María Toledo, la toledana más flamenca

Es, por mérito propio, la toledana más flamenca. Fusión de modernidad y arte de toda la vida; de talento y trabajo.

La cantante y pianista toledana María Toledo

La cantante y pianista toledana María Toledo

María Rodríguez del Álamo (Toledo, 1983) desprende energía y una simpatía natural que hace sencillo mantener una conversación fluida y amena con ella, incluso mientras se maquilla y arregla en el camerino antes de comenzar la actuación que le espera en el Teatro de Rojas de Toledo.

 

Le pregunto si cantar en ‘casa’ le supone más presión o está más cómoda. “No me planteo donde estoy cuando subo a un escenario, porque lo más importante es la actitud. Eso sí, me hace mucha ilusión estar en Toledo, mi tierra. Y el Rojas no es nuevo para mí, aquí canté con 11 años, y con 12, con 15… Yo subía al escenario y me ponía a cantar flamenco y copla”.

 

Con 33 años cumplidos ha hecho realidad su sueño de vivir de la música, tiene cuatro discos en el mercado (María Toledo, Uñas Rojas, ConSentido y Magnética) y ya ha estado dos años consecutivos nominada para los premios Grammy Latinos (2015 y 2016).

 

AQUÍ: Acabas de volver de México y de Las Vegas, donde has vuelto a tener protagonismo en los premios Grammy Latinos, con cuatro nominaciones en dos años. ¿Qué tal te han acogido los latinoamericanos?

 

 

MT: Yo creo que se acoge muy bien el flamenco en latinoamérica. Se puede ser flamenca y triunfar. He presentado mi último disco, Magnética, en un concierto en el Lunario de México, que es un auditorio al que van muchos artistas españoles, y ha sido genial; fui con un grupo de mariachis (y grabé para el programa musical de la tele más famoso de México). Quiero repetir y volver pronto porque en México acogen a los artistas españoles con mucho cariño, son muy musicales y muy agradecidos y mi música está funcionando allí. En México veneran a Rocío Dúrcal, que ha dejado muy buena imagen de España, nos ha hecho mucho bien al resto de los cantantes.

Y en Las Vegas fenomenal, es una experiencia muy bonita porque los premios Grammy son una fiesta musical en el que te encuentras con todos tus compañeros. El año pasado presenté uno de los premios en los Grammy junto a Miguel Bosé y este año he presentado los premios especiales con Carlos Vives, unos galardones a la trayectoria de grandes músicos que ya no están en activo (uno de los premios fue para el grupo español El Consorcio).

 

AQUÍ: 2016 parece que ha sido un buen año para ti, al menos en cuanto a trabajo se refiere, porque de tu vida privada no das muchas pistas.

 

MT: Sí, creo que este ha sido el año en el que más he trabajado en conciertos. También ha sido bueno de premios y ¡me dieron la medalla de Castilla-La Mancha! He vivido momentos muy bonitos. El disco que he sacado este año está funcionado bien; y creo que, como pasó con el anterior, Magnética, están gustando porque es la música que escuchamos muchos en nuestra infancia.

 

AQUÍ: Magnética ha salido al mercado apenas un año después que el anterior, ConSentido, y lo has producido tú misma, ¿tan clara tenías la idea?

 

MT: Clarísima. Con Magnética he querido rendir homenaje a grandes artistas de mi profesión. Ha sido magnético porque he homenajeado a la banda sonora de mi vida, la que me ha marcado. Hay canciones de Rocío Jurado, de Camarón, de las Grecas (canto con una de ellas), de los Chichos... Yo he escuchado flamenco desde pequeña y he tenido la suerte de tener unos padres que me han apoyado mucho en mi carrera. Nunca me han regalado nada, todo ha sido a base de mucho trabajo, de tener una buena formación, porque aunque tengas cualidades para cantar si no adquieres una buena formación… En cuanto a la producción de mi último disco también lo tenía muy claro, ahora más que nunca mando en mí y yo decido qué y cuándo. Produzco yo aunque lo distribuye una multinacional. Mi idea es mostrar a la gente lo activa que soy, no paro de hacer cosas. Si tengo material por qué no sacarlo.

 

AQUÍ: Estudiaste piano en el Conservatorio Jacinto Guerrero de Toledo y más tarde te licenciaste en la carrera de Derecho. Finalmente, preferiste el piano y el escenario a la toga y los bufetes de abogado ¿Fue una elección arriesgada?

 

MT: Mi vocación siempre la he tenido clara, la música, pero aún así estoy colegiada como abogada y llegué a trabajar en un despacho de Toledo, en el de Julio Clemente, haciendo práctica jurídica. Sigo manteniendo muy buena relación con mis compañeros de carrera. Elegí mi piano y mi música y no me puedo quejar de cómo me han ido las cosas, creo que soy una privilegiada porque vivo de lo que realmente me gusta.

 

AQUÍ: Con el éxito de programas musicales como La Voz vemos que hay mucha gente joven con buenas voces y muchas ganas de triunfar en el mundo de la música. Tú empezaste de niña ese proceso ¿Basta el talento para conseguir el éxito?

 

MT: No, no. Hay mucha gente con talento que nunca llega a nada. Es necesaria una labor de promoción y difusión muy fuerte, si tienes un producto muy bueno pero no lo vendes nadie lo conoce. Sin los medios de comunicación nosotros no caminaríamos. Es importante el poder de la marca y, sobre todo, hay mucho trabajo detrás de una carrera musical. Además del talento tienes que tener un sello especial, algo que te diferencie. A mí lo que más me ayudó fue cantar tocando el piano, porque no era muy normal en el flamenco. Eso me hizo entrar en el circuito, porque no se había visto antes a alguien tocando el piano y cantando flamenco.

 

No basta el talento para triunfar. Hay que tener un sello especial y hace falta mucha promoción, un buen producto hay que venderlo

 

AQUÍ: Desde que sacaste tu primer disco en 2009 hasta hoy han transcurrido ocho años que han sido un periodo de profunda crisis en España. Supongo que el mundo de la música no ha sido ajeno a esta situación. ¿Se puede vivir hoy dignamente de la música?

 

MT: Es muy complicado. Nadie te regala nada. Te tienes que dedicar continuamente, tienes que trabajar el triple para ganar lo que se ganaba antes de la crisis pero sí se puede vivir dignamente de la música. Sin grandes lujos, no nos engañemos; somos muchos para repartir la tarta, pero ahora no me va mal, a ver si no cambia la cosa. Está muy difícil pero nada es imposible. Hay que adaptarse a los tiempos que corren.

 

AQUÍ: Estamos viendo últimamente muchas colaboraciones entre artistas, compartís videoclips y discos a dúo o hacéis colaboraciones de otros músicos.

 

MT: A mí me encanta colaborar con otros artistas. Acabo de hacer un video con Manu Tenorio y está a punto de salir otro con Manuel Cortés. Soy muy partidaria de los dúos, porque aunque a tu público le gusta lo tuyo si cantas con otros artistas sumas su público. En Magnética cantan conmigo El Pele y Carmela de Las Grecas; también ha colaborado el músico Abraham Laboriel.

 

AQUÍ: ¿Hay un público joven gustoso del flamenco renovado que estáis haciendo las generaciones más jóvenes?

 

MT: Creo que había un público joven con hambre de flamenco. Yo hago un flamenco a mi manera, con temas que flipan a la gente, sobre todo los de desamor, con canciones como ‘El tiempo’. Se aprecia mucho que tengas personalidad y que sepas llegar al corazón, que traspases. Yo canto para el público, no para la crítica, y busco emocionar a la gente.

 

AQUÍ: ¿Qué tipo de música prefieres escuchar?

 

MT: Me empapo de la música de Camarón, de Enrique Morente, La Susi… Pero también me gustan otros estilos, escucho mucho a Jamie Cullum, Diana Krall… Soy muy ecléctica y versátil. Es bueno empaparse de otras culturas, de otros estilos. Ahora estoy escuchando las composiciones de Manuel de Falla.

 

AQUÍ: ¿Te sigues sintiendo cómoda con el flamenco? ¿No te planteas otros estilos musicales?

 

MT: Siento que hago una música que no tiene fecha de caducidad y que puede gustar a todo tipo de público. Puedo entrar en circuitos de flamenco y de jazz. Y en cualquier parte del mundo se aprecia el flamenco. Yo fue a Japón con 18 años y quisiera poder volver a cantar allí.

 

AQUÍ: En las redes sociales y en internet se ve tu ingente actividad, pero todo trabajo y trabajo, ¿y qué me dices de tu vida privada?

 

MT: Te voy a hablar de corazón: no salgo si no es para trabajar. Mi vida privada es mi trabajo. El viernes voy a una cena con mis compañeros de universidad, pero es una excepción. Mírame, sigo sin hijos, no tengo tiempo de nada. Me quedo sola y lo único que hago es cantar y cantar; realmente esto es muy sacrificado, muy complicado. Pero me va bien en todos los aspectos de la vida porque soy una persona muy agradecida y tengo el cariño de la gente.

 

AQUÍ: Pero tendrás aficiones…

 

MT: ¿Aparte de cantar? Me gusta mucho montar en bicicleta cuando estoy en Mocejón, me recuerda a cuando iba con mi tío Ángel; me encanta ir a los toros. Deporte no hago mucho, la verdad, porque hay que tener mucha fuerza de voluntad, pero ahora he hecho yoga bikran y me gusta. Lo más duro es vencer la pereza cuando no estoy trabajando. Me encanta ir a conciertos: los últimos han sido de Alejandro Sanz en México), el de Abraham Mateo y el del Cigala, en Madrid. ¡Y me encanta comer. Si pudiese estar todo el día comiendo… No bebo vino y no he probado en mi vida la cerveza. Como no salgo, no he bebido nunca alcohol.

 

AQUÍ: ¿Qué esperas de 2017? ¿Habrá nuevo disco en el mercado?

 

MT: Creo que en estos momentos tal cual se está planteando la vida no me va mal y para 2017 ya tengo conciertos cerrados en Alemania con la orquesta sinfónica. Haré una gira a tope, que cerramos en Sevilla el 14 de octubre. Pero además también quiero meterme en el estudio para grabar un disco nuevo en verano. Ya estoy en proceso de componer nuevos temas. En fin, aspiro a seguir creciendo poco a poco.