Ocho destinos naturales de 10

No es preciso salir de Castilla-La Mancha en busca del paraíso. De norte a sur y de este a oeste, los 79.463 km2 del territorio regional atesoran un ingente patrimonio natural y una rica biodiversidad. Dos parques nacionales, 7 parques naturales, 22 reservas naturales, 6 reservas fluviales, 24 monumentos naturales y 48 microrreservas forman parte de la Red regional de Áreas Protegidas. Hemos elegido ocho destinos que no hay que perderse antes de que acabe el año.

Parque Nacional de Las Tablas de Daimiel

 

PARQUE NACIONAL DE CABAÑEROS

Entre las provincias de Toledo y Ciudad Real se esconde el bosque mediterráneo mejor conservado de Europa. En la mitad norte, las sierras, repletas de alcornocales, rebollares, o robles melojos y jaras. Al sureste, las rañas: 8.000 hectáreas salpicadas de encinas y quejigos donde disfrutar de cerca del espectáculo de la berrea en otoño.

 

El invierno es perfecto para observar el águila imperial y real, el aguilucho pálido y el esmerejón y buitres leonados y negros, que tienen en este parque uno de los lugares de cría más importantes del mundo. Los tres centros de interpretación, los museos locales y multitud de empresas de multiaventura de la zona ofrecen actividades para todos los gustos: desde recorridos a caballo a jornadas de supervivencia. Parte del área visitable del parque es de acceso restringido y debe recorrerse a través de rutas guiadas en 4×4 que pueden reservarse online en: visitacabaneros.es ó en el tfn: 926 77 53 84. Se pueden hacer otras rutas por libre en bici o a pie (solo una, por Gargantilla, es guiada y previa reserva en el tfn: 926 78 32 97, aunque es gratuita).

 

 

PARQUE NACIONAL TABLAS DE DAIMIEL

Las Tablas de Daimiel, donde confluyen los Ríos Cigüela y Guadiana, conforman uno de los humedales más importantes de Europa. Después de años en estado crónico han recuperado su antiguo esplendor como una zona distinta, sorprendente y espectacular en medio de la llanura manchega. Un paraíso para las aves y para los amantes de la naturaleza accesible para todos. Cuenta con tres itinerarios de muy fácil tránsito para visitarlas: El Rojo por la laguna Permanente de kilometro y medio de longitud.

 

El Amarillo un trayecto circular que suele ser el más visitado de dos kilómetros y medio por la llamada isla del Pan, punto más alto en el que se puede observar gran parte de Daimiel desde un mirador. El Azul, el de más largo recorrido, 4 kms con una duración aproximada de 2,5 horas, por la torre de Prado Ancho. Este itinerario no es recomendable durante las épocas de poco agua. A las Tablas se llega o bien cogiendo un carreterín asfaltado de 10 kms que sale desde Daimiel o cogiendo otro también de 10 kms y asfaltado que sale de Villarrubia de los Ojos. Ambos van a parar al Centro de Visitantes.

 

PARQUE NATURAL LAGUNAS DE RUIDERA

Consideradas por los viajeros como una de las “7 Maravillas Naturales de España’, las Lagunas de Ruidera -entre las provincias de Albacete y Ciudad – son el tercer destino turístico más visitado de la región. En verano atraen por el excelente baño que ofrecen, pero en invierno pueden recorrerse a pie o en bicicleta y disfrutarlas con más tranquilidad.

 

A lo largo de 25 kilómetros van serpenteando quince lagunas, a distintas alturas, lo que provoca en ocasiones hermosas cascadas y saltos de agua a través de las barreras tobáceas que las separan. Los primeros manantiales que emanan forman la laguna Blanca, hasta llegar a las lagunas bajas (Cenagosa, Coladilla y Cueva Morenilla) y el Pantano de Peñarroya. Entre medias: Lagunas Tomilla, Conceja, San Pedra, Tinaja, Redondilla, Lengua, Batana, Salvadora, Santo Morcillo, Colgada y Laguna del Rey; estas dos últimas son las mayores, con profundidades que pueden alcanzar los 15 ó 20 metros. Una de las visitas turísticas más interesantes que se pueden hacer dentro del Parque Natural de la Lagunas de Ruidera es a la Cueva de Montesinos, con formación de estalactitas y estalagmitas, geodas y afloraciones de minerales. Tiene unos 80 metros de profundidad y en su interior hay un pequeño río. Se organizan visitas guiadas.

 

Parque Natural de Las Lagunas de Ruidera

LOS CALARES DEL RÍO MUNDO Y LA SIMA

En poco menos de 20.000 hectáreas delimitadas por las sierras de Alcaraz y del Segura (Albacete) se concentran en este Parque Natural bosques, cumbres, ríos, hoces, grutas… El espléndido salto de agua, con una caída de más de 80 metros, con el que nace el río Mundo es la imagen más icónica del Parque Natural de Los Calares del Mundo y de la Sima -especialmente en épocas de crecida, cuando se produce el gran estallido de agua conocido como ‘el reventón- pero no menos espectaculares son las hasta 85 cavidades horadadas por el agua en la roca caliza, entre las que destaca la Cueva de los Chorros, en las entrañas de la Sierra del Calar del Mundo.

 

La boca de esta cueva tiene 25 metros de altura y 15 de anchura. Más de 1.300 especies de flora y 174 de fauna se han catalogado dentro de este Parque Natural, que abarca los municipios de Yeste, Riópar, Molinicos, Villaverde de Guadalimar, Vianos y Cotillas. Hay tres puntos de atención al visitante: El Centro de Interpretación del Parque en Yeste; el Aula de la Naturaleza en Riópar y el Centro de Recepción de Visitantes en Villaverde de Guadalimar.

 

Nacimiento del Río Mundo.

HAYEDO DE TEJERA NEGRA

Protegido desde este verano como Patrimonio Mundial de la Humanidad por la Unesco, este recóndito bosque de hayas, en la Sierra Norte de Guadalajara, el segundo más meridional de Europa, estalla en rojos, amarillos, ocres, naranjas y verdes en otoño y se convierte en todo un paraíso para los amantes de la micología. Los inviernos son duros en el hayedo, pero la nieve que lo cubre en los meses más fríos lo hace un espacio casi irreal.

 

Hay tres sendas habilitadas para recorrerlo, una de ellas accesible en bici. En otoño, época de mayor afluencia, hay que reservar para acceder al parking más próximo al bosque en la web: agricultura.jccm.es/parques Cerca del hayedo, aunque por sinuosas carreteras, están Majaelrayo y Valverde de los Arroyos, dos de los pintorescos pueblos de la arquitectura negra. O Cogolludo y Atienza, con un rico patrimonio artístico.

 

VALLE DE ALCUDIA Y SIERRA MADRONA

Una de las grandes riquezas del Valle de Alcudia y Sierra Madrona (Ciudad Real) es la fauna que la habita, determinante para que este territorio fuera protegido y declarado, en 2011, Parque Natural de Castilla-La Mancha. En sus 150.000 hectáreas, Cobija a 275 especies de vertebrados, seis de ellas catalogadas en peligro de extinción.

 

Una de las mayores colonias reproductoras de buitre negro del mundo, con más de 100 parejas; entre 7 y 10 territorios de águila imperial ibérica, águila perdicera y cigüeña negra, todas ellas gravemente amenazadas; es posible observar águilas reales y alimoches por toda la superficie del Parque Natural. Entre las muchas rutas que pueden hacerse destaca la subida del río Cereceda hasta llegar a lo alto de una hermosa chorrera, donde se encuentra el abrigo rocoso de La Batanera, con pinturas rupestres esquemáticas declaradas como Monumento Histórico Artístico y Bien de Interés Cultural. Forman parte, junto a las pinturas de Peña Escrita (muy cercanas), una de las manifestaciones pictóricas prehistóricas más relevantes.

 

SERRANÍA DE CUENCA-CIUDAD ENCANTADA

En mitad de la Serranía de Cuenca, en Valdecabras, sorprendentes formaciones geológicas que el agua, el viento y el hielo han modelado durante miles de años, disparan la imaginación de quienes las contemplan: ¿una cara? ¿osos? ¿un puente romano? ¿un hongo gigantesco? Paneles informativos dan sugerencias y cuentan curiosidades del parque, que se visita en un recorrido circular señalizado de tres kilómetros. Ubicado entre pinares, está abierto todos los días de 10 a 18 h (hasta el 23 de febrero), salvo inclemencias meteorológicas severas. Los fines de semana y festivos hay visitas guiadas. La ciudad encantada está a 30 Kilómetros de Cuenca, a 12 de la laguna de Uña y a 43 del parque cinegético experimental de El Hosquillo y, a la misma distancia, de la reserva natural de la laguna del Marquesado. Todo el entorno de la Serranía de Cuenca es de una enorme belleza.

 

LAS BARRANCAS DE BURUJÓN

Declaradas monumento natural en 2010, las Barrancas de Burujón (Toledo) son Zona de Especial Protección para las Aves y Lugar de Interés Comunitario dentro de la Red Natura 2000. Cigüeñas, grullas, patos, garzas, buitres negros, halcón peregrino, cernícalos y dos grandes rapaces: el águila azor perdicera y el búho real son las especies de aves rupícolas que allí se encuentran. La comunidad de mamíferos la componen fundamentalmente el gato montés, la jineta, la garduña o el turón y por supuesto conejos y liebres.

 

Las espectacularidad de las Barrancas las convierte en escenario frecuente de anuncios, vídeos musicales o películas (recientemente José Luis Cuerda ha rodado allí parte de ‘Tiempo Después’). La opción más saludable para llegar a las Barrancas es a través del Camino Natural del Tajo, aguas abajo desde La Puebla de Montalbán, o aguas arriba desde Albarreal del Tajo. El otoño y la primavera son las épocas ideales para visitarlas, especialmente por la tarde, cuando el sol se pone dotando a la zona de una luz espectacular.

 

Seguir leyendo… »