LOS PARTIDOS EN EBULLICIÓN INTERNA

La muerte de la consejera de Fomento, Elena de la Cruz, el pasado mes de abril, de manera casi repentina, fue uno de esos momentos en los que la vida se relativiza. Ocurre siempre con la muerte de alguien próximo, dejan de tener importancia muchos asuntos que antes no nos dejaban dormir. En política, sin embargo, no hay tiempo para relativismos y a esa pérdida le han sucedido y suceden importantes acontecimientos que no permiten parones.

 

El primero de ellos uno por el que Elena de la Cruz mantuvo una enconada e infructuosa lucha, los trasvases de agua del Tajo que han seguido aprobándose. El Gobierno de España realiza las “cuentas del Gran Capitán” para que los trasvases que autoriza entren en unas normas que el mismo ha dictado y que ya son muy lesivas para la cuenca del Tajo. No hay agua suficiente en la cabecera y lo fían todo a las lluvias que han de caer y, según denuncian los pueblos ribereños, no descuentan para autorizarlos los trasvases ya aprobados, un agua que por tanto no va a recorrer la cuenca del Tajo sino la del acueducto al Segura.

 

La región ha perdido mucho empuje político en su oposición al Trasvase. Ahora la presidenta regional del PP, Dolores de Cospedal, está sentada en el Consejo de Ministros que aprueba los trasvases. El que va a ser presidente provincial de este partido en Toledo, José Julián Gregorio, es el delegado del gobierno de España en la región. Así las cosas el trasvase es un asunto que no interesa mucho cuestionar.

 

En Podemos el debate ha llegado incluso a la campaña de los tres aspirantes a ocupar la secretaría regional. Dos de ellos, Fernando Barredo y David Llorente, con posiciones claras y rotundas contra el trasvase. El tercero, el actual secretario regional y favorito para seguir siéndolo, José García Molina, tibio, nunca lo ha cuestionado claramente, no le gusta intranquilizar al partido a nivel nacional, más bien al contrario es muy receptivo a sus indicaciones.

 

El PSOE de Castilla-La Mancha tiene clara su oposición al trasvase; pero nunca ha conseguido hacer partícipe a sus compañeros de otras comunidades de sus planteamientos. Bono cometió siendo presidente el error de aprobar el plan hidrológico nacional de Aznar, que Zapatero y Europa dejaron sin efecto, y las desconfianzas duran hasta hoy.

 

Los movimientos ecologistas, como los partidos políticos, se mueven también según las zonas geográficas y los medios de comunicación nacionales lo consideran un asunto doméstico y no una cuestión de medio ambiente sino más bien de recursos económicos. Bajo esta perspectiva la idea que se abre paso siempre es que en Murcia y Almería el agua renta más.

 

Los procesos congresuales que viven los partidos tampoco dejan mucho tiempo para elaborar políticas de oposición. En el PP dicho está que mejor ni tocarlo. Este partido parece haber resuelto de manera satisfactoria, en la línea de lo que gusta a sus militantes, los congresos que han de celebrarse. El secretario general, Vicente Tirado, se ha empleado y ha conseguido que se de una imagen de unidad en todas las provincias. Donde más difícil lo tenía, en Toledo, ha encontrado en el delegado del gobierno la figura que no molesta a nadie, ni para uno ni para otro, ni Carlos Velázquez, alcalde de Seseña, ni Emilio Bravo, alcalde de Mora, los dos principales aspirantes a la presidencia. Se les nombra coordinador provincial y secretario provincial respectivamente y nadie discute. ¡Será por puestos!

 

En Podemos, gane quien gane, se ha asistido a nivel regional a un hecho especialmente delicado, las enormes diferencias entre los dos únicos parlamentarios regionales con que cuenta la formación. Entre ellas sobre el voto negativo a los presupuestos de la Junta, aunque al final imperara la disciplina de voto y no se aprobaran. Uno de los ejercicios políticos de frivolidad más grande que recuerdo en esta región, y no han sido pocos los que ha habido.

 

Hemos pasado cuatro años donde la mitad del gobierno tenía que venir todas las mañanas desde Madrid y de Castilla-La Mancha solo conocían el tramo de la A42 hasta Toledo, para que ahora vengan las directrices de quienes ni siquiera conocen ese tramo. En lo que al PSOE se refiere su proceso congresual deja todos los escenarios posibles abiertos. Los analistas acertarán cuando ya se conozcan los resultados.