Las Lagunas de Ruidera no renuncian a seguir siendo el paraíso de los bañistas

Las Lagunas de Ruidera lucen este verano un aspecto espléndido, por cantidad y calidad de sus aguas.

 

La excelente calidad que este verano registran, en general, las aguas de las playas de interior de Castilla-La Mancha -según las analíticas realizadas por el programa de vigilancia Náyade-, son una tentación para los bañistas, que tradicionalmente disfrutan de los ríos, lagunas, pozas y embalses aptos para el baño en la región (hasta 35 lugares controlados distribuidos por las cinco provincias).

 

Pero también en esta tradición veraniega ha irrumpido el coronavirus, obligando a desautorizar el baño en muchos de estos espacios naturales o imponiendo severas restricciones y medidas de seguridad. Aunque el Ministerio de Sanidad ha hecho suyo el criterio de la OMS (Organización Mundial de la Salud) respecto a que  «el riesgo debido al Covid-19 en el baño recreativo se relaciona más con el bajo respeto del distanciamiento social y menos con el virus en el agua«, sí considera que «hay que prestar especial atención a las pozas, remansos y cauces de agua dulce con escaso caudal que pueden ser frecuentadas por bañistas. Estos medios acuáticos no son aconsejables para uso recreativo».

 

No es el caso del Parque Natural de las Lagunas de Ruidera, que este verano luce en todo su esplendor por la cantidad y la calidad de sus aguas. Las Lagunas de Ruidera no renuncia a seguir siendo el paraíso de bañistas y desde hace mediados de junio recibe a visitantes, que ya pueden disfrutar de las actividades acuáticas, deportivas y de ocio, con  buena parte de sus infraestructuras hosteleras abiertas. Los ayuntamientos de Ruidera (Ciudad Real) y Ossa de Montiel (Albacete) han sido valientes en su decisión de procurar cierta normalidad al árido y tórrido verano del Campo de Montiel, aplicando unos planes de contingencia aprobados por las delegaciones provinciales de Sanidad.

 

 

El aforo de las lagunas que concentran mayor número de turistas se ha limitado al 50%.

 

La limitación de los aforos y el control de las distancias entre personas, además de extremar las medidas de higiene, son los principales objetivos a cumplir para mantener la autorización del baño en las Lagunas de Ruidera. El control corre a cargo de los ayuntamientos de Ruidera y Ossa de Montiel, que han contratado a personal específico para tareas de vigilancia, aunque apelan a la responsabilidad individual.

 

No es necesaria cita previa para ir al Parque Natural de las Lagunas de Ruidera y sólo unos carteles informativos recuerdan, a pie de las lagunas, las normas a seguir en estas circunstancias especiales. Pero la sombra de una duda acecha a este singular y hermoso espacio natural: ¿Qué pasará si a a partir del mes de julio comienzan a llegar los miles de turistas que habitualmente buscan su lugar en la mejor playa de interior de España?

 

Seguir leyendo… »