Los Aznar pagarán finalmente por obras ilegales en Cabañeros

Obras en la vivienda de los Aznar dentro del parque nacional de Cabañeros, aún pendientes de los tribunales.

Obras en la vivienda de los Aznar, en una finca situada en pleno corazón del parque nacional de Cabañeros, denunciadas por los ecologistas y aún pendientes de los tribunales.

 

El empresario Alejandro Aznar y su esposa, la polémica ex-presidenta del Círculo de Empresarios, Mónica de Oriol, tendrán que pagar finalmente la multa de 10.000 euros que la Secretaría de Estado de Medio Ambiente les impuso en mayo de 2015 por ampliar sin permiso una pista de 1.500 metros sobre parte de la Cañada Real Segoviana para acceder a la finca que tienen dentro del Parque Nacional de Cabañeros.

 

El Juzgado central de lo Contencioso-Administrativo número 10 de Madrid ha confirmado la sanción, que los empresarios habían recurrido, y que recae directamente sobre la empresa Inmobiliaria del Bullaque, que es la que consta oficialmente como propietaria de esta finca. La sentencia, recogida por la agencia Europa Press, estima que con las obras realizadas en el camino se incurrió en una infracción grave de la ley que protege este parque nacional.

 

Fueron Ecologistas en Acción, SEO/BirdLife y WWF quienes denunciaron la actuación. En un comunicado conjunto recuerdan que el proceso de autorizacion de aquellas obras “estuvo plagado de sombras e irregularidades” y advierten que los propietarios de esta finca aún tienen que responder ante los tribunales por la desproporcionada remodelación del caserío ubicado dentro de esta propiedad, como se aprecia en la fotografía facilitada por Ecologistas en Acción en su día y publicada en diciembre de 2014 en un reportaje sobre la situación del parque nacional  y los propietarios particulares que tienen vallado casi la mitad del espacio protegido.

 

El presidente de la Asociación de Navieros Españoles y de las bodegas Marqués de Riscal y su esposa Mónica Oriol son los propietarios de Cabañeros, la mayor finca privada del parque (7.000 hectáreas) y la que da nombre a todo el espacio protegido. Este enorme coto de caza, entre Horcajo y Alcoba de los Montes (en Ciudad Real) fue el espacio que los Aznar conservaron tras vender la mayor parte de sus posesiones en la zona al Ministerio de Defensa para la construcción de un campo de tiro en los 80 que, finalmente, se convirtió en parque nacional. Se gestiona a través de la empresa Inmobiliaria del Bullaque. Aznar es uno de los representantes de los propietarios particulares en el Patronato del Parque.