MABEL LOZANO, 12 AÑOS COMPROMETIDA CONTRA LA EXPLOTACIÓN SEXUAL

La directora, actriz y presentadora toledana es una de las cineastas más comprometidas en la defensa de los derechos humanos y la cara más reconocible en la lucha contra la trata de mujeres. Embarcada ya en una nueva campaña de sensibilización con APRAMP, para la que ha dirigido el corto #Exit, el 18 de septiembre presentará el primer videojuego para concienciar a los jóvenes y el 21 estará en Toledo para hablar de cómo combatir esta lacra aún “invisible”.

 

 

Siempre desde una posición “activista”, la cineasta de Villaluenga de la Sagra lleva doce años denunciando la explotación de mujeres con fines sexuales, implicándose en campañas de sensibilización y escribiendo y dirigiendo documentales y cortos para visibilizar la vulneración de derechos que implica y el horror que sufren millones de mujeres, muchas de ellas en España.

 

Su película anterior, ‘Chicas Nuevas 24 horas’ (2015) ha ganado numerosos premios internacionales, estuvo nominada a los Goya y a los Platino, fue declarada de interés nacional en Paraguay y ha sido vista por millones de personas en todo el mundo. De cómo utilizar el arte y el lenguaje audiovisual como “herramienta de transformación social” para combatir la trata hablará en Toledo el día 21, durante las IV Jornadas sobre prostitución y trata de personas con fines de explotación sexual organizadas por Médicos del Mundo.

 

En #Exit cuatro mujeres que han logrado escapar de la explotación sexual cuentan su pesadilla y cómo afrontan su nueva vida, pero ¿qué posibilidades reales tiene una mujer de salir de las redes de prostitución?

 

Muy pocas. En #Exit he querido contar esa realidad: una mujer que está siendo prostituida si no tiene apoyos, herramientas, una reinserción socio-laboral no puede salir de ese bucle nunca porque no tiene oportunidades reales. Nadie se pregunta cuando se desarticula una red que tenía explotadas a diez o a quince mujeres qué pasa después con ellas. Si no tienen la suerte de encontrarse con asociaciones como APRAMP, les es casi imposible.

 

Lo que estamos haciendo, importantísimo, es una llamada a todos, al Gobierno y a la ciudadanía, porque es muy necesaria la inserción socio-laboral de estas mujeres para que puedan tener un trabajo digno y retomar las riendas de su vida; si no, no pueden salir del círculo y si se van de los pisos o de los clubes sin más, al final siguen ejerciendo la prostitución en la calle por muy poco dinero o vendiendo unos gramos de coca o alcoholizadas.

 

Lo que más me asusta es el desconocimiento absoluto que tienen los jóvenes, No saben nada, nada de la trata

 

En estos años que lleva peleando contra la trata de personas ¿ha habido avances en cuanto a implicación institucional y ciudadana para combatirla?

 

Cuando yo empecé a denunciar este asunto de esto no se hablaba. La ley en España sigue siendo muy laxa, pone el acento en la inmigración, la extranjería y la situación irregular y no en los derechos humanos, y ahora cuando se están incorporando mujeres españolas que son víctimas de trata ni siquiera esa ley las ampara. La ley tiene que estar absolutamente volcada en los derechos humanos y en la protección de las víctimas.

 

Pero lo que más me asusta, y por lo que más trabajo, es el desconocimiento absoluto de la trata que tienen los jóvenes. No saben nada, nada, nada de este delito. Y cada vez se están incorporando a más temprana edad al sexo de pago, con 18 o 19 años, porque es muy barato económicamente y afectivamente y porque la prostitución está tan normalizada que la relacionan con el divertimento.

 

Nadie les ha contado el delito gravísimo que hay detrás, son nativos digitales y no se llega a sus ventanas y este sigue siendo un país en el que no se habla de sexualidad en los hogares, de relaciones afectivo-sexuales sanas. Sí es verdad que los cuerpos de seguridad del Estado están cada vez más formados en la detección de víctimas, que eso no pasaba cuando yo empecé a trabajar en este tema. Entonces a una víctima que no se atrevía a denunciar por miedo la dejaban ahí, sin más, o se le incoaba un expediente como inmigrante ilegal y se la echaba del país.

 

Mabel Lozano durante la presentación de su último trabajo cinematográfico: #Exit, presentado en Madrid este mes de septiembre.

 

En las campañas de sensibilización en las que participa también se implica acudiendo a institutos y universidades para presentar sus documentales y hablar con los estudiantes sobre este tema. Chicas nuevas 24 horas fue visto por más de 4.000 alumnos de Castilla La Mancha el año pasado. ¿Cómo reaccionan ellos?

 

Seguir leyendo...