Los empleados del supermercado Lidl en la región, convocados a una huelga por falta de medidas de seguridad

La empresa alemana de distribución tiene en Castilla-La Mancha 21 supermercados y 284 trabajadores.

 

Los 284 trabajadores de los 21 supermercados que Lidl tiene en Castilla-La Mancha están llamados mañana jueves a secundar la jornada de huelga convocada por los sindicatos CCOO y UGT para exigir a la multinacional alemana «el cumplimiento de los compromisos firmados al inicio del estado de alarma y la implantación de protocolos de prevención para iniciar la actividad de forma segura en secciones recién abiertas al público como el textil».

 

Según la denuncia de los sindicatos, «Lidl ni siquiera acepta implantar protocolos de prevención para iniciar la actividad de forma segura en las secciones que abren ahora al público. Y se niega también a cumplir el acuerdo suscrito al inicio del estado de alarma por el que se comprometía a pagar las horas extra al 150%, reconociendo así el sobresfuerzo que está realizando la plantilla».

 

 

Para CCOO “la actitud de Lidl es grave porque sienta las bases para unas relaciones laborales basadas en la desconfianza y en el conflicto. La empresa ha roto el diálogo con la representación legal de la plantilla, negándose a abordar hasta las cuestiones más básicas«.

 

El pasado viernes, empresa y sindicatos mayoritarios se reunieron en el SIMA para iniciar un procedimiento de mediación. Pero el acuerdo no fue posible y CCOO y UGT mantienen la convocatoria de huelga, que en Castilla-La Mancha afecta a los siete supermercados de la firma alemana en Albacete, con 67 personas en plantilla; a cinco en Ciudad Real, con 92 trabajadoras; dos en Cuenca, con 21 empleados; tres en Guadalajara, donde trabajan 41 personas y cuatro en Toledo, con una plantilla de 63 empleados.

 

Los sindicatos añaden otro reproche a la empresa, ya que Lidl sí ha firmado con el sindicato nacionalista ELA un acuerdo que solo es de aplicación en el País Vasco y que recoge propuestas y medidas que Lidl se niega a aplicar en el resto de España.

 

Seguir leyendo… »

 

 

 

“El procedimiento de mediación y arbitraje es muy útil siempre y cuando las partes estén dispuestas a negociar y acordar. Pero, lo que CCOO y UGT se encontraron el viernes en la Fundación SIMA fue una empresa cerrada a cualquier diálogo. La dirección de Lidl sólo acudió a cumplir un trámite, negando sistemáticamente los hechos y sin ninguna voluntad de llegar a acuerdos”, denuncia Miguel Ángel Cubillo, secretario general CCOO-Servicios CLM.