Más de 71.000 hogares de la región tienen a todos sus miembros en paro

Trabajadores de Quintanar de la Orden. Foto de archivo.

 

El mercado laboral da una de cal y otra de arena en Castilla-La Mancha, con una cifra de parados de 219.300  durante el segundo trimestre de este año, lo que arroja una tasa de paro del 22’24% . Son los datos de la última Encuentra de Población Activa (EPA), que sitúan a Castilla-La Mancha como la única comunidad autónoma del país que reduce su número de ocupados en 4.100 (+0’53%) con respecto al primer trimestre de 2017. Así, el número total de ocupados asciende ahora a 766.800, con una tasa de actividad del 58’77%.

 

En la provincia de Toledo, que tiene una tasa de actividad superior a la media regional, del 60%, la tasa de paro baja al 22’08%, con una cifra total de 73.800 desempleados y 260.500 ocupados. Con mayor tasa de paro que Toledo están las provincias de Ciudad Real (26’33%), con 62.000 parados y 173.600 ocupados (el 56’15%) y de Albacete, que mantiene un 25,32 % de paro (48.500) y una tasa de ocupación del 56’15% (143.100 ocupados).

 

Las provincias con menor desempleo son las de Guadalajara, con un 15’43% (20.300 desempleados) y una tasa de actividad del 64% (111.000 ocupados) y Cuenca, con el 15’73% de paro (14.700 desempleados) y 54’77% de ocupación (78.500).

 

La consejera de Economía, Empleo y Empresas, Patricia Franco, ha preferido destacar los aspectos positivos que muestras los datos de la EPA del segundo trimestre del año.  “El paro continúa descendiendo en Castilla-La Mancha, 4.200 personas desempleadas menos en el segundo trimestre de 2017. De ellos, el 95 % son mujeres 4.000. El número total de personas desempleadas en Castilla-La Mancha es de 219.300, el 53% mujeres. Estamos haciendo muchos esfuerzos no en vano más de 82.000 personas son beneficiarias de políticas activas de empleo, con una inversión de más de 250 millones de euros, de las que más de 48.500 han pasado por la Formación Profesional para el Empleo, con una inversión que roza los 100 millones de euros”, ha manifestado Patricia Franco, asegurando al mismo tiempo que “el Gobierno  no se conforma con estos datos porque detrás de cada cifra de paro hay personas y por ellas gestionamos cada euro enfocado a la creación de empleo”.

 

Más críticos con la realidad del empleo en la región se han mostrado los sindicatos UGT y CCOO. Éste último, en manifestaciones de su responsable regional de Empleo, María Ángeles Castellanos, ha matizado que pese a que aparentemente se reduce la cifra de desempleados,  “hacemos una valoración muy negativa por la destrucción de más de 4.000 empleos, la mitad de ellos indefinidos. Muy preocupante es que aumenta el número de hogares con todos sus miembros en paro en más de 6.000, con lo que ya son más de 71.000. Tenemos un problema muy importante con el empleo en Castilla-La Mancha, con altas tasas de temporalidad, de precariedad”.