Cuatro toledanos en lo más alto del pádel mundial

 

Noemí Aguilar, de Torrijos; Andrés Fernández Lancha, de Toledo y Claudia Fernández, de Ventas de Retamosa, se acaban de proclamar campeones del mundo de pádel en categoría infantil. También Claudia y su pareja, una cuarta toledana de Valmojado, Marta Arellano, han sido subcampeonas del mundo. Todos viven, se iniciaron en este deporte y entrenan en la provincia de Toledo, pero están federados y compiten por Madrid. Castilla La Mancha está perdiendo su talento y sus éxitos.

 

 

Noemí, Marta, Andrés y Claudia forman parte de la potente élite española de menores jugadores de pádel que ha situado a España en lo más alto del ranking internacional en categorías inferiores, tras el XII Mundial celebrado en Castellón entre el 14 y el 19 de octubre. Los cuatro toledanos están entre los mejores del mundo y no pueden estar más felices estos días. Las tres chicas tienen 13 años y este es su primer año en sub-14; Andrés tiene un año más y esta es su segunda temporada en esta categoría.

 

“Estoy muy contenta. Al principio ni me lo creía porque había bastante nivel y no lo asimilaba. Y ahora dices ¡ahí va!, que sí que lo he conseguido. Es una sensación muy rara”, cuenta Noemí Aguilar, que ya fue campeona del mundo sub-12 hace dos años. Y ahora ha sido doble campeona mundial: ha ganado en la modalidad open por parejas junto a la madrileña Claudia Jensen y fue también la mejor del mundo por equipos con la selección española. Noemí y la catalana Ana Gascó jugaron por España como sub-14 en la final contra Argentina y la ganaron por 6-0, 6-2, sumando su triunfo al de las parejas femeninas de sub-16 y sub-18.

 

Claudia Fernández Sánchez también ha formado parte de la selección nacional en el mundial de Castellón y tiene su título de campeona del mundo por equipos. Ha sido además subcampeona por parejas con la también toledana Marta Arellano. “Fue alucinante, una de las mejores experiencias que he tenido, ni me lo podía imaginar”. Claudia y Marta forman una prometedora pareja desde que tenían 8 años y ya la pasada temporada, en su último año en sub-12, se hicieron con los principales torneos del circuito nacional, incluyendo el campeonato de España y el Master de España. “A las dos nos gusta mucho jugar, conseguimos objetivos y nos lo pasamos muy bien”. Por eso cree Marta que ambas han llegado a ser tan buenas en este deporte.

 

También a Andrés Fernández Lancha le ha costado hacerse a la idea de que es el mejor jugador de padel sub-14 del mundo por parejas, junto al malagueño Marcos González. “La verdad es que me lo empiezo a creer ahora porque la primera semana era muy raro, no lo asimilaba bien. Y ahora ya, no sé… tampoco se me sube a la cabeza, pero…” , sonríe con timidez. En su clase de lengua de 3º de la ESO, en el instituto Universidad Laboral de Toledo, le recibieron con un gran aplauso cuando volvió del campeonato. “No sé cómo se habían enterado, pero lo sabían todos”.

 

Los cuatro son, viven, estudian, se iniciaron en el pádel, entrenan y pertenecen a clubes de la provincia de Toledo, pero los cuatro están federados en Madrid y compiten por esta comunidad. “Yo estoy federada en Madrid porque cuando empecé a competir en Castilla La Mancha no había muchas niñas haciéndolo y no suele haber muchos torneos, y a mí me interesa competir todos los fines de semana porque en el momento que te paras te vienen por detrás”, explica Noemí Aguilar.

 

Por eso, por el nivel competitivo, pero también por las ayudas que reciben en la federación madrileña de pádel y las distancias a la hora de desplazarse (les resulta más fácil llegar desde Toledo a cualquier punto de Madrid que ir a otras ciudades de la región) son otros motivos que señalan los cuatro.

 

“Tenemos el problema de la extensión de la comunidad, de la poca población, de tener menos torneos y, además, de tener federaciones colindantes muy potentes, unas amigas, como la valenciana y la catalana que nos ayudan mucho, con patrocinadores, a ir a torneos o pagar inscripciones cuando nosotros no llegamos, y otras que son abiertamente hostiles como la madrileña. Nosotros teníamos un programa de tecnificación para menores muy bueno, pero si vamos sacando niños y se los llevan… Si una federación le paga a un niño 600€ anuales en becas y etc… Es inviable para nosotros”, lamenta José Nieto, el presidente de la federación regional de pádel, con sede en Albacete.

 

Seguir leyendo... Seguir leyendo… »

 

“Estamos luchando contra una federación que tiene más de un millón de euros anuales de presupuesto; la nuestra, 44.000. Para nosotros crecer es muy complicado”. Nieto lamenta el poco respaldo que reciben del Gobierno regional, que les aporta 20.000 euros al año.“El deporte federado está siendo maltratado desde 2012 en Castilla La Mancha y estamos en el furgón de cola. Si en 2009 repartieron 1.900.000 euros entre 30 federaciones, ahora hay 1.100.000 para 44. Ahora van a aprobar una ley de mecenazgo para el patrocinio de la cultura, ¿por qué no pueden hacer algo así para financiar el deporte?” , pregunta.

 

Tampoco ayuda, señala el presidente, la ley regional del deporte, “que es un horror. Se aprobó en el último pleno de la señora de Cospedal en 2015, teniendo en contra a todas las federaciones. El PSOE dijo que la iba a derogar en cuanto llegara al gobierno, pero no ha cambiado ni una coma”. El pádel es uno de los deportes más practicados en Castilla La Mancha, aunque la federación regional apenas tiene 520 licencias (unas 300 para competir a nivel nacional). Entre sus principales logros: los programas de tecnificación de menores y tener a la selección regional de menores entre los 8 equipos de primera división.

 

NOEMÍ AGUILAR

 

Es de Torrijos y allí vive y estudia 2º de la ESO. En su pueblo una de las 5 pistas de pádel del complejo municipal lleva su nombre desde que fue campeona del mundo sub-12. Empezó a jugar cuando tenía 4 años, con sus padres. Y cuando tuvo que elegir entre el ballet y el pádel, lo tuvo claro: “Creo que tomé una buena decisión”.

 

“Pienso que todos mis golpes son buenos, no creo que tenga uno mejor que otro, pero me dicen que lo mejor que tengo es la pegada, porque tengo mucha fuerza. Y creo que tengo que mejorar la cabeza, porque a veces me enfado por una bola tonta”, nos dice. Muy buena estudiante, quiere ser psicóloga deportiva “para ayudar a la gente a concentrarse o si tienen algún problema”. Entrena en el Illescas Padel Club dos horas, dos días a la semana, y compite casi todos los fines de semana; así que lo que más le cuesta es renunciar a tener más tiempo para estar con sus amigas y ver series.

 

ANDRÉS FERNÁNDEZ LANCHA

 

Aprendió a jugar al pádel con su padre, que es profesor de este deporte, y desde hace unos años entrena en el club Monteverde de Toledo. Su entrenador, Mario Zamora, destaca de él que “en los momentos más complicados, no le tiembla la mano para jugarse una bola” y, también, sus remates. Entrena físico tres o cuatro días a la semana y dos pádel, y los pocos fines de semana que no compite los dedica, también, a entrenar.

 

Con 14 años, en el próximo Máster de Madrid jugará como cadete, una categoría superior a la suya, y la próxima temporada tendrá como pareja a EneKo Arija, número 1 del ranking FEP infantil. Sus jugadores preferidos de pádel son los argentinos Fernando Belasteguin y Sanyo Gutiérrez. Él también quiere ser jugador profesional de pádel y estudiar Ciencias del Deporte para ser profesor. Le gusta también jugar y ver baloncesto y tenis.

 

CLAUDIA FERNÁNDEZ SÁNCHEZ

 

Le encantaba jugar al pádel con su familia desde que era muy pequeña y con 6 años ya estaba en el club La Nava de Valmojado, donde sigue entrenando. Estudia 2º de ESO y de momento solo se plantea ser jugadora profesional de pádel. “Me encanta jugar y competir y también la gente que conoces y los viajes”. Pareja de Marta Arellano desde los 8 años, cree que ha llegado a ser tan buena “porque tengo mucha cabeza, pienso mucho las cosas y soy muy tranquila”. Su jugadora preferida de pádel es Alejandra Salazar y su próximo gran objetivo: ganar el Máster de Madrid.

 

 

MARTA ARELLANO

 

 

Con seis años iba a clases de tenis con su padre, pero a los ocho se pasó al pádel para conocer a otros amigos. Y desde entonces entrena en el club La Nava de su pueblo, Valmojado, tres días a la semana y uno más con la selección de Madrid. El años pasado en sub-12 y con Claudia ganó buena parte de los torneos más importantes del país. Quiere ser médico-forense y aprovecha casi todos los ratos libres que tiene para estudiar, pero también le gusta estar con sus amigos y ver fútbol y tenis.

 

 

    

Latest posts by Pilar Palop (see all)