MILES DE MUJERES SIGUEN EN RIESGO

Más de 4.000 mujeres pidieron ayuda para romper con un maltratador el año pasado en Castilla La Mancha. Y miles más siguen sin poder hacerlo por miedo. No es nada fácil romper con un agresor que se tiene o se ha tenido en casa, pero es posible acabar con la pesadilla. Hay recursos y gente comprometida en ayudar a estas mujeres. El 25 de noviembre es el Día Internacional contra la violencia de género.

 

Hace poco una menor de 16 años me contaba que hasta que no sufrió una agresión física muy dura no fue consciente de lo que le había estado pasando durante sus tres años de relación. Su expareja le controlaba el móvil, Facebook… lo que hablaba o con quien, lo que hacía. La chica había perdido el contacto con sus amigas y se estaba enemistando con buena parte de su familia. Le había roto todo el círculo social que le podía proporcionar algún apoyo para poseerla de una manera muy cretina solo para él. Deberíamos haber podido ayudar antes a esta chica a través de la escuela, de su familia, de una campaña o un mensaje en un medio de comunicación o en las redes sociales que la hubiera hecho ver que eso no era normal, que a otras chicas no les pasaba, que estaba dejando de ser ella misma para convertirse en lo que él quería”.

 

La historia la cuenta Araceli Martínez, la directora del Instituto de la Mujer de Castilla La Mancha y pone de manifiesto no solo la tragedia de una mujer que sufre violencia de género, también un repunte inquietante de víctimas y agresores muy jóvenes.

 

Un estudio del Centro Reina Sofia sobre Adolescencia y Juventud revelaba el pasado septiembre que el 80% de los jóvenes españoles menores de 19 años han visto o conocen algún caso de violencia machista en parejas de su edad. Y que, sobre todo los chicos, siguen manteniendo creencias que perpetúan la desigualdad: el 67% de ellos están convencido de que deben proteger a sus parejas (por un 52,6% de las chicas); el 35% justifican los celos (frente a un 29% de ellas) y el 26% de los chicos aún creen que la mujer necesita una pareja para sentirse realizada (entre ellas solo lo aceptan el 11%).

 

“Es alarmante, hay que educar mejor a nuestros chicos, trabajar la confianza en el otro. Para muchos, también entre las chicas, sigue estando bastante normalizado tener que dar explicaciones de todo al otro con el argumento de que es su pareja y le quiere”, advierte la mediadora Irene Gil, que trabaja habitualmente con adolescentes en Toledo.

 

“Las redes sociales han hecho mucho bien, pero también han permitido que el control hacia el otro pueda ser ahora mucho mayor”. No hay duda entre quienes están implicados en la lucha contra la violencia de género en que avanzar hacia una igualdad real entre hombres y mujeres es la clave para acabar con esta pesadilla que sufren miles de mujeres y que solo en octubre provocó en España el asesinato de 6.

 

Y no es fácil, como reconoce Macarena Alonso “por una cuestión cultural y de educación.Yo misma, madre que defiende el feminismo y la igualdad, que trata de no dar una educación machista a sus hijos, me sorprendo en renuncios de vez en cuando que tengo que rectificar. Los padres tenemos que hacer un esfuerzo. Y hay que seguir insistiendo en que la desigualdad conduce al maltrato y el maltrato no es amor”.

 

 

Miembro de la asociación toledana María de Padilla, acaba de publicar ‘El Paraíso de las Mujeres Perdidas’, una novela en la que cuenta historias reales y crueles de mujeres que han salido de la violencia machista con el apoyo de esta organización, una de las primeras en liderar la lucha contra la violencia de género hace 30 años.

 

En 2011 el Gobierno de Cospedal les retiró íntegra la subvención para los programas de sensibilización y los de apoyo psicológico que prestaban a 65 mujeres. “Por los recortes”, al igual que ocurrió con otras asociaciones regionales que estaban luchando contra la violencia de género y por la igualdad, como la de abogadas especializadas en este ámbito Themis, que asistían a las víctimas en los procesos judiciales. Ya sin ellas, en los últimos años las mujeres que no pueden pagar un abogado son asistidas por uno del turno de oficio.

 

Carmen Fernández, una veterana de la lucha por la igualdad, la presidenta de María de Padilla, cree que apenas hemos avanzado hacia ella y lamenta el retroceso que han generado los recortes. “Seguimos viviendo en una sociedad machista que sigue sin tomarse en serio el problema. Es muy cierto que el cambio mayor que veo es en algunos hombres que empiezan a comprometerse, a quienes les avergüeza que otros hombres hagan lo que hacen.

 

El siguiente paso es que estos hombres empiecen a repudiar a los maltratadores”. Entre estos hombres comprometidos, los integrantes de AHIGE, la asociación de hombres por la igualdad. Javier Covarrubias es el presidente nacional y regional. “Nuestra sociedad sigue reproduciendo roles machistas: en la tele, en las canciones… micromachismos que son violencia de género encubierta”, señala él.

 

Necesitamos referentes públicos, del deporte, de la canción… y personales en igualdad, que demuestren que hay otra forma de ser hombre”. En la asociación tienen grupos de hombres, desarrollan talleres y ofrecen charlas para invitar a reflexionar sobre las nuevas masculinidades y un cambio de actitudes “porque el silencio nos hace cómplices”. Están convencidos de que a los hombres “también nos conviene la igualdad”.

 

LAS VÍCTIMAS de violencia machista no están solas, aunque desde distintas organizaciones se reclaman más y mejores medios para ayudarlas. No necesitan, de entrada, denunciar ante la policía o la guardia civil para recibir protección y apoyo psicológico que les permita dar el paso para rehacer sus vidas al margen del maltratador.

 

El Instituto de la Mujer de Castilla La Mancha se lo facilita, valora su situación para prevenir riesgos y pone medios discretos para evitarlos. En María de Padilla recuerdan que cada mujer tiene su tiempo para vencer el miedo y romper y denunciar a su agresor. Cuestiones emocionales y de dependencia económica no lo hacen nada fácil. Es un proceso, a veces largo, de recaídas y dudas por el que casi siempre suelen pasar todas. El año pasado el Instituto atendió a más de 4.000 mujeres, casi el doble de las que contabilizó VioGén, el sistema de seguimiento integral para casos de violencia de género de la policía y la guardia civil.

 

 

En 2014 ambos cuerpos estuvieron pendientes de 2.746 mujeres en esta comunidad autónoma. Uno de los casos fue de riesgo extremo, 7 de riesgo alto, 87 de medio y 521 de bajo. Desde que en 2003 se empezaron a contabilizar las víctimas de violencia machista como tal, en España han muerto asesinadas por sus parejas o exparejas 810 mujeres, 34 de ellas en Castilla La Mancha. De las 58 que murieron el año pasado, 40 no habían presentado denuncia.

 

El fiscal jefe de Toledo, Luis Ibañez, lamentaba hace unos días que “muchas” mujeres, después de atreverse a denunciar, sigan retirando denuncias y lo utilizaba como argumento para justificar el elevadísimo número de sentencias absolutorias en violencia de género en la provincia: 328 el año pasado, casi las mismas que se dictaron por conformidad de las partes. Las sentencias condenatorias fueron 502.

 

En la asociación María de Padilla tienen otra explicación y cuestionan la preparación del sistema judicial.“Ni los jueces, ni los abogados están preparados. Ni los medios: nosotras conseguimos, después de hablar muchas veces y mandar cartas al decano, que se habilitara una habitación para que las mujeres no se sientan coaccionadas al tener que estar en un pasillo estrecho con su agresor”, pone como ejemplo la presidenta.

 

DÓNDE PEDIR AYUDA

 

El Instituto de la Mujer de Castilla La Mancha ofrece el teléfono de urgencias gratuito 900 100 114 para comunicar un caso de violencia de género y solicitar apoyo (24 horas). También se puede hacer en el correo: noestassola@navegadora.es O presencialmente en los 84 centros de la mujer. De inmediato activan los recursos necesarios para atender y proteger a la víctima, aunque decida no denunciar judicialmente.

 

La asociación de mujeres María de Padilla, en Toledo, tiene activado, también las 24 horas del día, el móvil 629 168 309 para escuchar a las mujeres que lo necesiten. Además ofrecen como contacto el correo electrónico: mpadilla@nodo50.org

 

016. Es el teléfono habilitado por el Ministerio para asesorar a la víctimas, que también pueden hacerlo en: 016-online@msssi.es

 

La policía (091) y la guardia civil (062) cuentan con equipos especializados. La Oficina de asistencia a las víctimas está en Toledo en los juzgados de la calle Marqués de Mendigorría. El tfn: 925 240 875.

 

HAY  VIOLENCIA SI…

 

Si un hombre te golpea, insulta, amenaza, te hace sentir humillada, estúpida o inútil.

Si te impide tener contacto con tu familia, amigos o vecinos.

Si no te deja trabajar o estudiar.

Si te quita el dinero que ganas o te da solo lo que precisas para necesidades básicas.

Si te controla, acosa o decide por ti.

Si te descalifica o se mofa de ti.

Si te castiga con la incomunicación verbal o invita a tus hijos a no tenerte en cuenta.

Si te impone relaciones sexuales.

 

CÓMO SE LAS PROTEGE

 

Para quienes se encuentran en peligro en casa y deben alejarse de su agresor para proteger su integridad y la de sus hijos, el Instituto de la Mujer de Castilla La Mancha cuenta con centros de urgencias donde pueden vivir con sus hijos un par de semanas, seguras y recibiendo apoyo para recuperarse.

 

Si en ese tiempo no encuentran otro espacio que garantice su protección, pueden trasladarse a casas de acogida donde la estancia puede ser más prolongada y donde reciben atención integral para rehacer sus vidas al margen del agresor. La Junta cuenta también con casas de acogida para víctimas menores de 30 años. Son 14 recursos en total.

 

Las mujeres que no necesitan estos espacios pero se encuentran en riesgo pueden disponer de un pequeño dispositivo de localización inmediata que alerta ante una situación de peligro. Los gestionan Cruz Roja y el Instituto. La policía y la guardia civil también hacen seguimiento de todos los casos denunciados a través del programa VioGén, que establece medidas de protección en función del riesgo.

 

ALGUNOS DATOS

 

La fiscalía de Toledo presentó hace unos días sus datos de 2014 (los últimos publicados). En el ámbito de violencia de género, en la provincia no se registró ninguna víctima mortal, violación o abuso sexual, pero la fiscalía intervino en 197 causas de mujeres que sufrieron lesiones, en 412 por maltrato ocasional y en 121 por maltrato habitual. Tuvieron entre las manos 209 expedientes por amenazas, 126 por coacciones y 44 por delitos contra la integridad moral.

 

También intervinieron en 130 casos en los que el agresor había quebrantado la condena y en 132 en los que era reincidente. La Memoria del instituto de la Mujer de 2014 especifica que el año pasado recibieron 6.067 llamadas al 900 100 114: el 67% las hicieron las propias víctimas y un 12% familiares o amigos de ellas. El 61% pidió asesoramiento jurídico, el 30% información sobre derechos y recursos y el 8% apoyo emocional.

 

Los 84 centros de la mujer de la región atendieron 26.154 consultas relacionadas con malos tratos (en todos los ámbitos: psicológico, jurídico, laboral… ). Fueron el 27% del total.

 

Seguir leyendo… »

 

Deja un comentario