Los 33 brotes activos de coronavirus en Castilla-La Mancha, «razonablemente controlados»

El director general de Salud Pública de Castilla-La Mancha, Juan Camacho. Foto: J. R. Márquez /JCCM.

 

Camino de los 20.000 casos positivos por Covid-19 en Castilla-La Mancha desde el inicio de la epidemia, llegados al 7 de agosto (cinco meses y seis días después de confirmado el primer caso en la región) hay declarados 33 brotes activos: 10 en Ciudad Real, 10 en Toledo, 8 en Albacete, 3 en Cuenca y 2 en Guadalajara. Suman entre los 33 brotes 321 personas contagiadas, aunque únicamente 5 de ellas están hospitalizadas, y están en seguimiento 1.100 contactos directos de los 321 positivos. Con estos datos, el director general de Salud Pública, Juan Camacho, considera que «hay un control razonable sobre la gestión de los brotes».

 

 

La mayor parte de los brotes que se mantienen activos, 21, son de ámbito familiar, y pese a no haber obligación de declararlos al Ministerio de Sanidad, «en Castilla-La Mancha sí los declaramos por transparencia«, apunta Camacho. De los 33 brotes declarados, 25 son pequeños, ya que afectan a 10 o menos personas.

 

Otros brotes de mayor tamaño, como los de Socuéllamos  (en la provincia de Ciudad Real) y el de Corral de Almaguer (Toledo), acumulan 13 días sin diagnosticar ningún nuevo positivo, por lo que si hoy tampoco sucede el 8 de agosto se declararán ambos brotes como ya inactivos. En el de Socuéllamos la autoridad sanitaria restringió la actividad del municipio para evitar su expansión. Estas medidas drásticas se han tomado también para controlar el brote de Arroba de Los Montes (Ciudad Real), en el que ya suman 38 positivos, ninguno de ellos hospitalizados.

2.000 PCR se hacen cada día en Castilla-La Mancha, y prácticamente el 96% de las pruebas salen negativo por covid-10

Los brotes de Manzanares y Membrilla (ambos en la provincia de Ciudad Real),  el origen es de ámbito laboral y ha conllevado el cierre de dos empresas hortofrutícolas en las que se han dado los contagios.

 

Más preocupante está siendo el brote en el asentamiento ilegal de temporeros en Albacete capital, detectado hace más de dos semanas y que sigue dando nuevos casos. Camacho ha defendido la gestión realizada por la consejería de Sanidad en este brote: «Se hizo estudio epidemiológico concreto y primer pase de PCR a casi todos los asentados en el momento inicial. Se procedió al traslado de esas personas a un lugar con mejores condiciones de habitabilidad, se trasladó a 240 personas a la Institución Ferial de Albacete. Todo se hizo con premura por la situación pandémica. Como se detectan nuevos casos debe persistir la cuarentena».

 

Los temporeros afectados, casi todos subsaharianos, han protagonizado ya dos ‘motines’ contra el confinamiento obligado, ya que no pueden trabajar y necesitan dinero para enviar a sus familias. Cerca de 200 temporeros más que estaban en el asentamiento se han marchado sin autorización y no están identificados.

 

PREOCUPACIÓN POR LA VENDIMIA, QUE ATRAE A MÁS DE 20.000 TRABAJADORES

El director general de Salud Pública ha reconocido la preocupación de la autoridad sanitaria por el control de la pandemia en las labores agrícolas. «Las tareas agrícolas son esenciales en Castilla-La Mancha y se nos viene encima la vendimia, con 20.000 temporeros. Hay que paliar y prevenir el contagio», reconoce Camacho, recordando que  «estamos trabajando en una orden conjunta entre las consejerías de Agricultura, Economía y Empleo y Sanidad para afrontar la vendimia. Esta orden viene acompañada de una guía hecha por Sanidad. Es un reto importante porque varios brotes han tenido relación con el trabajo temporero en el sector de la agricultura».

 

Es el foco agrícola el de mayor preocupación en unos momentos en los que la Consejería de Sanidad se muestra razonablemente optimista respecto a la evolución de la pandemia en Castilla-La Mancha. Aunque Camacho habla de «prudencia» y «humildad», sí exhibe un dato importante: De las 2.000 pruebas PCR que se hacen cada día en la región, prácticamente el 96% son negativas, frente a un 4% positivas. Considera que esto es gracias a la Estrategia de detección precoz, vigilancia y control de la Covid-19, que en Castilla-La Mancha tiene una de sus más eficaces herramientas en el equipo de 427 enfermeras de vigilancia, «un auténtico ejército epidemiológico«, dice Camacho, «que ha diagnosticado 2.100 casos confirmados y hace un seguimiento proactivo de 7.000 contactos».

 

Seguir leyendo… »