Las últimas propuestas de Mariano Pareja

Bette Smith

“Jetlagger”

Procedente de Brooklyn y apadrinada por Jimbo Mathus, productor de su recién estrenado debut, Bette Smith se presenta como una de las grandes sorpresas y una de las nuevas vocalistas más poderosas, con más soul en las venas de los últimos años, para hacer temblar los cimientos de un género que todavía tiene mucho que contar.

No ha podido arrancar mejor su carrera, Bette Smith acaba de aterrizar con “Jetlagger” un trabajo que suena fresco y directo, cargado de ritmo e increíblemente contagioso. Desde que el disco comienza con “I Will Feed You” hasta el broche de oro que es “City In The Sky” las emociones se suceden en este repertorio lleno de soul ardiente que mezcla elementos de rock y funk, un sonido deudor y a su vez respetuoso con el soul de la vieja escuela. “Jetlagger” marca el debut de lo que puede ser una de las nuevas voces más distintivas del soul.

The Parson Red Heads

“Blurred Harmony”

Llevan una década ofreciendo discos espléndidos, repletos de buenas canciones, aunque de escasa repercusión comercial. Después de trabajos tan redondos como “Yearling” (2011) y “Orb Weaver” (2013), ahora ve la luz el maravilloso “Blurred Harmony”, un disco con mayúsculas y llamado a ser parte de lo más destacado de su carrera, que nos devuelve a la banda de Portland (Oregón) sonando arrebatadora.

The Parson Red Heads vuelven a mostrar su buen gusto a la hora de facturar impagables temas de pop-rock atemporal, de bellas armonías vocales, amables guitarras y acertadas incursiones en la psicodelia folk, con claras referencias a bandas como The Byrds y The Jayhawks. “Blurred Harmony” es un trabajo sin fisuras, perfecto para los amantes de las melodías clásicas.

Tom Petty

(1950-2017)

Es una de las figuras esenciales y más respetadas de la historia del rock norteamericano, se ganó ese reconocimiento gracias a discos memorables, tanto en compañía de The Heartbreakers, su banda de toda la vida, como en solitario. Algunos de sus trabajos se codean con la excelencia, como su álbum de debut “Tom Petty the Heartbreakers” (1976), una perfecta carta de presentación, “Damn the Torpedoes” (1979) y “Full Moon Fever” (1989), sus dos obras maestras, o “Wildflowers” (1994), que brillan entre lo más sobresaliente de su legado y continúan conservando todo su encanto.

Tom Petty nos ha dejado un increíble cancionero repleto de momentos irrepetibles, muchos de sus temas como “Breakdown”, “I Won’t Back Down”, “Don´t Do Me Like That”, “Refugee”, “Learning To Fly” y, especialmente “American Girl” y “Free Fallin'” rebosan talento y están considerados como clásicos del rock americano. En 1970 dio sus primeros pasos, sin éxito, junto a Mudcrutch, grupo en el que ya militaban Mike Campbell y Benmont Tench, que después se incorporaron a The Heartbreakers.

En 2007 invitó a Randall Marsh y a Tom Leadon a retomar aquel proyecto de juventud y de aquellas sesiones salió un brillante disco homónimo, al que seguiría un segundo volumen en 2016. También formó parte de aquella aventura irrepetible bautizada como The Traveling Wilburys, junto a estrellas de la talla de Bob Dylan, George Harrison, Roy Orbison y Jeff Lynne. El éxito de “The Traveling Wilburys, Vol.1” en 1988 fue inmediato y rotundo, volvieron a reunirse en 1990, ya sin Roy Orbison, y grabaron un segundo disco, “The Traveling Wilburys, Vol.3”.

Hasta llegar a su última entrega, el notable “Hypnotic Eyes” (2014), Tom Petty no dejó de grabar discos apasionantes, toda una lección de cómo hacer buena música. Tenía 66 años, se encontraba descansando en su casa, en la recta final de una gran gira para celebrar sus 40 años en la música, cuando fue víctima de un ataque cardíaco. Este inesperado adiós nos deja con la sensación de que se ha ido demasiado pronto una de las últimas grandes leyendas del rock americano. El mundo del rock está de luto.