajo de su padre desplazó a la familia hasta Azuqueca de Henares, por eso hoy se considera “tan andaluz como castellano-manchego, tan guadalajareño como gaditano, tan linense como azudense”, algo que no solo le parece compatible, también “muy rico poder ser de todos los sitio donde uno tiene gente a la que quiere. Yo no puedo pasar todos los años sin estar al menos una semana en Cádiz, ni quiero”, dice.

Licenciado en derecho, fue alcalde de Azuqueca dos legislaturas, las que se planteó como máximo, diputado en el Congreso, secretario general del PSOE de Guadalajara y ahora Presidente de las Cortes de Castilla-La Mancha. Aguantó una feroz campaña política en la época de la presidencia de Cospedal

Seguir leyendo… »

(Guadalajara era la provincia que la había dado el gobierno en 2011) pero sirvió de poco porque en 2015 el PP quedó con un diputado menos que PSOE y Podemos, al igual que ocurrió en Toledo, y perdieron la mayoría. En 2019 la candidatura encabezada por Bellido obtuvo 3 diputados por 1 el PP y 1 Cs. En las generales de noviembre, aún siendo el PSOE el partido ganador, este partido ha obtenido un diputado al igual que Vox, que fue el segundo más votado, y que el PP.

Aficionado a la poesía tiene en Pedro Salinas al poeta que más me le ha motivado, considera Presagio su gran obra; pero también le gusta Alberti y su Marinero en tierra,   Lorca y Machado, “más Lorca que Machado pero me gusta el humanismo de éste y me gusta mucho Miguel Hernández, dice hablando de poetas del siglo XX con más influencia en su vida, aunque también le encanta el siglo de oro, Quevedo, Garcilaso de la Vega, San Juan de la Cruz.

También el fútbol está entre sus aficiones, pero aquí su corazón se le parte en más trozos “me gusta, del Cádiz, del Azuqueca y el Madrid. También tengo mucho cariño al Rayo», asegura. Lo que no ve son series, carece de Netflix y dice no tener tiempo. Por el contrario al cine procura ir una vez por semana, le gusta el cine americano, aunque también señala al argentino y al inglés y recomienda vivamente la última película de Almodóvar “me parece excepcional, con un Antonio Banderas espectacular, el mejor Antonio Banderas que he visto nunca”.

 

En la región, porque la sociedad lo demanda, hay un microclima de entendimiento, forjado entre todos, que tenemos que intentar apuntalar

 

AQUÍ: Usted juró el cargo ¿es religioso?

PABLO BELLIDO: Si, soy creyente, soy católico.

AQUÍ: ¿Por qué la iglesia se radicaliza tanto en torno a la enseñanza privada?

P.B.: Es un fenómeno nacional, no es mundial, aunque evidentemente, como en todas las religiones, uno de sus fundamentos es el proselitismo, enseñar la religión, y por tanto tienen esa vocación. Yo, que soy defensor de la escuela pública, entiendo que haya centros concertados y creo que hay que darles facilidades, y lógicamente a los privados, sin menoscabo de la apuesta inequívoca por la enseñanza pública que es la que debe prevalecer. Yo estudié en un colegio salesiano y, en fin, no me ha ido mal.

 

AQUÍ: ¿Conseguirán consensuar en esta legislatura los principales retos: la desigualdad, la despoblación, el agua…?

P.B.: Es posible porque la sociedad lo demanda y por tanto hay un microclima de entendimiento, forjado entre todos, que tenemos que intentar apuntalar.

 

AQUÍ: ¿Ha encontrado la fórmula para establecer el llamado “escaño Ciudadano”?

P.B.: Lo del escaño ciudadano, que copiamos racional e intelectualmente de la comunidad europea, puede ser una fórmula; pero puede ser cualquier otra. Lo que tenemos que intentar es articular mecanismos de participación para que las demandas de la ciudadanía se plasmen en medidas legislativas.

 

 

AQUÍ: Cuando tomó posesión de la presidencia citó a Machado y su frase “dos y dos sean necesariamente cuatro, es una opinión que todos compartimos, pero si alguien piensa otra cosa, que lo diga” .¿Usted se ha salido alguna vez del guión?

P.B.: No tengo una mentalidad científica, aunque si racional; cuando utilicé esa cita quería decir que todo el mundo tiene derecho a expresar su opinión y la obligación de escuchar la de los demás. A través del diálogo y la búsqueda de acuerdos podemos crecer más. Y que no tenemos que venir al parlamento a imponer nuestras ideas, a pesar de que todos pensamos que nuestra visión de la realidad es la correcta. Eso no significa que no existan verdades científicas y verdades absolutas, porque sí existen.

 

AQUÍ: Ustedes han posibilitado que los parlamentarios vuelvan a cobrar el sueldo que les quitó Cospedal, en realidad se lo quitó a la oposición puesto que los parlamentarios del Gobierno de una manera u otra cobraban del erario público. Restituirlo es una acción de justicia o se han asegurado una cierta tranquilidad en el parlamento.

P.B.: Pienso que los representantes de los ciudadanos, solo 33 representantes para dos millones de personas, deben de tener una retribución razonable y me parecen una inmoralidad que en la época de Cospedal se hicieran recortes de este tipo, porque eran recortes a la democracia, recortes al control que la oposición hacía al gobierno. Esto solo pasaba en Castilla-La Mancha.

 

AQUÍ: Cospedal gastó mucho dinero público en financiar medios de comunicación en continua campaña contra usted y montó un entramado jurídico del que finalmente resultó absuelto ¿Qué temían?

P.B.: Perder las elecciones en la provincia de Guadalajara. El PP consiguió gobernar en Castilla-La Mancha en virtud de una gran diferencia de votos en esta provincia. A la vez que se producía eso y nos ganaban en las autonómicas de manera abrumadora, en Azuqueca, que es un municipio en el que el voto ideológico es más conservador que progresista el PSOE obtuvo mayoría absoluta. Lógicamente éramos un objetivo que decidió una persecución muy poco vista en otros territorios. En Castilla-La Mancha no fui yo el único, el propio presidente García Page, como alcalde de Toledo, tenía prácticamente a diario episodios fantasmagóricos en algunos medios, parecía que se estaba cayendo la ciudad cuando era todo lo contrario, estaba mejorando. Fue una manera de hacer política, creo que profundamente antidemocrática, que ha sido castigada por la ciudadanía.

 

AQUÍ: Esa persecución ¿es agua pasada o siempre queda algo?

P.B.: No sabría contestar del todo, creo que según va pasando el tiempo va aligerándose esa carga, genera una desconfianza de determinadas situaciones y, sobre todo, una prevención intelectual cuando escuchas que alguien ha sido demandado, sobre todo si es por el contrario político. Cuando se mancilla la imagen de un político es muy difícil la restitución. Evidentemente algún poso deja y no solamente por la crueldad de Cospedal, de su sistema, el cospedalismo, no solamente por la inmoralidad de la demanda, disparatada, a veces también por la falta de apoyo de algunos compañeros. Sobre esto me gustaría destacar que si yo estoy aquí es por qué el presidente, García Page, me apoyó sin fisuras, no solamente confiando en mi sino haciendo una ostentación permanente de su confianza en mi persona y eso hace que, 5 años después de aquello, siga en la política activa a pesar de que he tenido de manera muy recurrente la idea de dejarla.

El PP tenía 9 concejales y 6 o 7 me han pedido perdón y me han reconocido en privado que aquello era un montaje y un disparate. Era una campaña orquestada y fue duro que un juez admitiera una cosa tan descabellada y estuviera un año tramitando un proceso que no tenía contenido, eso hace que yo mire en muchas ocasiones los procesos judiciales con mucha atención y muchas dudas sobre los mismos.

 

AQUÍ: Ya tenían antecedentes con el incendio de Guadalajara ¿qué pasa en la judicatura de Guadalajara?

P.B.: Es una muy buena pregunta que no debo responder; pero pasan cosas en Guadalajara que no pasan en otros sitios. La justicia, como la política, como otras actividades, como el clero, está formada por personas y por tanto allá cada uno con su conciencia. Lo que puedo decir es que el proceso judicial por el incendio de Guadalajara estuvo plagado de cosas muy extrañas y la tramitación de la denuncia del PP que llevó a un año de instrucción y luego a su archivo fue disparatada desde la admisión hasta el tiempo transcurrido en ese trámite. El drama es que no hubo instrucción, solamente toma de declaraciones. En ese año influyó en dos procesos electorales, que es lo que pretendían.

 

AQUÍ: Qué piensa de la situación, un tanto extraña, de que ahora sea el parlamento regional quien de un sueldo de chofer al que entonces era consejero de Presidencia de Cospedal, Leandro Esteban.

P.B.: El sueldo es por un puesto de asesor que lo hemos denominado en esta legislatura administrativo/conductor al objeto de que si alguno hace funciones de conductor de los portavoces de los grupos parlamentarios tenga cobertura en el seguro de las Cortes. En esto tengo que ser muy respetuoso, el PP decide a quien contrata con los recursos que son de todos; pero son decisiones que les competen a ellos y si han pensado que tienen que contratar a Leandro Esteban pues yo lo respeto.

 

AQUÍ: Hace poco llamó desalmados a Vox ¿se dejó llevar por el momento o es algo interiorizado?

P.B.: No tengo nada personal contra los líderes de Vox, al contrario, tengo amigos que militan en Vox, que votan a Vox, pero rechazo de plano cualquier agresión que se haga a niños, cualquier discriminación que se haga a las mujeres por el mero hecho de ser mujer o cualquier comentario xenófobo. Por eso los discursos que fomentan la intolerancia, que quiebran la convivencia y que se producen con el objetivo de que haya desigualdad hay que rechazarlos. En concreto, en el marco del día internacional de los derechos de los niños y de las niñas me pareció propiciatorio de cómo Vox tiene la falta de alma, la falta de corazón para señalar a los niños y niñas que han nacido en otros países y que se encuentran sin padres y sin protección en nuestro país. Pedir que España se salga de la convención de los derechos de la infancia, que es de lo mejor que ha hecho en la historia de la humanidad el conjunto de las naciones unidas, es despiadado y no merece calificativo menor que desalmado.

 

Todo el mundo sabe jugar al poker con las cartas boca arriba

 

AQUÍ: Ve riesgo de retroceso en los derechos del colectivo LGTBI. ¿En que se basa?

P.B.: En corrientes de opinión, canalizadas en torno a Vox en España y a otros partidos de ultraderecha en otros países, que pretenden volver a marginar al colectivo LGTBI, también a las mujeres, y volver a instaurar una práctica social en la que el hombre tenga preeminencia, tenga más derechos y más oportunidades. El colectivo LGTBI ha conseguido en España probablemente más que en ningún otro lugar del mundo en el marco de los derechos y también se está avanzando mucho en el marco de la realidad y de la convivencia y creo que deberíamos hacer todos lo posible por apuntalar esta integración, esta igualdad. No podemos permitirnos ser desiguales, pero debemos convivir con la diversidad y la diferencia.

 

AQUÍ: ¿Después de las elecciones de abril quien se equivocó, Pedro Sánchez o Pablo Iglesias?

P.B.: El PSOE ganó las elecciones y el único gobierno posible era y es uno presidido por Pedro Sánchez, y si no la alternativa era y sigue siendo convocar elecciones. No hay un presidente alternativo porque no sumarían de ninguna manera, por tanto si vuelve a haber elecciones entiendo que será porque el resto de partidos políticos obliga a ello. Otra cuestión es cómo es Presidente, pero que es el único posible no cabe ninguna duda, y en el cómo yo tengo mis predilecciones, como todo el mundo, y desde luego no tienen que ver con depender de los independentistas, porque me parece que es malo para la igualdad y para un sistema político que nos ha traído muchos avances en España. Ahí habrá que ver la generosidad del resto de fuerzas políticas para evitar que España dependa de los que quieren quebrar la unidad del país y la solidaridad.

 

AQUÍ: Hay veces en los Plenos de las Cortes que uno tiene la sensación de que se habla más de Cataluña que de Castilla-La Mancha ¿Por qué cree la oposición que pueden hacerles más daño hablando de esa comunidad que de esta región?

P.B.: Porque confían poco en los asuntos de Castilla-La Mancha, consideran que simplemente somos una parte del territorio nacional, y eso es así; pero somos mucho más, tenemos nuestras aspiraciones, nuestros anhelos, tenemos nuestras necesidades, nuestros problemas y demandas y tenemos un gobierno que tiene que resolver los problemas de la región. Cuando no encuentran la manera de hacer oposición al gobierno de Castilla-La Mancha buscan hacérselo a través de políticas que son ajenas a las decisiones que toma el presidente de Castilla-La Mancha. Me parece frustrante como Presidente del Parlamento autonómico que estemos privando a los ciudadanos de asuntos que son propios de nuestras obligaciones para hablar de cuestiones de las que pueden hablar otros representantes políticos que han sido elegidos para ello.

 

AQUÍ: Guadalajara es una de las provincias más afectadas por el problema de la despoblación ¿tiene eso solución o es ir contra el signo de los tiempos?

P.B.: Tiene soluciones, mejorando las infraestructuras, las telecomunicaciones y los servicios públicos , si se abre un colegio con 4 niños, como pasa en algunos lugares de Castilla-La Mancha, es más fácil que los padres se queden en los pueblos que si, como ocurre en Castilla-León, hacen falta 12. Hay respuestas que se están poniendo encima de la mesa y luego hay una cosa muy importante, y en esto copio a la alcaldesa de Sigüenza, tenemos que empezar a discurrir un discurso más positivo del mundo rural, en el que se vive muy bien y tiene muchas ventajas.

 

AQUÍ: Usted nació con la democracia, en abril de 1976. Ese año se aprobó el Proyecto de Ley para la Reforma Política. ¿Su generación y posteriores son conscientes de dónde veníamos?

P.B.: Soy una persona muy interesada por la historia, muy preocupada por lo que sucedió en Europa y por supuesto en España en el siglo XX y tengo que decir que el fenómeno de la transición política en España es de los procesos políticos que más admiración intelectual me producen. Cuando algunos proselitistas del rupturismo hablan del régimen del 78 con saña y con desprecio desconocen e ignoran lo absolutamente heroico que fue reunir, concitar a dos Españas que estaban absolutamente de espaldas. Todos hicieron un esfuerzo impresionante; evidentemente porque había una demanda social. Juzgar las decisiones sin considerar el contexto en que se toman me parece muy injusto. Evidentemente todo el mundo sabe jugar al póquer con las cartas boca arriba.

 

Algún poso deja y no solamente por la crueldad de Cospedal, por su sistema, el Cospedalismo, a veces por la falta de apoyo de algunos compañeros

 

AQUÍ: Sin embargo se ha necesitado todo ese tiempo para sacar al dictador de su faraónica cripta. ¿Ha habido miedo?

P.B.: No. Podría haber sido antes pero se ha hecho cuando se ha pedido. Somos un país extraordinariamente positivo que teníamos una deuda con nuestro pasado que se ha ido resolviendo como se ha podido. No solamente quiero defender la decisión del gobierno actual de hacer esto sino recordar se hace porque hay una ley de Memoria Histórica, que ya tiene 12 años, una decisión del parlamento español, sin votos en contra, para que esto se produjera, por cierto antes de que gobernara Pedro Sánchez, y luego ha habido un gobierno valiente que ha dado el paso y ha sido respaldado por la administración de justicia. Es verdad que se podía haber hecho antes, pero el país ha estado haciendo cosas más importantes, no ha estado haciendo seguidismo del franquismo, el país no ha parado de darle la vuelta como un calcetín a todas las políticas del franquismo.

.

AQUÍ: Además de la poesía, qué otra literatura le gusta.

P.B.: También me gusta el ensayo y la novela. El escritor que más me ha gastado ha sido Goethe y en general el romanticismo es lo que me deja huella, lo que se me fija en el corazón y yo tengo un alma romántica. Entre los autores actuales me gusta mucho Almudena Grandes, a la que he leído todo, la tengo mucha admiración y afecto personal, creo que es una de las grandes escritoras actuales y El corazón helado me parece que es su gran obra. Aquí también tendría que citar a Quevedo, es el gran autor, completísimo en todos los sentidos, y El Buscón es la obra más original escrita en castellano, incluso por encima de El Quijote, que me encanta también.

 

AQUÍ: Es licenciado en derecho por la universidad de Alcalá de Henares. ¿Qué le atrajo de esa carrera?

P.B.: Yo había pensado estudiar políticas y en mi casa me dijeron que estudiara derecho, me llevaron por ese camino y allí que me vi. Es una carrera interesante, te da perspectiva de país, normativa, para mi fue una carrera sencilla porque tengo facilidad para memorizar.

 

AQUÍ: ¿Fue buen alumno?

P.B.: En la carrera si, en el instituto no. Había asignaturas donde sacaba sobresalientes, historia, literatura y asignaturas en las que iba muy mal, como inglés, latín, dibujo. Sigo teniendo una gran incapacidad para comprender los dibujos y los idiomas me cuestan mucho.

 

AQUÍ: Recomiénde un lugar donde ir los próximos días de vacaciones por la provincia de Guadalajara.

P.B.: Muchísimos, eh!. Voy a recomendar que desde Sigüenza se conozca dos partes naturales que están muy próximos, el parque natural de la Sierra Norte, que como casi todo tiene en el otoño su mejor época, sobre todo si se sube hasta el hayedo de la Tejera Negra, aunque ya empieza a hacer mucho frio, y el parque natural del rio Dulce que está muy cerca de Sigüenza. Uno puede disfrutar de la ciudad medieval más importante y más bonita de España, próxima a Madrid, y de dos parques naturales.

 

AQUÍ: Ya de paso recomiéndenos una música ara ir escuchando en el coche en ese viaje.

P.B.: Recomiendo Chopin, pero por no parecer un snob diré que me gustan mucho los cantautores, Luis Eduardo Aute, Sabina, Silvio Rodríguez y Rozalén, una mujer valiente a la que debemos mucho y que es de Castilla-La Mancha y que está viviendo con mucha crudeza las críticas de la ultraderecha por ser feminista y defender la igualdad.

 

    

Francisco José Gómez Herruz

Latest posts by Francisco José Gómez Herruz (see all)