Ni Pedro ni Pablo

Emiliano-y-Periodistas

 

Se maneja bien en esas circunstancias, probablemente sea lo que más le gusta de su trabajo. Emiliano García Page se reunió en el patio del palacio de Fuensalida primero y luego en una de sus salas, con más de 70 periodistas, para dar cuenta de su primer año como presidente del gobierno de Castilla-La Mancha. En el patio primero porque se suponía que la cosa en ese momento era más informal, una especie de off the record y que luego serían las declaraciones. Pero ya he dicho que había más de 70 periodistas y pretender en esas circunstancias que lo que escuchas al presidente es off the record resulta quimérico. Tampoco dijo nada que no quisiera que se supiera, al contrario.

 

Por ejemplo, los representantes de los medios de Talavera y Cuenca, lógicamente, corrían a transmitir por whatsApp a sus redacciones el anuncio del Presidente de que el próximo año los hospitales de esas localidades tendrán rango universitario. ¡A ver quién los paraba! Y los de Guadalajara añadían el anuncio de que se iba a poder prescindir de las derivaciones a Madrid porque se va a implantar medicina nuclear y cirugía pediátrica y, en estudio, la posibilidad de neurocirugía en su hospital. Metido en la cosa sanitaria habló de las negociaciones con el estado para que pueda haber prácticas de MIR en los hospitales de la región.

 

Otros asistentes, o los mismos, rápidamente remitieron a sus compañeros de la sección de Economía el anuncio de que Castilla-La Mancha iba a solicitar de Europa que fuera considerada región objetivo 1. Esto supone ayudas importantes provenientes de Europa para la instalación de empresas. Es algo reservado para las regiones más pobres que ya tuvo Castilla-La Mancha hace mucho tiempo y dejó de tener porque habíamos salido del furgón de cola europeo. El anterior Gobierno, el de Cospedal, pudo haber vuelto a solicitarlas puesto que el primer año de su mandato la comunidad autónoma se había empobrecido 5 puntos del PIB de golpe, lo que nos hacía merecedores otra vez de ayuda. No se hizo por eso de que no se supiera que éramos pobres. A cambio, en cuatro años, no hubo ni una sola ayuda para las empresas. Recuerda esto el pasaje del Lazarillo de Tormes en el que el viejo hidalgo toledano se ponía algunas migas de pan por el cuello, cuando salía a la calle, para que la gente pensara que había comido. Escondiendo la miseria de los recortes muchos piensan que no han existido.

 

El primer año de recortes del Gobierno Cospedal, Castilla-La Mancha bajó 5 puntos en el PIB. Podía haberse solicitado a Europa ser Objetivo 1 para contar con ayudas empresariales.

 

García Page siguió desgranando noticias, algunas sobre lo que pretende hacer en su segundo año, como un nuevo plan de transporte colectivo en el que se subvencionará el uso del mismo, y no a las empresas directamente, mediante un abono, que no sería gratis total pero sí muy ventajoso para jubilados, jóvenes y colectivos desfavorecidos como los desempleados de larga duración. Se organizarán las rutas de transporte de manera que puedan dar servicio al transporte escolar y evitar, en lo posible, autobuses semi vacíos de escolares y autobuses semivacíos de pasajeros, ambos haciendo una ruta muy similar. Hasta en 72 trayectos de transporte se ha combinado la línea regular y la escolar. Siguiendo en materia de Fomento prometió la generalización de las comunicaciones y la del 4G por toda la región. Y también prometió que la política anti desahucios, que, dijo, no resulta especialmente grave en la región; pero donde se ha dado solución a 35 casos y se han estudiado 900, se va a ampliar a los alquileres, a aquellas familias que tienen que salir de sus casas por no poder pagar el alquiler.

 

Otra promesa para el próximo año fue la de que se iban a establecer becas de retorno, para los jóvenes que este tiempo atrás se han tenido que marchar a otros países y quieran volver. García Page era rotundo en este aspecto al hablar de la educación: “no podemos perder masa crítica, no podemos perder talento”. Sobre lo conseguido en estos 12 meses informó de que se había aumentado en un diez por ciento, hasta los 420 euros, el Ingreso Mínimo de Solidaridad, y se ha llevado a cabo un Plan de Lucha contra la Pobreza Energética, que ha beneficiado a más de 20.000 personas y que ha permitido evitar 250 cortes de suministro de luz. En materia de empleo habló, entre otros, de la puesta en marcha del Plan Extraordinario y Urgente de Empleo, de la aprobación del Plan “Adelante” 2016-2019 de estímulo empresarial, y del Plan Estratégico de Turismo Regional, que ya ha generado dos mil puestos de trabajo de los diez mil previstos.

 

En Educación, de la reapertura de 20 colegios rurales cerrados por el anterior Gobierno, la dotación de 372 unidades escolares más que hace un año -permitiendo así bajar la ratio de alumnos por aula- o la contratación de 33 profesores para actividades formativas en centros de educación de personas adultas. También de la incorporación de 404 docentes más que en el curso anterior. Aseguró que para estas medidas y otras que no caben en estas páginas, y de las que habló, no se va a superar el techo de gasto, “a pesar de que el PP pedía que gastáramos 200 millones más”. Dijo que se ha renegociado con los bancos y se ha podido cumplir con los compromisos sociales.

 

Gobierno soberbio

 

La oposición del PP fue objeto de su crítica y de su sarcasmo. Tenía algunas espinas que quería quitarse. “Hemos pasado de un Gobierno soberbio, el de Cospedal, con mucha soberbia, a otro que en un año no ha dado ningún escándalo, honesto. En el 1º año de Cospedal el Gobierno tenía más de 20 querellas, había generado rencor social. Ahora no es un gobierno sucursal de Madrid, tampoco lo sería si hubiera ganado el partido socialista”. Insistió en decir que “donde había soberbia hay cercanía, incluso humildad”. De Cospedal dijo que “la única promesa que le era exigible, la de quedarse, no la ha cumplido” y aseguró que “los dirigentes del PP se divorcian de sus votantes. Sobra mucho insulto, el ataque por el ataque. Siguen teniendo soberbia también en la oposición”.

 

El nivel de relación con Podemos lo calificó de razonable: “compartimos la misma agenda y objetivos, podemos profundizar más en acuerdos, volver a sentarnos para plantear objetivos nuevos”, pero aclarando que “el proyecto que se va a gestionar es el del PSOE”. El Presidente de Castilla-La Mancha fue rotundo al decir que plantearía en el Comité Federal de su partido que no se apoye a Rajoy para gobernar “ni directa, ni indirectamente y no vale que unos pocos se abstengan y otros voten en contra. El electorado nos ha mandado a la oposición”. Y consideró que las relaciones a nivel nacional entre PSOE y Podemos no tienen porque influir en el gobierno de la región ya que ese fue el primer acuerdo que se tomó: “Ni Pedro ni Pablo; Castilla-La Mancha”.

 

Sobre la posibilidad de aspirar a la secretaría general del PSOE, que un periodista planteó preguntando ¿si estaría dispuesto a cruzar el Tajo?, dijo que “salvo los que viven en los cigarrales, para ir a Madrid no tienes que cruzar el Tajo”, en referencia a Cospedal que vive en una de esas viviendas.