La vuelta al cole será ‘peligrosa’ si no se reduce el número de alumnos por aula, según denuncia UGT

Separación de los alumnos con mamparas para evitar contagios en un colegio chino.

 

Los centros educativos de Castilla-La Mancha están recibiendo estos días el documento elaborado por el el Ministerio de Educación y Formación Profesional y apoyado por casi todas las comunidades autónomas, entre ellas la de Castilla-La Mancha, en el que se sientan las bases para el inicio y desarrollo del próximo curso, que estará marcado por la estrategia de prevención de nuevos brotes de coronavirus. Con este documento base, cada centro educativo deberá hacer su propio plan de contingencia.

 

La consejera de Educación de Castilla-La Mancha, Rosa Ana Rodríguez, considera el plan de vuelta al cole de manera presencia, “garantista e inclusivo, responde al conjunto de premisas consensuadas en el seno de la Conferencia Sectorial, entre las que destacan la máxima presencialidad y el distanciamiento interpersonal”.

 

 

La consejera de Educación ha informado que para este curso 2020/2021 «deberá asegurarse la adopción de las medidas organizativas que resulten necesarias para evitar aglomeraciones y que garanticen que se mantenga una distancia de seguridad de, al menos, 1,5 metros. Cuando ello no sea posible, se observarán las medidas de higiene adecuadas para prevenir los riesgos de contagio”. 

 

Y es que el Ministerio de Educación ha renunciado a reducir los aforos por aula, como contemplaba en un principio. El sindicato UGT CLM considera esta decisión «peligrosa», «se está fiando la actividad presencial del próximo curso escolar a que no haya rebrotes, ya que los planes de contingencia de cada centro educativo no son suficientes sin otras medidas de acompañamiento. Valoramos positivamente  la vuelta a la actividad presencial de todo el alumnado, pero se está confiando en que la actual situación sanitaria sea ya la definitiva durante todo el curso y no se están tomando las medidas necesarias para una vuelta estable y segura”, denuncia Manuel Amigo, responsable del sector de Educación en este sindicato.

 

Para una vuelta segura a las aulas de Castilla-La Mancha, «se requiere, de manera fundamental, reducir el número de alumnos por aula y que estas agrupaciones no interactúen con el resto del centro, algo que había propuesto el Ministerio de Educación en anteriores semanas pero a lo que ahora renuncia. El Ministerio de Educación estableció la recomendación hace semanas de rebajar el máximo número de alumnos por aula a 15; hace unos días aumentó a 20 ese número y después de la Conferencia Sectorial del jueves, ante la postura de las comunidades autónomas de no poder afrontar la medida con sus presupuestos, llegaron al acuerdo de no tener que rebajarlo”, explica Amigo.

 

El sindicato considera peligroso este cambio porque “supone comenzar el curso que viene prácticamente en las mismas condiciones que el anterior” y pide a la Consejería de Educación de CLM fondos extraordinarios para acompañar los planes de contingencia de cada centro de las mejoras necesarias. “Hay que contemplar un aumento del profesorado para cubrir las nuevas necesidades organizativas y educativas, de manera que se puedan aislar posibles rebrotes y evitar a toda costa que todos los alumnos acaben otra vez fuera de los centros y corramos el peligro de aumentar la brecha digital y las desigualdades entre alumnos”, defiende Amigo.

 

El regreso a las clases presenciales a partir de septiembre va a ser uno de los principales debates en el pleno de las Cortes de Castilla-La Mancha del jueves 18 de junio. A propuesta del grupo parlamentario Ciudadanos, se debatirá sobre Cs sobre “las medidas que aseguren el derecho a la educación de los niños y jóvenes de Castilla-La Mancha en el desarrollo del próximo curso académico”.

 

Consulta el documento íntegro con las medidas educativas propuestas por el Ministerio de Educación y Formación Profesional para el retorno al curso 2020-2021.

 

Seguir leyendo… »