Le detienen por arrojar dos perros a un pozo

 

La Guardia Civil ha detenido a M.R.L de 38 años, por dos delitos de maltrato animal, al arrojar dos perros vivos a un pozo ubicado en la localidad de Quismondo. Los cuerpos de los perros fueron recuperados por los bomberos.

 

Según una nota de la Guardia civil, e pasado mes de enero, se recibió una llamada en la central de emergencias del 112 CLM cuyo interlocutor comunicaba haber observado como un hombre arrojaba dos perros a un pozo ubicado en un solar de la localidad de Quismondo. Al lugar se desplazó una patrulla del Seprona de la Guardia Civil Toledo y una dotación de bomberos de Santa Olalla que recuperó los cuerpos ya sin vida de ambos animales.

 

El Seprona comprobó que eran dos hembras de las razas podenca y beagle y verificó que las dos portaban su correspondiente microchip.

 

Los agentes localizaron a los dos propietarios de estos animales, los cuales les informaron que habían cedido los dos canes a un vecino de la localidad de Quismondo, mostrando ambos la documentación que lo corroboraba.

 

La Guardia Civil realizó las gestiones necesarias para localizar a este hombre, el cual contaba con numerosos antecedentes policiales, alguno de ellos también por maltrato animal.

 

El Seprona localizó a este hombre en el municipio de Fuensalida y lo detuvo por dos delitos de maltrato animal, poniéndolo a disposición del Juzgado de Instrucción de Guardia de Torrijos.

 

En la nota, la Guardia Civil agradece a los ciudadanos su colaboración y recuerda que el teléfono de urgencias del que dispone, 062, está permanentemente a su disposición.