La vacunación contra la gripe comenzará en septiembre con un 25% de dosis más

3 de agosto de 2020.

 

Imagen de la campaña de vacunación del año pasado.

 

420.000 vacunas contra la gripe que han costado al Gobierno regional 2,6 millones de euros. Son las que van a suministrarse a partir de septiembre en Castilla La Mancha, unos meses antes de lo habitual. Son, además, un 25% más dosis que en otoños anteriores y un millón y medio más de gasto que en 2019 porque la consejería de Sanidad ha decidido incrementar y acelerar la cobertura de la inmunización frente a la gripe estacional y además administrarla conjunta con la vacuna frente al neumococo 13-valente.

 

Se hace con varios objetivos: proteger a la población más vulnerable frente a dos de las principales enfermedades infecciosas de transmisión respiratoria, también porque protegerse contra ellas puede reducir el impacto del covid-19, sobre todo en las personas más vulnerables. Y, también, para reducir los casos más graves de gripe común que requieren ingreso hospitalario y que, sumados a los covid (para los que aún no hay vacuna), pueden volver a colapsar el sistema sanitario.

 

El Consejo de Gobierno, que ha dado luz verde al adelanto e incremento de la campaña contra la gripe, ha hecho un esfuerzo extra, señalan en un comunicado, «para comprar una vacuna más cara, la tetravalente, pero que ofrece más protección junto a la trivalente para ofrecer la máxima protección a la población, especialmente a las más vulnerables que son las personas mayores, las personas con alguna patología, especialmente respiratoria, la población sanitaria y sociosanitaria y las mujeres embarazadas». Con todo ello, “se protege no solo la salud individual sino la colectiva y también el sistema sanitario”, ha explicado la consejera portavoz y de Igualdad, Blanca Fernández.

 

La Ley de Reserva Estratégica de Productos Sanitarios

 

El Consejo de Gobierno también ha dado luz verde a este proyecto esta mañana, que tiene como objetivo la «defensa de la salud de la población y la continuidad del suministro de material sanitario y equipamiento tecnológico sanitario para los centros, servicios y establecimientos sanitarios, sociosanitarios y sociales que lo precisen».

 

Está ley contempla la obligatoriedad para el Gobierno regional de disponer en reserva de un mínimo de material necesario para 120 días de su consumo anual, al tiempo que obliga a centros, servicios y establecimientos sanitarios, sociosanitarios y sociales a mantener unas existencias mínimas que garanticen la prestación de su servicio durante 30 días.

 

Se va a crear una Corporación de Reservas Estratégicas de Productos Sanitarios de Castilla-La Mancha, cuya misión será velar por el cumplimiento de las medidas marcadas por la norma, así como mantener y gestionar la reserva estratégica de material sanitario y las existencias mínimas definidas por la ley, entre otras.