Menos del 5% de sospechosos de covid-19 resultan positivos

En una semana se han hecho 10.000 pruebas PCR en Castilla-La Mancha.

 

En la primera semana en la que han comenzado a funcionar los equipos de rastreo en Castilla-La Mancha se han realizado 10.000 pruebas PCR a casos sospechosos, con el resultado de que «entre el 3 y el 4 por ciento de las personas a las que se les ha realizado son positivas por COVID-19«, según ha informado la consejera de Igualdad y portavoz del Gobierno de Castilla-La Mancha, Blanca Fernández.  Un dato que ha considerado «esperanzador», al menos comparándolo con  «el 40% de positivos del total de pruebas que se registraba en el peor momento de la pandemia, entre finales de marzo principios de abril».

 

Blanca Fernández ha puesto en valor la importancia de los equipos de rastreo para detectar posibles casos y localizar sus contactos para evaluar su situación clínica y tomar las decisiones oportunas.

 

 

Los hospitales de Castilla-la Mancha constatan la buena evolución de la pandemia en la región, que ha posibilitado que haya 121 personas hospitalizadas menos en la última semana, en la que 21 pacientes han salido de las unidades de críticos y durante la que se han dado 126 altas epidemiológicas, superando ya las 6.500 desde el inicio de la pandemia.

 

Unos datos esperanzadores que dan confianza pero que no deben llevar a conductas poco prudentes porque la prudencia individual y colectiva es la mejor aliada contra el coronavirus”, alerta la consejera de Igualdad y portavoz del Gobierno regional, que ha recordado que  «Cuenca y Guadalajara entrarán en fase 2 el próximo lunes y que el Gobierno regional solicitará el cambio de fase para Albacete, Ciudad Real y Toledo la próxima semana. Una decisión tomada con criterios de prudencia y sabiendo que podemos afrontar ese pequeño paso hacia adelante porque los datos asistenciales, epidemiológicos y los que aportan los equipos de rastreo así lo indican».

 

En cualquier caso,  Blanca Fernández ha matizado que este proceso “no es una carrera, sino que la sociedad española debe salir de esta crisis sanitaria desde la unidad de acción. De la crisis sanitaria tenemos que salir juntos. España es el país, la ciudadanía española es la que nos importa y cada comunidad autónoma tiene que hacer bien su tarea porque las decisiones que se tomen en Castilla-La mancha afectarán a las comunidades autónomas limítrofes y viceversa. Por eso la unidad de acción y la continuidad del estado de alarma que produce esa unidad de acción es imprescindible más que nunca para evitar un rebrote”.

 

En cuanto a la flexibilización de las franjas horarias para municipios menores de 10.000 habitantes, en Castilla-La Mancha ha aliviado bastante la situación porque más del 90 por ciento de los municipios de la comunidad tienen menos de 10.000 habitantes, por lo que aproximadamente la mitad de la población tiene plena libertad para salir, pasear, hacer deporte, salir con sus personas mayores o con menores. «Sin embargo, esta flexibilización no debe llevar a una relajación de las medidas de seguridad “porque el virus sigue estando aquí y por tanto es muy importante respetar las normas», recuerda Fernández.

 

Y es que según los datos que ha aportado la portavoz, se estima que entre un 20 y un 30 por ciento de la población que ha tenido la enfermedad no ha desarrollado síntomas, pero sí pueden contagiar, de ahí la importancia de avanzar en las fases de la desescalada con prudencia y responsabilidad. “Esta debe ser la actitud hasta que exista una vacuna o tratamientos que curen definitivamente la COVID-19”, ha concluido.

 

Seguir leyendo… »