Los precios también se contagian del Covid y caen un 0’7% en Castilla-La Mancha

La cesta de la compra se ha encarecido tras la irrupción del covid-19, por la subida del precio de los alimentos frescos.

 

El impacto del coronavirus en los precios se salda con una caída del 0’5% del IPC (Índice de Precios de Consumo) en España y del 0’7% en Castilla-La Mancha en el último año. Tan determinante ha sido la influencia de la pandemia en la evolución de los precios que el INE ha creado dos grandes grupos: Bienes Covid-19 y Servicios Covid-19. En el de Bienes Covid-19 incluye a los productos más consumidos en los hogares durante la pandemia: Alimentos, bebidas, tabaco, productos de limpieza, productos farmacéuticos, artículos de aseo personal y comida para animales. Durante el último año este grupo se ha encarecido  un 1’7%.

 

 

En el grupo de Servicios Covid-19 están el alquiler de vivienda y garaje, la recogida de basuras, los gastos comunitarios, la electricidad, el gasóleo de calefacción, la telefonía, la música y televisión en streaming, los seguros, las comisiones bancarias y los servicios funerarios. En conjunto, los precios de este grupo caen un 2’1% en términos interanuales.

 

Aunque la inflación cae en Castilla-La Mancha (y lo hace con mayor fuerza que en el resto del país), la cesta de la compra se ha encarecido desde el inicio de la pandemia. Alimentos y bebidas han subido sus precios un 2’4% (arrastrados sobre todo por el incremento de las frutas frescas) y las bebidas alcohólicas se han encarecido un 0’7%.

 

También han subido los precios de los productos farmacéuticos casi un 1%, cifra similar a la registrada en el grupo de vestido y calzado (aunque sube en términos interanuales, en lo que va de año -de enero a agosto-, los precios de vestido y  calzado han caído más de un 16%). Hoteles y restaurantes han subido sus precios un 1’8% en Castilla-La Mancha.

 

Por el contrario, los gastos derivados de la vivienda han caído en conjunto un 5’4% en la región, los del transporte se han rebajado un 4’2%, los gastos relacionados con el ocio y la cultura han descendido un 2’5%.

 

Seguir leyendo… »