Miguel Patiño

El artista de Guadamur celebra sus 30 años dedicado al tapiz con una gran exposición en Toledo que reivindica una intensa, prolífica y original obra.

El artista de Guadamur celebra sus 30 años dedicado al tapiz con una gran exposición en Toledo que reivindica una intensa, prolífica y original obra.

 

 

El artista en su estudio de Guadamur.

 

Pocos artistas encuentran en un telar el soporte donde derramar inquietudes y sensaciones, donde experimentar con materiales tan diversos, a veces casi imposibles de imaginar en hilo, para crear piezas sobresalientes, con un carácter tan personal. Miguel Patiño (Guadamur, 1955) es uno de esos pocos. “No, no es muy habitual, pero a mí me permite expresarlo todo, tejiendo y pintando encima o añadiendo otros elementos, manipularlo… Me relaja, me pongo la música que me gusta y canto y bailo y me dejo llevar”. Así crea su obra, en un estudio luminoso que tiene en casa; por cierto, decorada por él hasta en el último detalle y con un gusto exquisito, como diseña y teje cada uno de sus tapices, más de 300 en estos treinta años.

 

“Espero que después de treinta año por fin se hable de mí”

 

Es fácil darse cuenta de que Miguel Patiño es de esas personas que observan y se empapan y lo absorben y lo disfrutan todo. Por eso le gusta tanto viajar. “Cuando viajo en mi cabeza las ideas fluyen de una forma espectacular. Viajo muchísimo, me encanta, es lo que me inspira y me motiva para crear: el conocer otros mundos, los paisajes, la naturaleza, que me gusta muchísimo. Suelo encontrar y me traigo no solo ideas, también elementos que encuentro en esos sitios para utilizarlos en mi obra. Si encuentro un palo gracioso haciendo senderismo, que también me encanta, me lo traigo a casa”.

 

De Italia vino cargado con una enorme piedra en la maleta, de Canarias se trajo hojas de drago, de A Coruña, donde expuso hace unos meses, volvió con redes, aparejos de pesca y conchas para el próximo proyecto que ya tiene en la cabeza. Y entre tanto trabaja en un nuevo reto: un tapiz que teje desde hace dos meses con finísimos hilos de cobre y latón, que utiliza por primera vez.

 

 

“Me gusta experimentar con nuevos materiales, me motiva muchísimo”. En sus colecciones, bastantes obras tejidas a base de hilos de papel que elabora a partir de hojas de periódico y cola, como en Trivic o Abierto 24 horas. “Y me encantan los materiales vegetales, tejer con rafia, esparto, yute, enea, cáñamo, pita, utilizar sedas, lino o algodón”. Y encontramos también plástico, como el que simula el torrente de agua en ‘Origen de la Vida’, escayola, forja, cerámica o incluso obra pictórica de su amigo y artista Esdras que ha insertado en algunas de sus creaciones.

 

Seguir leyendo...