NUEVA PÉRDIDA VICTORIOSA

Cuando Cospedal perdió el gobierno regional, y hasta ahora, en el PP castellano-manchego no han dejado de proclamar su victoria electoral; el Gobierno, dicen, es de perdedores. En las Primarias del PP Cospedal volvió a perder y el control del partido, que como Secretaria General tenía, no le sirvió ante el voto de los militantes. Sin embargo, con su apoyo a Casado, los dirigentes del partido en la región se sienten ganadores. La realidad es que la región, salvo con Vicente Tirado, está escasamente representada en la dirección nacional del partido.

 

 

 

El nombramiento de Vicente Tirado, actual secretario regional del PP de Castilla-La Mancha, como vicesecretario de Política Autonómica y Local de la Ejecutiva nacional del PP, que lidera Pablo Casado, lo que en la práctica supone ser el número 4 en la organización del partido, por detrás del Presidente, Secretario nacional y del vicesecretario de Organización, ha conseguido encubrir el hecho real de que los populares castellano-manchegos han perdido fuerza notablemente en la organización nacional. María Dolores de Cospedal era la número dos, la secretaria nacional, de un partido que además gobernaba en España, lo que le permitió consolidar una estructura con la capacidad de ofrecer cargos.

 

La derrota en primarias de Cospedal y, con ella, de la dirección castellano-manchega del PP que se volcó en la campaña, fue especialmente hiriente para quien era secretaria general y totalmente sorprendente en las filas populares de la región que consideraban que esas primarias iban a ser un paseo triunfal para su líder.

 

Sin embargo esa derrota han conseguido convertirla discretamente en virtud al volcarse en apoyar a Pablo Casado con el fin de evitar el ascenso de Soraya Sáenz de Santamaría. A nivel de organización, salvo en el caso del citado Vicente Tirado y del alcalde de Guadalajara, Antonio Román Jasanada, elegido éste miembro del Comité Ejecutivo y responsable de Sanidad, dentro de la vicesecretaría de Política Social que depende de Cuca Gamarra, los nombramientos relacionados con Castilla-La Mancha no han sido de especial interés.

 

Tal es así que desde la oficina de comunicación del PP castellano-manchego se sintieron en la necesidad de destacar que Pablo Casado había nombrado al toledano Agustín Conde, ex secretario de Defensa con Cospedal, a Remedios Gordo, alcaldesa de Ocaña, y José Luis González Lamola, alcalde de El Casar de Guadalajara, como miembros de la Junta Directiva Nacional. Lo que ocurre es que este órgano está compuesto por cerca de 500 personas, puesto que a él pertenecen como miembros natos, entre otros, los diputados y los senadores.

 

A esta Junta Directiva, por poner un ejemplo, pertenece también el que fuera presidente del PP de Toledo, Arturo García Tizón, quien en la segunda vuelta de las Primarias apoyó a Soraya Saenz de Santamaría, al igual que hiciera el secretario provincial del partido y alcalde de Mora, Emilio Bravo. Un nombramiento de tan escasa relevancia, en el caso de Agustín Conde, llama la atención por cuanto Cospedal no solo le había tenido como número dos en el ministerio de Defensa, sino que también le nombró coordinador de su campaña electoral en Primarias. Claro que estas se saldaron con una derrota.

 

El caso es que Cospedal sí ha conseguido que Pablo Casado nombrara como parte importante de su equipo a gente próxima a ella, especialmente a ex ministros, aunque con escasa relación con Castilla-La Mancha. Se ha asegurado una importante influencia en la nueva dirección del PP a través de destacados nombres; pero no a través de la organización regional que aún preside.

 

La vicesecretaría que ostenta Vicente Tirado quizá pueda resultar suficiente para controlar la organización del PP castellano-manchego en los próximos meses, máxime cuando se trata de un partido desmovilizado como se ha podido apreciar en las elecciones primarias donde han sido minoría los militantes que decidieron participar en las votaciones. Aunque no ayuda que al final hayan sido los perdedores en la votación de la militancia quienes hayan impuesto su criterio a través de los compromisarios para impedir que la ganadora, Soraya Sáenz de Santamaría, fuera elegida presidenta.

 

Tampoco las fisuras que la segunda vuelta de primarias han dejado ver en la organización regional, especialmente en Toledo con la toma de posición del secretario provincial y alcalde de Mora, Emilio Bravo, a favor de Santamaría en contra de la opinión del partido a nivel regional. Desde hace aproximadamente un año Vicente Tirado viene preparándose para encabezar la candidatura del PP en las próximas elecciones autonómicas. Hasta ese momento su proyección pública era escasa, daba pocas ruedas de prensa y sus visitas por localidades de la región no eran aireadas por el gabinete de comunicación del partido.

 

Todo eso cambió de pronto en lo que se entendió como una renuncia de Cospedal a volver a presentarse para presidenta de Castilla-La Mancha. Aunque nunca se formuló de manera oficial, el hecho de haber abandonado la región para irse a Madrid cuando perdió la presidencia y ocupar un ministerio, como es el de Defensa, muy cómodo a nivel de imagen y con un importantísimo proyecto inversor dejaba poco lugar a dudas de que no volvería a ser candidata y que en su lugar dejaría a la persona de su mayor confianza en la región.

 

 

A pesar de los cambios políticos tan inesperados en el PP en este último año y en que Cospedal ya no siente tanta necesidad de controlar personalmente el partido en Castilla-La Mancha, la figura de Tirado sigue siendo considerada como la más probable para encabezar la lista autonómica. Digitales muy afines al PP, como ESdiario, dan como más que probable que Cospedal encabece la candidatura del partido en las elecciones europeas, asegura que Casado y ella lo estudian “en perfecta sintonía”, y dan como probable candidato por Castilla-La Mancha a Tirado, aunque también señalan la posibilidad de la vicepresidenta del Congreso y ex alcaldesa de Ciudad Real, Rosa Romero. Ésta, junto al alcalde de Almansa, Francisco Javier Núñez, forman parte del Comité Ejecutivo del PP como vocales electos.

 

A este órgano intermedio entre el Comité de Dirección y la Junta Directiva Nacional pertenecen también los citados Tirado y Antonio Román y la propia Cospedal como presidenta del partido en Castilla-La Mancha.

 

VICENTE TIRADO

 

Nació el 13 de enero de 1963 en la localidad toledana de Miguel Esteban, pero su primer cargo público fue en Villafranca de los Caballeros, donde fue elegido concejal en 1995 y posteriormente en 1999 repetiría. Fue también diputado provincial y asesor de Ruiz Ayucar en la Diputación cuando éste era Presidente.

 

En el 2000 salió elegido senador por Toledo; pero en las elecciones de 2004 en las que se presentaba al Congreso no salió elegido en primera instancia. Su valedor en aquella época, José Manuel Molina, que presidía el PP de Castilla-La Mancha y era alcalde de Toledo, aprovechó la Ley de Grandes Ciudades, a la que Toledo se había acogido, y en 2005 le nombró concejal no electo. Poco después en 2006 la renuncia de Ana Palacio como diputada por Toledo le llevó durante unos meses al Congreso del que dimitió para presentarse a las elecciones autonómicas de 2007.

 

Para entonces ya se había convertido en un fuerte apoyo para la recién llegada desde el gobierno de Madrid, María Dolores de Cospedal. La ex consejera de Transporte con Esperanza Aguirre había desembarcado en Toledo para sustituir a José Manuel Molina al frente del partido regional al negarse a presentarse candidato por el PP en las autonómicas, elecciones que ya había perdido en dos ocasiones, y optar por intentar la continuidad en la alcaldía toledana.

 

Tampoco esto consiguió pues se la ganó Emiliano García Page. A partir de entonces su actividad política de Vicente Tirado se ha centrado en las Cortes de Castilla-La Mancha y en la organización del partido a nivel regional. En realidad ha sido el fiel escudero de Cospedal que le hizo vicepresidente segundo de las Cortes en esa legislatura de 2007 que perdió el PP y presidente en 2011 en la que ganó. En 2015 al perder el gobierno Cospedal volvió a hacer que fuera elegido vicepresidente segundo de las Cortes.

 

Es sin duda la persona de máxima confianza de Cospedal en la región y también en el partido a nivel nacional. Político extrovertido, mantiene buenas relaciones con dirigentes del PSOE, y desde hace tiempo trabaja también esas buenas relaciones con los dirigentes de Ciudadanos, en la idea de que este partido tendrá la llave del próximo Presidente de Castilla-La Mancha.

 

A pesar de ello, su candidatura para ese cargo, encuentra recelos en su propio partido que no le ven ganador. Recelos que la vicesecretaría que le ha otorgado Pablo Casado sin duda impedirá que afloren.

 

Además de Vicente Tirado el único nombramiento castellano-manchego destacable en la nueva dirección del PP de Pablo Casado es la del alcalde de Guadalajara, Antonio Román, como responsable de Sanidad

 

Digitales afines al PP sitúan a Cospedal como cabeza de lista en las próximas elecciones europeas y a Tirado o, en su defecto, a Rosa Romero como candidatos a la presidencia de Castilla-La Mancha

[/expand][/restrict]
Francisco José Gómez Herruz
Francisco José Gómez Herruz

Últimas publicaciones de Francisco José Gómez Herruz (Ver todas)