No se dan por enterados

Necesita urgentemente el PP de Castilla-La Mancha encontrarse a sí mismo o al menos encontrar a alguien que piense un poco, que se sitúe en los nuevos tiempos y que actúe en consecuencia. Es verdad que en esta región no solo es el PP quien debe aclarar ideas y no pensar que todavía manda el conde de Mayalde o el obispo Cañizares. No salen del círculo de oposición marcado hace ya más de diez años.

 

En las Cortes seguimos saliendo a numerito por Pleno, como en los tiempos de Barreda.

 

Incluso la presidenta del grupo parlamentario, Ana Guarinos, volvió a recordar el incendio de Ribas de Saelices para tachar de “comportamiento indigno” a la nueva ministra de Trabajo, Magdalena Valerio. Claro que también habló de “bajeza moral” para calificar a Emiliano García Page por sus palabras el día de la región. No se corta. En realidad ese tipo de calificativos son “trending topic” en las filas del PP en sus declaraciones públicas sobre los rivales políticos. El problema para el PP de Castilla-La Mancha es que su enemigo no está fuera, sino dentro.

 

Ya no estamos en los tiempos del bipartidismo rotundo en el que se recogía y aprovechaba todo lo que degastara al contrario, ahora el fruto del desgaste que se provoca lo puede recoger un tercero y de hecho así lo dicen las encuestas, si no eres una alternativa creíble y fiable. El PP en Castilla-La Mancha lo primero que debería de intentar es ser creíble y ser fiable, con los exabruptos y los insultos en situaciones de normalidad social no se alcanza ni lo uno, ni lo otro salvo para los hooligans que todos los partidos tienen, en mayor o menor medida, y que van a ver siempre bien y a justificar lo que hagas. Es una manera de opositar antigua y trasnochada, no se han movido un ápice en eso, nadie les dice cómo tienen que ser los nuevos tiempos y tampoco ellos se encuentran muy capacitados para el cambio, porque para eso hay que trabajar.

 

Es más fácil utilizar cualquier adjetivo descalificativo en cualquiera de los asuntos que reunirse con la gente, conocer los problemas y plantear críticas y soluciones. Hasta ahora saben proponer lo contrario de lo que hicieron, es una manera también de reconocer que se equivocaron, lo que no pueden hacerlo es bajo el paraguas de una autoridad moral, esa la tienen baja en el sentir ciudadano en estos momentos, lo que les urge es recuperarla y difícilmente se consigue con insultos a los demás.

 

El PSOE regional también necesita adaptarse a los nuevos tiempos, que no son los que pensaba hace poco más de un año y tampoco hace unas semanas. A nivel nacional el partido está marcando un ritmo y un camino mucho más atrevido del que aquí gusta y eso les asusta. En ocasiones no saben tampoco si ir o venir con esa idea tan metida en genes de que Castilla-La Mancha es conservadora y hay que pescar en los caladeros de la derecha. Como en el PP hay un cierto anclaje en lo de siempre.

 

Llega pronto el verano y los medios de comunicación recibiremos infinidad de notas de prensa y fotografías donde, como en una película de Berlanga, veremos alcaldes, presidentes y consejeros en cualquiera de las múltiples procesiones de vírgenes y cristos con nombres distintos de la geografía castellano-manchega. Y no digo yo que no vayan, que cada cual haga lo que su conciencia le dicte; pero si hacen publicidad de ello, y así es cuando se mandan esas notas y fotografías, ya no hablamos de conciencia sino de márketing político; aunque ciertamente un márketing en blanco y negro por mucho color que le pongan a las fotos.

 

Curioso, paradójico, pero a la vez extremadamente lógico, que haya sido el Arzobispo de Toledo, Braulio Rodríguez, quien haya dicho que “no debe sorprender, porque hay libertad religiosa” ante el hecho de que los miembros del Gobierno hayan prescindido del Crucifijo y de la Biblia a la hora de prometer sus cargos. Aseguraba el Arzobispo que la Iglesia “está cada vez más por la tarea de que haya separación Iglesia-Estado, pero hay muchos políticos que esto no lo practican”. Según dijo hay alcaldes “que se meten donde no les llaman y se piensan que estamos como en el nacionalcatolicismo, el nacionalsocialismo, el nacional podemismo o como sea”.

 

Y es que ciertamente muchos políticos compiten con obispos y sacerdotes con sus propias armas, en esta región se sabe mucho de eso, y tampoco les gusta lo de ir de igual a igual; porque el obispo, todo hay que decirlo, cuando pronunciaba esas palabras también pedía que “sigamos lo que dice la Constitución, hay separación Iglesia-Estado, sociológicamente el catolicismo es bastante mayoritario y lo que dice la Constitución es que eso se note, porque es lógico

Francisco José Gómez Herruz
Francisco José Gómez Herruz

Últimas publicaciones de Francisco José Gómez Herruz (Ver todas)