LAS ‘3R’ DE ASIER MAÑAS, MEJOR CIENTÍFICO JOVEN DE EUROPA 2016

Mañas ha comprobado que romper con largos periodos de sedentarismo y movernos 10 minutos por cada hora que permanecemos sentados reduce el riesgo de dependencia al envejecer. El Congreso Europeo de Ciencias del Deporte ha reconocido el valor de esta investigación, realizada en colaboración con el Estudio Toledo, concediéndole este premio.

 

investigador-2

 

Tiene 24 años, es de Valdepeñas y ya arrastra un curriculum brillante: fue el primero de su promoción en el grado de Ciencias del Deporte (con un 9,2) y en el máster en investigación de esta disciplina (con un 9,7); ambos cursados en Toledo, en la Universidad de Castilla La Mancha.

 

Y allí sigue, investigando ahora en el Laboratorio de Actividad Física y Función Muscular, mientras realiza su tesis doctoral sobre actividad física y sedentarismo relacionado con fragilidad, dependencia y ciertas patologías y en la que está aplicando análisis estadísticos muy novedosos, también en colaboración con el el Estudio Toledo Envejecimiento Saludable.

 

En el marco de este proyecto global realizó la investigación que le ha reportado el reconocimiento del 21 Congreso Europeo de Ciencias del Deporte hace unas semanas en Viena. Cuando una compañera le avisó que le habían elegido como uno de los diez mejores investigadores jóvenes de Europa en esta disciplina del 2016, pensó que estaba bromeando. “Me puse muy nervioso. No me lo esperaba. Es una satisfacción y una felicidad impresionante haber conseguido algo tan difícil y siendo tan joven, después de tanto esfuerzo, no solo mío sino de todo el Laboratorio” 

 

“Y luego el poder extender la marca de esta Universidad, que se sepa que aquí tenemos buenos investigadores y docentes y hacemos cosas importantes, que todos tenemos que valorar y de las que tenemos que estar orgullosos. En Ciencias del Deporte se están desarrollando proyectos de investigación muy interesantes, punteros en el mundo. A raíz de este premio te das cuenta que tienen que venir de fuera a decirte lo bueno que eres porque si no, no valoramos lo que tenemos aquí”.

 

 ¿Cómo planteó esta investigación y ha llegado a concretar hasta cómo debe romperse el sedentarismo?

 

 

La Organización Mundial de la Salud considera el sedentarismo una pandemia Nosotros quisimos ahondar un poquito más y descubrimos que era muy importante el sedentarismo total de una persona, pero aún más importante el patrón con el que lo hacía, es decir cada cuánto tiempo se movía. Para comprobarlo colocamos acelerómetros en las caderas de 234 hombres y de 285 mujeres de entre 67 y 95 años durante una semana para cuantificar su actividad física; y luego medimos su fragilidad a través de distintos procedimientos.

 

Analizamos y correlacionamos los datos y encontramos que las personas que no rompían con el sedentarismo y pasaban más tiempo sentadas, sin levantarse cada hora diez minutos a dar un paseo o hacer unos ejercicios, tenían una mayor fragilidad. Esto es extrapolable a toda la población. Si eres frágil a una edad adulta es porque en una edad más joven has sido más sedentario y no lo has roto. Todo suma. Han sido dos años de trabajo duro.

 

Han trabajado con población mayor. ¿Las nuevas generaciones van por el mismo camino?

 

Seguimos teniendo una población muy muy sedentaria. 3 de cada 4 personas no cumplen con las recomendaciones de actividad física de la OMS, pero es verdad que estamos progresando. En los datos de 1990 observamos que el sedentarismo era mayor que ahora. Creo que se está cambiando la mentalidad y cada vez tratamos de ser más activos, pero todavía cuesta. El sedentarismo tiene una importancia vital porque es el cuarto factor de riesgo de mortalidad. En 2008 fue el causante del 9% de las muertes prematuras. A España le supone un gasto sanitario de 20.000 millones de euros cada año. Y también está relacionado con un empeoramiento de distintas patologías como la hipertensión, la diabetes tipo 2, el colesterol alto. ¿Qué más evidencias necesitamos para concluir que el ejercicio físico es la mejor medicina que tenemos hasta hoy?

 

¿Qué tipo de ejercicios son más recomendables? ¿Cómo y cuánto hacer?

 

La OMS recomienda realizar 150 minutos semanales de actividad física moderada y vigorosa. Además de en el gimnasio podemos hacerlo en casa, en la calle, en el parque, cogiendo unas bandas elásticas, unas gomas para fortalecer los grandes grupos musculares. Ahora bien hay que tener cuidado de cómo se realizan, en qué dosis y bajo qué supervisión, que debe ser la de un profesional, que son los graduados en Ciencias del Deporte. No es un servicio de élite y cada vez hay más para asesorarnos.

 

Lo difícil es diferenciar al profesional con un grado que se ha formado 4 o 5 años del que ha hecho un curso de fin de semana. Pidámosle el curriculum, si tiene la formación no le importará mostrarlo. Hay que tomárselo en serio. El ejercicio no es ocio ni rendimiento para colgarse una medalla, es salud, encontrarse bien, tener un sistema inmunológico fuerte y un cerebro bien desarrollado.

 

 ¿Qué está pasando con los niños?

 

Siempre digo que estamos creando máquinas sedentarias. Desde muy pequeños se sientan y no se mueven en horas. Su ocio ahora son los móviles, el ordenador y las videoconsolas. En los países nórdicos cada hora de clase los niños tienen un recreo de media hora; en España pasan 6 horas con dos recreos muy cortos, sin tiempo para jugar. Aquí solo se plantea estudiar más matemáticas y más lengua.

 

Creo que nos equivocamos: el ejercicio, los hábitos saludables, una buena nutrición, el descanso, las artes plásticas, la música, la creatividad son muy importantes. Aquí vamos al contrario: a que cada vez seamos más estrechos de mente, más lenguaje, más historia, más matemáticas y menos creatividad y menos vida saludable.

 

¿Cómo rompemos con esto?

 

Fijándonos en otros países con otras políticas sociales que promuevan hábitos más saludables y a los que les va muy bien. Y después tenemos que confiar en nosotros mismos y en las evidencias científicas, ser más valientes y pensar en el medio y largo plazo. Yo espero haber aportado mi granito de arena y espero poder seguir haciéndolo. Mucha gente me está diciendo que están supercontentos porque les he hecho darse cuenta de lo importante que es levantarse unos minutos cada cierto tiempo. Eso es lo que queremos y lo que me hace superfeliz.

 

No es nada fácil investigar en España y menos para un joven. ¿Cómo lo ha conseguido?

No, no es fácil. Solo unos pocos lo conseguimos porque la financiación y el apoyo es poco, las condiciones son duras, son muchas horas de trabajo, el sueldo es relativamente bajo y eso el que lo tiene. Yo empecé haciendo apoyo como voluntario en distintos proyectos en tercero del grado porque siempre me ha gustado mucho la investigación. En cuarto me concedieron una beca de colaboración y eso me trajo a este laboratorio de Actividad Física y Función Muscular y al grupo de investigación GENUD Toledo. Luego hice el master con otra beca de investigación y por las buenas notas y todo lo demás ahora tengo un contrato predoctoral aquí de 4 años para realizar la tesis, con carga de investigación y carga de docencia. Este es mi trabajo.

 

¿Cuántas horas dedica al día a la investigación y cuánto le pagan por ello?

 

Mi beca es de 1.000 euros por 8 horas de trabajo diarias, pero a mí me apasiona la investigación y cuando llegó a casa sigo con ella, como casi todos los que nos dedicamos a esto. Puedo dedicarle 12 o 14 horas al día. Tengo la suerte de tener esta ayuda de la Universidad para investigar 4 años, hay compañeros que por desgracia no la tienen e investigan gratis.

 

¿Por qué en este país cuesta tanto valorar el trabajo investigador?

 

Porque la investigación no da resultados a corto plazo, sino a medio o largo y la gente aquí suele ser medioplacista, quiere resultados inmediatos. La investigación requiere muchos recursos económicos y humanos y mucho tiempo para obtener resultados y a los políticos no les interesa invertir en ella porque a los cuatro años pueden irse sin ver esos resultados. En otros países, los nórdicos o Alemania por ejemplo, invierten mucho dinero y muchos recursos en investigación y les va muy bien.

 

¿En qué trabaja ahora?

 

Seguimos intentando desgranar un poco más acerca de actividad física y sedentarismo en la población mayor, pero también nos estamos dedicando a otro proyecto de investigación con empresas saludables, para que sus trabajadores sean más activos en el mismo entorno laboral. El rendimiento no baja, sino que aumenta si el empleado hace ejercicio. Hace poco tiempo nos concedieron el accésit de la estrategia NAOS (nutrición, actividad física y prevención de la obesidad) por este proyecto que llevamos realizando un año en una empresa del Ibex 35 en Madrid, a quienes estamos ayudando a hacer las cosas con rigor. Tenemos muchas ideas, somos pioneros en estas investigaciones, pero todavía no podemos contar mucho.

 

ESTAS SON LAS 3R

 

Las propone Asier Mañas y asegura que siguiéndolas tendríamos “mucho ganado”: Son así de fáciles:

 

1.-

: Mínimo 150 minutos semanales (media hora, cinco días) de actividad física moderada-vigorosa con ejercicio aeróbico: caminata, correr, bici, nadar, elíptica… y hacer dos días ejercicios de fuerza.

 

2.- REDUCIR EL SEDENTARISMO: Intentar pasar el menor tiempo posible sentados.

 

3.- ROMPER EL SEDENTARISMO: A la hora de estar sentados, levantarnos 10 minutos: caminar un poco, hacer estiramientos, algún ejercicio o irnos a charlar con otro compañero.

Seguir leyendo… »