El PSOE y La Sagra da a Vox el 2º diputado

 

Sergio Gutiérrez, candidato del PSOE, votando en Escalona, su pueblo. El PSOE ha sido el partido ganador; pero ha obtenido dos diputados igual que el PP y que Vox

 

Probablemente con los números en la mano tuviera razón en la estrategia política que Albert Rivera diseñó a raíz de los resultados de las elecciones generales de abril. Vio como el PSOE había subido de votos y como, por el contrario, el PP se había dado un batacazo de impresión, quedándose con solo 66 diputados, lo lógico era pensar que su electorado, el de Ciudadanos, provenía de la derecha, provenía exclusivamente del descontento del PP. Es posible alguna encuesta interna le hiciera ver que no solo eran votantes históricos del PP, sin que también eran de los más radicalizados y decidió que el asalto al liderazgo de la derecha tenía que darlo en ese terreno y endureció al máximo su discurso. Albert Rivera había decidido volar solo, independiente de las fuerzas económicas y mediáticas que lo habían creado políticamente a él y a su partido y alejándose del objetivo para el que fue creado.

 

Ciudadanos surgió por arte de magia, aupado por extrañas encuestas publicada en los más importantes medios de comunicación, que le daban enormes expectativas de votos cuando prácticamente eran desconocidos. Con ello acaparó la atención política. Igual ha ocurrido ahora con Vox. El objetivo, y lo señalaba el dimitido Toni Roldán, ex portavoz económico del partido, por desacuerdo con el bloqueo de Ciudadanos a Sánchez, era crear un centro político que permitiera que mirando unas veces hacia un lado y otras hacia el otro, España pudiera tener gobiernos estables sin necesidad de contar con el apoyo de los partidos nacionalistas. El PSOE, pero también el PP de Aznar e incluso el de Rajoy con el PNV, para sacar las cuentas, necesitaron en algún momento de esos apoyos que, lógicamente, siempre tienen contraprestaciones. Pero Rivera se apartó del objetivo en cuanto creyó que estaba al frente de una imponente maquinaria electoral y que cuestión de tiempo era convertirse en el líder de la derecha.

 

No había tal maquinaria, Ciudadanos era una creación de puro marketing político, como partido tenía y tiene una estructura muy pobre, que dependía de agentes externos a él. Estos creadores de Ciudadanos en la sombra vieron que la criatura que pusieron en pie andaba sola y no solo no cumplía con los objetivos deseados, sino que los entorpecía y decidieron abandonarla y el marketing que le creo fue el mismo que le mató. Las encuestas que antes le daban datos muy favorables, ahora se presentaban al contrario. Acapararon parte del debate político; pero casi siempre en negativo. En su lugar apareció Vox con encuestas en positivo y acaparando a su vez la actualidad política y quitando a Ciudadanos sus dos principales banderas, el descontento con el PP de muchos de sus votantes y la dureza dialéctica contra el independentismo y con ello también sus votos. Lo cierto es que la ambición de Rivera impidió que España tuviera un gobierno estable de 180 diputados, los que en abril sumaban PSOE y su partido, que a la fuerza hubiera sido moderado. Por el contrario las cuentas ahora se hacen más difíciles, no imposibles, necesita que Ciudadanos esta vez sí apoye y la salida de Rivera puede facilitarlo.

 

En las principales poblaciones de La Sagra el vencedor ha sido Vox y en las que no, ha superado al PP. El sur de Madrid ha sido mayoritariamente del PSOE

 

Ahora ha surgido otra criatura, Vox, no menos creada por el marketing, pero con mas fuertes raíces, y por supuesto muchísimo más inquietante. En España, y también en Castilla-La Mancha, las tres derechas, PP, Vox y Ciudadanos, han sumado los mismos votos prácticamente que en abril, a pesar de los sucesos de Cataluña, los votos se han movido entre ellos, básicamente de Ciudadanos hacia los otros dos. En la región era difícil aumentar más, ya tuvieron muchos, pero entre medias había habido unas elecciones autonómicas que habían dado mayoría absoluta al PSOE y unas elecciones municipales que también habían aupado a este partido a la alcaldía de los principales ayuntamientos. Nada han tenido que ver unas elecciones con otras.

 

El PSOE ha conseguido 9 escaños, los mismos que tenía; el PP 7, uno más que en abril al sumar dos en Ciudad Real; y Vox 5, tres más que en abril, uno más en Toledo, otro en Guadalajara y otro en Albacete; Ciudadanos ha perdido los 4 con que contaba. En el Senado gracias a que Vox solo presentaba un candidato por provincia y que por tanto permitía que dos de los tres votos de cada papeleta fueran a otro partido, en este caso la mayoría al PP, los 15 senadores que tuvo el PSOE en Abril han bajado a 11 (en Ciudad Real han mantenido los tres y en el resto de las provincias han perdido uno con respecto a abril) y el PP suma 4 más, hasta 9. En Toledo quien se queda sin asiento en el senado es el alcalde de Illescas, José Manuel Tofiño.

 

Y aquí entramos en uno de los datos más destacados de estas elecciones en la región y en la provincia; pero que puede ser una aviso nacional. En las principales poblaciones de la Sagra toledana, las que en los últimos años se han nutrido de una emigración interior, la de quienes han sido “expulsados” de Madrid hacia el norte de Toledo porque no podían acceder económicamente a una vivienda, el partido ganador ha sido Vox. En Illescas, Seseña, Yuncos, (con alcaldes socialistas) en Numancia de la Sagra, Carranque, Casarrubios de los Montes o Méntrida ha ganado Vox y en casi la totalidad de los pueblos de la Sagra donde no lo ha hecho si ha obtenido más votos que el PP. Caso similar ha ocurrido, aunque con menor intensidad, en el sur de Guadalajara. Poblaciones en principio suceptibles de tener mayorías de izquierda (como ocurre en municipales y autonómicas) no solo no se da, sino que Vox ha obtenido sus mejores resultados.

 

Curiosamente el comportamiento electoral de las poblaciones del sur de Madrid, limítrofes con la Sagra, ha sido todo lo contrario, Getafe, Parla, Alcorcón, Móstoles, Fuenlabrada o Leganés, como ejemplos más significativos, han ofrecido victorias claras del PSOE, aunque en varias de ellas Vox adelanta al PP.

 

LOS ELEGIDOS SON…

 

PSOE

Sergio Gutiérrez (1982) ha encabezado la candidatura del PSOE por Toledo y ha sido, el candidato de la región que más se ha dejado notar, no solo en la campaña sino desde que se fijó la fecha de las elecciones. Secretario de Organización del PSOE castellano-manchego, fue secretario general de las juventudes socialistas de España y parlamentario europeo, dónde destacó por su defensa de los intereses de Castilla-La Mancha sobre el Tajo. Desde hace casi 12 años también es concejal en su pueblo, Escalona.

Ester Padilla Ruiz (Madrid 1975) repite como diputada al Congreso al ir como número dos en la lista por Toledo. Licenciada en Ciencias Jurídicas por la universidad de Castilla-La Mancha, en la legislatura de 1999 a 2003 fue concejala en el ayuntamiento de Toledo y desde 2001 a 2011 y de 2015 a 2019 ocupó distintas direcciones generales en el gobierno de Castilla-La Mancha ( Juventud; Acción social y Cooperación Internacional; y Promoción Institucional)

 

PARTIDO POPULAR

Vicente Tirado (1963) y Carmen Riolobos (1953). Algunos en su partido no habían valorado correctamente la cantidad de argumentos que dos supervivientes a más de cuatro cambios presidenciales de su partido en la región, siempre flotando en el líquido del poder, podían tener para volver a presentarse como número uno y número dos al Congreso por el PP en la candidatura de Toledo y con ello salir reelegidos. Días antes de conformarse esa candidatura estaban fuera de la misma, Francisco Núñez no los quería y en Madrid, el secretario general, Teodoro García Egea, estaba más por ir formando su grupo de adeptos que conservar a los de Cospedal, aún cuando la relación de ésta con Tirado, ya ha dejado de ser fluida para ser casi inexistente.

 

VOX

Manuel Mariscal Zabala (Talavera de la Reina 23 de enero 1992). Repite como diputado al Congreso este licenciado en Ciencias de la Información y especialista en la utilización de redes sociales hasta el punto de que el partido le nombró vicesecretario de Comunicación nacional y forma parte de su Comité Ejecutivo. Aunque se señala como periodista en su curriculum no ha tenido inconveniente en vetar en sus declaraciones a los medios de comunicación con los que no está de acuerdo. Mariscal se forjó en el Partido Popular, donde gestionó la cuenta de Esperanza Aguirre, entre otras, antes de fichar por VOX. Inés Cañizares Pacheco (1970). Licenciada en Ciencias Económicas y Empresariales por la Universidad de Castilla la Mancha. Sin trayectoria política hasta ahora, ha desempeñado su trabajo dentro de la Economía forense, como perito judicial y administrador concursal.